Política México

ACTUALIDAD

Por "demora" de PGR en pedir extradición, Javier Duarte permanecerá en Guatemala

El teatro de la detención da paso a un proceso de extradición que puede demorar hasta un año. Javier Duarte está acusado de lavado de dinero y vínculos con el crimen organizado. Durante su gobierno, se multiplicaron las fosas clandestinas, la violencia contra periodistas y las mujeres y creció exponencialmente la deuda estatal.

Bárbara Funes

México D.F |

Jueves 20 de abril

Increpado por periodistas y hasta por maras y narcotraficantes, llegó esposado a la audiencia el priista que se creía intocable por su estrecha relación con el presidente Peña Nieto.

Tras su audiencia en el Quinto Tribunal de sentencia penal, de Guatemala, el exgobernador de Veracruz escuchó de voz del fiscal José Antonio Galdamés: “Durante su mandato realizó un complejo esquema de desvío de recursos y pretendió otorgarle apariencia de licitud”. Los funcionarios guatemaltecos citaron la acusación formulada por la Procuraduría General de la República (PGR), que acusa a Duarte de liderar y girar instrucciones a una red de prestanombres que “compró propiedades con recursos que provenían de las arcas de Veracruz”.

La respuesta de Duarte fue “No puedo allanarme hasta que llegue la solicitud formal de extradición y que sea evaluada por mi defensoría. Esto no quiere decir que no lo vaya a hacer”. Mientras tanto, el gobierno de su amigo Peña Nieto cuenta desde este miércoles 19 de abril 60 días para presentar su solicitud formal de extradición y reclamar al fugitivo.

De acuerdo con la acusación leída por el fiscal “(Duarte) Invitó a varios de sus amigos a colaborar con él para hacer negocios”, según citó de la causa penal 97/2016, emitida por la PGR. Los desvíos de fondos públicos iniciaron desde que Duarte asumió el gobierno de Veracruz.

Sus amigos y socios -algunos de los cuales ya declararon ante la PGR- son Alfonso Ortega -buscaba oportunidades para inversiones-, Moisés Manzur -aspectos financieros-, Mario Rosales -notario que daba cobertura legal-, José Juan Janeiro Rodríguez y Rafael Rosas Bocardo -prestanombres para comprar inmuebles, lujosas propiedades valuadas en millones. Hasta crearon una inmobiliaria en 2011.

Según la Auditoría Superior de la Federación el gobierno de Duarte no pudo comprobar el destino de 1.700 millones de dólares ejercidos en cuatro años. Una parte, aplicados a la campaña electoral del actual presidente Peña Nieto. Para 2015, el robo de guante blanco se había salido de control. Las cuentas no cerraban. Para septiembre de 2016, los desvíos de fondos ya no eran disimulables ni por los más avezados contadores al servicio de la “clase política”.

Mientras el gobierno de Peña Nieto y su secretario de Educación Aurelio Nuño difamaban a las maestras y los maestros que enseñan a leer y escribir a los hijos del pueblo trabajador, Duarte se robaba millones de la Secretaría de Educación de Veracruz, adjudicando contratos a empresas fantasmas.

Al mismo tiempo que exgobernador se daba a la fuga ante la posible persecución en su contra por el desfalco al erario de miles de millones de pesos, Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público anunciaba un recorte presupuestal sobre salud y educación, así como en sectores productivos de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad. También condonaba la deuda tributaria de numerosos empresarios y mantenía en el presupuesto 2017 los salarios millonarios para los altos funcionarios, claro está.

En octubre de 2016, al mes, Javier Duarte huyó a Guatemala. A vivir vacaciones de lujo, hoy interrumpidas por la PGR para montar un teatro que apuntale, aunque sea un poco, el duro escenario electoral que enfrenta el PRI en el Estado de México, y hacia las elecciones presidenciales de 2018.

Panorama Difícil. Ayotzinapa, escándalos de corrupción, mansiones sin fin, colusión con el crimen organizado, contracción de la economía, actitud servil ante Trump, antes incluso de que sea presidente, constituyen el cóctel de la crisis del PRI.
La clase trabajadora y los sectores populares no pueden tener ninguna confianza en este circo de la democracia de los ricos.






Temas relacionados

Gobernadores corruptos   /   Política México   /   Javier Duarte   /   Veracruz   /   Corrupción

Comentarios

DEJAR COMENTARIO