Internacional

ELECCIONES ESTADOS UNIDOS

Pocas expectativas y muchas críticas en el último debate entre Clinton y Trump

El debate presidencial es casi la última escena de una larga batalla electoral con dos candidatos impopulares. La crisis del bipartidismo estadounidense es la protagonista.

Celeste Murillo

@rompe_teclas

Miércoles 19 de octubre | 12:07

Llega el capítulo final de los debates presidenciales. Con muchas menos expectativas que el final de temporada de cualquier serie de televisión, hoy se realiza el último debate presidencial. El 8 de noviembre cerrará la campaña entre los dos candidatos más impopulares de la historia, Donald Trump y Hillary Clinton. La crisis del bipartidismo estadounidense sigue siendo la protagonista.

El debate tendrá lugar en la Universidad de Nevada en la ciudad de Las Vegas. Nevada es uno de los llamados “swing states” o “battleground”, estados que no se inclinan claramente por un candidato. Por ejemplo, en Nevada Clinton aventaja a Trump en las encuestas (45,5 vs. 41,3 RCP), pero antes de que Obama se impusiera en las elecciones de 2008 y 2012, en Nevada ganaban los republicanos (como Bush que se quedó con todos los electores en 2004).

El debate será transmitido por CNN y CNN en español desde las 22 horas de Argentina (18 horas de Nevada) y los temas que abordarán los candidatos serán: inmigración, Corte Suprema, economía, política exterior, entre otros. Será moderado por Chris Wallace, presentador de Fox News Sunday, del canal conservador Fox News. Wallace es conocido por su estilo “agresivo” y entrevistó varias veces al actual presidente Barack Obama. Un moderador más incisivo se espera que genere aunque más no sea una moderada expectativa.

Te puede interesar: Clinton se impone sobre Trump en el primer debate presidencial.

Los últimos dos debates fueron anodinos y no representaron sorpresa alguna para los seguidores de uno y otro candidato. Son los escándalos por las declaraciones de Trump y las revelaciones por las filtraciones de emails de Clinton lo que sigue marcando el ritmo de la campaña.

Las nuevas declaraciones machistas de Trump solo profundizaron la grieta con el partido republicano, al tocar la fibra sensible de la familia, una clave de la base de derecha cristiana del partido. Aunque Trump es la voz del descontento de la derecha republicana harta de los políticos del establishment, el magnate neoyorkino perdió casi todo el apoyo dentro del partido. La muestra más evidente ha sido el alejamiento de Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes.

Te puede interesar: Trump profundiza la grieta con el partido republicano.

Hillary Clinton ha podido capitalizar hasta el momento el rechazo a la candidatura de Trump. Sin embargo, esto no ha significado un fortalecimiento de su figura, que todavía genera desconfianza entre la propia base demócrata. Las nuevas revelaciones de la filtración de correos electrónicos de John Podesta (responsable de la campaña de Clinton) solo confirman muchas de las críticas que recibió Clinton, especialmente su relación con las empresas y grandes bancos de Wall Street. Este no es el primer escándalo relacionado con las filtraciones de la página Wikileaks.

Te puede interesar: Hillary Clinton: nuevos escándalos e impopularidad.

El trayecto final de la campaña solo confirmó el protagonismo de la crisis del bipartidismo estadounidense. En forma de implosión como sucedió en el partido republicano o de poco entusiasmo como sucede con la candidata demócrata, el descontento con la elite política promete seguir en el centro hasta el 8 de noviembre.

TODA LA COBERTURA DE LA IZQUIERDA DIARIO SOBRE LAS ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS




Temas relacionados

Donald Trump   /    Elecciones EE.UU. 2016   /    Hillary Clinton   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO