Cultura

HISTORIA

Poesías sobre Paraguay

La poesía siempre fue una herramienta de expresión de las principales luchas de los trabajadores y los pueblos oprimidos, en los siguientes párrafos se expresan las luchas del pueblo paraguayo.

Jueves 13 de octubre | Edición del día

La colectividad paraguaya tiene fuerte presencia en la vida de nuestro país, tal vez una de las más numerosas, en ella tengo muchos amigos que respeto, y con los que compartí no solo fiestas, también marché con ellos a la embajada de dicho país reclamando justicia sobre los presos que exigían sus derechos.

Fuertes lazos me unen a ese pueblo. Visite este país hermano en el año 1960, plena dictadura del general Stroessner; no llegué en el mejor momento. Hacía algunos meses habían entrado tres grupos guerrilleros, hubo muchos muertos y detenidos, por lo cual cualquier extranjero era sospechoso, por suerte no tuve problemas.

Este sufrido pueblo soporto casi 35 años esa horrible pesadilla. Fui testigo de cómo se humillaba y maltrataba a todo ser humano que pedía ser escuchado sus derechos. Por tal motivo hubo una tremenda emigración a varias partes del mundo.

En mis poesías hablo de Antonio Alonso que junto a otros campesinos ocuparon tierras y fueron reprimidos por el ejército. Este dirigente fue asesinado por Patricio Colman.
Hablo de la doctora Juliana que fue parte del grupo guerrillero (14 de Mayo). Serían interminables los que dejaron sus vidas en el cerro Itacumbú; allí estuvo varios años picando piedras al sol, bajo el celoso Teyuruguay (Látigo) del bruto carcelero.

El profesor Antonio Maidana, el capitán Speratti, el economista Alcorta, Anaina Maidana Palacios, Antonio Petruchino, Insaurralde, Aguilera, mesa, y sería interminable la lista de luchadores que dejaron sus vidas peleando contra la dictadura.

Como revolucionario comprendí que a través de la poesía podía ser el portavoz de esos esclavos del trabajo, también cumplo lo prometido con muchos camaradas paraguayos que militamos en el PTS en presentar estas poesías con saludos revolucionarios.


Sombras

Triste se aleja mi gente
Tristes se van mis hermanos
Como me duelen las penas
De mi pueblo paraguayo.

Unos se alejan por miedo
Otros se van ya cansados
Por no tener derecho a nada
De no conseguir trabajo
Y así, se alejaron miles
Silenciosos – amargados.

“Itacumbú”, cerro triste,
Cuando en las noches calladas
El viento lleva a lo lejos,
La voz de un preso que clama
Libertad, para mi pueblo,
Libertad para Maidana,
Libertad para Alcorta,
Para María Candelaria,
Libertad “gritaba Antonio”
La tarde que lo apresaron
Y se mantuvo muy firme,
Cuando a él lo torturaron.

El sanguinario Colman,
Lo seguía maltratando
Y mientras él tuvo vida,
Siguió a su pueblo llamando
Antonio, nadie te olvida,
No es posible che hermano
Estas en cada lugar
De tu pueblo paraguayo.

Si se reclama justicia,
Allí ya te están nombrando
Cuando se ocupan las tierras,
Estas en cada paisano,
Antonio, nos marcaste un camino,
Tu ejemplo no ha sido en vano.

Los que emigran

Como bandada de torcazas que cruzan el ancho cielo
En busca de otras tierras, para criar a sus pequeños
Así se van mis hermanos, de esta tierra que yo quiero

Al irse ellos de allí, se detienen un momento
Cuando con tristezas miran, la tierra responde un eco
Tan cargadas de nostalgia, tan cargadas de recuerdos

Es triste ver emigrar, un pueblo hacia otras tierras
Tristezas y sentimientos, solo llevan en sus cabezas
Y en su corazón rencor, por irse lejos a otras tierras

El día que yo vine, dejé mi madre y mi casa
Y aunque quería evitarlo, derramé lágrimas amargas
Y como en un sueño, sentía tocar el arpa

Mirando hacia el Paraná, suavemente se aleja
Se divisa entre los bosques, el color rojo de la tierra
En ella el pobre Mensú, dejo el sudor y sus penas

Hay Paraguay si pudiera, volverme pronto hacia allí
Mirar los bosques, los cerros, contemplar Ypacaray
Ese lago que es un sueño, como otro yo no ví

Y en los 14 de Mayo, fecha que es fiesta en la patria
Ver las lindas galoperas, que con alegría bailan
Al son de los tambores, del arpa y la guitarra

¿Qué tienes mi Paraguay?, que aunque lejos te vayas
Hay un lago que me atrae, que me invita, que me llama
Y golpea mi corazón, para que vuelva, que vaya

Es el llamado clamoroso, de un pueblo Martirizado
Por ese cruel asesino, que sus manos ha manchado
Con la sangre inocente, de muchos de mis hermanos

Si suena el clarín guerrero, que anuncie el ñande -ara
Serán miles los paraguayos, que volverán a sus casas
Para correr a ese chacal, para que lejos se vaya

Se acerca ya nuestro día, el pueblo se hizo eco
De ese llamado a la lucha, que hiciera aquel guerrero
Lo estoy nombrando a Antonio, Antonio el jornalero

“Recuerdo del Antonio”

Fue para un 14 de mayo, el pueblo de fiesta estaba
Los campesinos contentos querían cantarle a la patria
Sopa y Mandio no falta, corría la caña brava
Y se baila todo el día, al son del Arpa y la guitarra.

Así fue cayendo la tarde, tranquila la fiesta estaba
Fue cuando apareció Antonio, hombre de fama bien ganada.
Me parece que lo veo, alto, fuerte muy viril.
Sonrisa grande en su cara, machete en la cintura.
Y el 38 ocultaba, entre sus zopas sencillas
Muy bien lo disimulaba.

Baila carancho pepó, lo hacía con mucha gracia
Y a caro le gritaron, viva el Antonio caramba
Después les pido silencio, tomo pronto la guitarra
Canto abañe e sereno con mucha calma.

Hablo de los campesinos, que mal se los trataba
Esa falta de justicia, esa a él lo revelaba
Dijo, no puede ser que en nuestra patria
Vivamos peor que los parias.

Después se perdió en el Monte, los Pirague lo buscaban
Pero él se esfumo como por arte de magia.
La fiesta entró en silencio, todos por el comentaban.
Macho pora el Antonio, no le tiene miedo a nada.
Que la virgen lo proteja, rogare yo en mis plegarias.

Antonio:
Era la tierra dispuesta alzarse en armas
Cuando le niegan justicia, cuando viven como parias
Por eso sos la esperanza, de mi tierra Paraguaya

Ajama (Me voy)

Ajama compadre/no quiero ser prisionero
No aguanto estas cadenas/que oprimen a mi pueblo
Me iré hacia otras tierras/para borrar este recuerdo
Y ya me quiero ir/mejor que sea bien lejos

Le he vendido mi caballo/he regalado mi perro
Con el fuimos tan amigo/mariscamos en los cerros
No quiero llevarme nada /me iré triste en silencio
Como se van las golondrinas/cuando se acerca el invierno

Soy un paria en mi tierra/nunca se escuchan mis ruegos
Para mi calabozo/si reclamo algún derecho
Para mí solo trabajo/en el surco envejezco
Doblo el lomo de sol a sol/aunque te cueste creerlo
Por el sudor de mi gente /otros por mi enriquecieron

Vos compadre bien sabes/a mi tierra mucho quiero
Viendo flamear mi bandera/me siento alegre por dentro
Y con ese sol que abrasa/labra la tierra y la siembro
Para que a che mita/nunca le falte el sustento

¿Pero? Me siento cansado/mi vida la di al trabajo
Entra un año y sale otro /y el campesino arruinado
No nos quieren dar semillas/Y a los créditos bancarios
Solo se van a dar los que son amigos del comisario

¿Por qué me miras compadre/que es lo que estás pensando?
Desde que entró este gobierno/nunca se ha sufrido tanto
Y no se puede negar/solo tuvimos engaño
Calabozos presos muertos/ así gobierna el tirano
Y que le dio a nuestra tierra/solo un trapo colorado

Sé que tengo dos caminos/que los tengo bien marcados
O grito vivos al chacal/ O emigro hacia otros lados
O arrastro esas cadenas/ o me alejo solitarios

¿Qué extraño? Quiero partir/pero algo a mí me ata
Siento voces a lo lejos /por el monte a la distancia
Es el pueblo quiere luchar/ el campesino se levanta
Cansado ya de miserias/exige mejores paga
Se organizan las defensas
El chacal ruge estalla/quiere imponer el terror
Quiere matar con más saña/pero mil pechos valientes
Lo enfrentan/cuando raya el alba

Ahora si ya me voy/pues corro a empuñar las armas
Vencer o morir es el lema/a luchar por nuestra causa

“Juliana”

No llores madre si no me voy lejos
Así los cerros de ytacurubi
Dicen que entraron hombres armados
Desde la zona del Brasil

El comandante Eusebio Ayala
Viene peleando hasta triunfar
Quieren ver libre a nuestra tierra
Donde nacieron, El Paraguay

Ay, si estuviera Antonio
Ay si Álvarez estaría
Para festejar el triunfo
Una copla cantaría

Por eso madre yo me voy lejos
El comandante me va a llevar
Te juro madre que estoy contenta
Yo soy rebelde quiero pelear

Ver tantos niños hambrientos
Por esas calles de la ciudad

Yo me rebelo por la injusticia
Por eso madre quiero pelear
Yo soy Juliana nací en el monte
Junto a los bravos Jaguareté
Yo tengo sangre de paraguaya
No tengo miedo me se defender

Con el comando de Eusebio Ayala
Nada yo tengo por qué temer
No nos agarran aunque se venga
Ese chacal con sus pirague

Y si me toca morir peleando
Lejos del pago en que nací
No llores madre muero contenta
Yo di mi vida también por ti




Temas relacionados

Poesía   /    Paraguay   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO