Mundo Obrero México

MAGISTERIO

¿Por qué apoyar el paro de los maestros de Oaxaca?

Las demandas de los maestros oaxaqueños son justas y su lucha legítima. Hay que apoyarlos activamente.

Jueves 31 de mayo

El pasado lunes, 28 de mayo, los maestros afiliados a la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), afines a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), iniciaron un paro por tiempo indefinido para exigir a los gobiernos del estado y federal la solución de sus demandas. A partir del lunes, 4 de junio, se suman a este paro los maestros de Chiapas, Michoacán, Guerrero y otros lugares donde dirige la CNTE.

¿Por qué el resto de los maestros del país, trabajadores de otros sectores, padres de familia y pueblo en general debemos apoyarlos activamente?

Porque la reforma educativa sigue vigente

Desde La Izquierda Diario y la Agrupación Nuestra Clase hemos denunciado cómo esta reforma -dictada por la OCDE y aprobada por los partidos del Pacto por México (PRI, PAN y PRD)- atenta contra los derechos de los maestros, como lo son su derecho al trabajo y a la estabilidad laboral, condicionando su ingreso, promoción y permanencia en el servicio a evaluaciones estandarizadas y punitivas.

Para los que ya están en servicio, la sobrecarga de trabajo que implican las evaluaciones y los cursos obligatorios, fuera de su horario laboral, se ha vuelto insoportable.

Pero no se trata sólo de las afectaciones laborales al magisterio. Esta reforma también abre las puertas, con la llamada “autonomía de gestión”, a la privatización de la educación pública, e impone un nuevo modelo educativo orientado a la formación de mano de obra barata al servicio de los empresarios.

Con el paro y la movilización, los maestros de Oaxaca siguen exigiendo la abrogación de esta nefasta reforma y su modelo, que atenta contra los maestros y la educación de los hijos del pueblo trabajador.

Porque cientos de maestros siguen cesados

Como consecuencia de la imposición de la reforma educativa, al menos 600 maestros en distintos estados del país, algunos de ellos con muchos años de antigüedad, fueron cesados por negarse a presentar las evaluaciones punitivas o por parar más de tres días en un mismo mes para participar en las acciones de protesta.

Esto demuestra que la reforma nunca ha tenido el respaldo de la mayoría de los maestros, sino que les fue impuesta mediante la represión y la traidora colaboración de los charros del SNTE.

Los maestros de la Sección 22 tienen razón en exigir la reinstalación de todos los maestros cesados por luchar, en Oaxaca y el resto del país, como elemental defensa de su derecho a la protesta.

Porque la masacre de Nochixtlán sigue impune

El 19 de junio de 2016, en medio del paro magisterial convocado por la CNTE, las policías estatal y federal atacaron brutalmente con armas de fuego a los pobladores de Nochixtlán, Oaxaca, que apoyaban a los maestros. Lo cual dejó como saldo 11 muertos, 27 detenidos e innumerables heridos, a los que las mismas fuerzas represivas impidieron atenderlos en los hospitales de la zona.

Esta masacre sigue impune. Por eso los maestros oaxaqueños, como parte de su pliego petitorio, exigen una investigación independiente, el castigo a los responsables materiales y políticos, así como la reparación del daño a las familias de los asesinados y heridos.

Porque decenas de escuelas siguen derruidas

Luego de los sismos del 7 y 19 de septiembre del año pasado, cientos de escuelas en Chiapas, Oaxaca, la Ciudad de México y otras entidades del país quedaron dañadas. Esto dio cuenta del terrible abandono en que se encuentra la infraestructura educativa, que pone en riesgo la seguridad de quienes asisten a la escuela.

A 9 meses de los sismos, muchas de estas escuelas siguen sin ser reparadas, sobre todo en los estados más pobres como Oaxaca y Chiapas, a pesar de los recursos que está obteniendo el gobierno con los bonos del programa Escuelas al Cien, que hipotecan el futuro de la educación y sólo benefician a banqueros y especuladores financieros.

Desde Nuestra Clase nos sumamos a la exigencia que hacen los maestros de Oaxaca de que se reconstruyan o reparen de inmediato todas las escuelas dañadas. Rechazamos que los recursos para ello provengan de mayor deuda pública, que terminará pagando el pueblo trabajador; por lo que exigimos que se obtengan mediante impuestos progresivos a las grandes fortunas y el no pago de la deuda externa.

Porque el gobierno debe reconocer a la CNTE

La Sección 22 exige a los gobiernos estatal y federal que reconozcan la relación bilateral que deberían tener con esta representación gremial para negociar los asuntos laborales de sus afiliados, rota por las consecuencias antisindicales de la reforma educativa. A nivel nacional, la 22 exige la reapertura de una mesa única de negociación con la Secretaría de Gobernación, que integre a los representantes de las demás secciones que forman parte de la CNTE.

Pero el gobierno, que tiene como aliados a los charros del SNTE, ha dado sobradas muestras de que no quiere dialogar con los representantes de los maestros combativos y menos resolver sus demandas. Esto sólo puede conseguirse con la extensión del movimiento y el fortalecimiento de la lucha desde abajo, escuela por escuela, zona por zona, sección por sección.

Más allá incluso de los estados donde dirige la CNTE, por lo que ésta debería hacer un llamado a todos los trabajadores de la educación, incluyendo a las bases del SNTE que salieron a luchar en los años previos, a unificarse en un gran movimiento nacional que pueda imponer sus demandas y dar pasos concretos para conseguirlo. En un momento en el que el gobierno de Peña Nieto, pese a su debilidad, quiere mostrar fortaleza negándose a atender los justos reclamos del magisterio.

Porque nada se consigue sin lucha

Hay compañeros que confían en que votando en las próximas elecciones por otro partido, aunque del mismo régimen político, podemos estar mejor. En el pasado, esta idea ha llevado a amargas desilusiones. La experiencia demuestra que lo único que puede garantizar un verdadero cambio, favorable a los trabajadores, es organizarnos desde abajo y luchar de manera independiente por nuestras propias demandas. Hoy los maestros de Oaxaca ponen el ejemplo. Hay que apoyarlos, porque si triunfan pueden demostrarle al resto de los trabajadores que es posible enfrentar las reformas estructurales neoliberales.

Los sindicatos que dicen oponerse a Peña Nieto, como es el caso de la Unión Nacional de Trabajadores, el Sindicato Minero y la Nueva Central de Trabajadores, encabezada por el SME, deben movilizarse ya en solidaridad.






Temas relacionados

Mundo Obrero México   /   Sección 22   /   Magisterio   /   Oaxaca   /   Reforma educativa

Comentarios

DEJAR COMENTARIO