Cultura

MÚSICA // ROCK

Pil Trafa y Pilsen, más punks que nunca: “La clase trabajadora tiene que mostrar los dientes”

En el marco del 25 aniversario de Pilsen, que presenta disco en vivo, entrevistamos a Pil Trafa -voz de los pioneros Los Violadores- y Tucán Barauskas, guitarrista que participa desde hace 3 décadas en los proyectos de Pil. El Punk, el Rock en la actualidad, la realidad política y social, la cuestión mapuche y cómo ven a la izquierda, en una charla imperdible.

Augusto Dorado

@AugustoDorado

Viernes 22 de diciembre de 2017 | Edición del día

Foto: Cristian Lois.

Entre ensayos y entrevistas, la previa al show que Pilsen ofrecerá esta noche en el Uniclub (Guardia Vieja 3360, CABA) para presentar el disco en vivo Pils3n editado este año parece que les deja poco tiempo para el descanso. Sin embargo, Enrique Chalar –más conocido como Pil- y “Tucán” Barauskas (guitarrista y co compositor de varios de los proyectos de Pil desde hace casi 30 años) recibieron a La Izquierda Diario en un pintoresco bar de Colegiales en el que los mozos vocean los pedidos y el ruido simpático de tazas y vasos musicaliza ininterrumpidamente la conversación. Cálidos, amables y con la humildad de los verdaderos grandes, estos protagonistas de capítulos del Rock en Argentina y particularmente del Punk comparten con el público de LID desde sus gustos musicales y su historia, pasando por los proyectos que preparan, hasta llegar a muchos de sus puntos de vista sobre la actualidad política y social.

LID- Este viernes festejamos 25 años del nacimiento de Pilsen…

PIL- Sí, es como una excusa. Son 25 años pero en realidad la banda duró 3. Se fundó en 1992, como en la etiqueta de una cerveza “Desde 1992” (risas)... Fueron 3 años –y ahora este regreso- con 3 discos (acaban de editar el registro en vivo Pils3n, NdeR), un buen promedio. Y ahora buscando el próximo.

En aquel final de Los Violadores había quedado la vara muy alta y sin embargo Pilsen arrancó con mucho reconocimiento por parte de personalidades con mucha trayectoria en el Punk…

P- Apareció como un Punk distinto… En ese momento estaba muy de moda eso del “poder latino”. Los chicos que nos venían a ver en los ´80 ya tenían 30 y pico de años, muchos ya estaban con hijos. Nosotros también ya teníamos 30 y algo cuando arrancamos. Hubo otro público que se volcó a eso del “poder latino” o el Grunge que estaban de moda... Nos pasó que fueron años en los que te corrés un poco. También nos pasó el menemismo, que es lo peor que nos pudo pasar, era terrible…

Pero ustedes también fueron bisagra con las bandas que llegaron en los ´90, era una escena del Punk distinta…

P- Digamos que esos fueron los últimos años en los que hubo bandas de Rock. Digamos, con masividad, con propuestas distintas… Yo creo que se perjudicó mucho todo. Hace unos días estábamos con Juan Carlos Kreimer (con quien estoy presentando el libro Más allá del bien y del Punk) y proyectaron la película Punk Attitude. El documental empieza mostrando como un movimiento muy potente pero termina con un griterío hardcore, con algo tipo Limp Bizkit… Un ruido. Me dije “esto último no vale la pena”. Terminó en decadencia.

Tucán- Lo de Pilsen igual fue un buen comienzo. Cuando yo entré a Violadores (que fue algo esporádico porque lo reemplacé a Stuka y después decidimos arrancar con algo nuevo) se dio una buena química con Pil, empezamos a componer y eso se mantiene hasta el día de hoy. Ayer mismo estuvimos en mi casa componiendo. Sea Pilsen u otras formas como Pil y los Violadores de la Ley, la llamita sigue encendida y ahora con nuevos integrantes como Tomás Loiseau que fue un ingreso importante de ideas. Es un profesional y la verdad que nos vino muy bien. Tulio Pozzio en batería también, que está hace 6 años, está tocando bárbaro, la banda está muy bien…

P- Claro, están en otra edad y traen otras cosas pero adaptado completamente a la banda… Tomy es el que mezcla nuestros discos, lo cual es muy importante. Lo hace con mucho criterio, no es que pone el bajo y sus coros al mango, es ecuánime. Con el nombre de Violadores de la Ley antes, Pilsen ahora… Eso es lo de menos.

¿Cómo son los shows en vivo?

Hacemos de todo un poco, temas de esos años especiales de Los Violadores de discos como Rey o reina o Sol Felíz… También obviamente de Pilsen y Violadores de la Ley. Por eso el nombre es secundario, la esencia es la misma. Incluso es probable que le hagamos algún cambio para el próximo disco, en el último le pusimos un 3 a Pils3n, vamos mutando. Vamos a tener una discusión con esto (risas). Va a ser parecido pero escrito de distinta forma. Es un poco cagarse en los rótulos…

En aquel debut de hace 25 años tocaron Steve Jones (guitarra de los Sex Pistols), Ronnie Biggs (ícono del Punk por haber protagonizado “el robo del siglo” en Inglaterra y luego fugarse a Brasil), los Die Toten Hosen… Pero también organizaron una serie de shows con los legendarios U.K. Subs ¿Qué se acuerdan de aquel encuentro?

T- Con los UK Subs fueron varios shows inolvidables, en Obras, en Córdoba, en el penal de Olmos y en el boliche New Order. No era una banda conocida masivamente pero son parte de los que empezaron la movida del Punk…

P- El cantante, Charlie Harper, es un maestro. En ese momento tenía como 50 años, ahora tiene 73 y sigue activo…

En el disco Último hombre de Pil y los Violadores de la Ley también hay mucha colaboración de otra leyenda como el cantante T.V. Smith de The Adverts

P- Ellos tocan juntos con Charlie a veces… Los Adverts es una bandaza. Fue impresionante conocer a TV Smith, hacer una gira con él, fuimos a Alemania donde subió al escenario con nosotros. Nos expresó que le gustan nuestros temas, es de esos tipos que te reciben el disco y te dan su aprobación, sabe de qué se trata lo que hacemos… TV Smith es un grande, hacía los coros en los primeros discos de los Waterboys, que es una de las bandas que más me gusta. Es muy buen tipo.

T- Lo reversionamos y le gustó lo que hicimos… Es esa gente a la que escuchás desde siempre. Pero el tipo se va con su guitarrita a cualquier barcito, arma su set, termina el show y vende su propio merchandising, tiene otro tipo de contacto con el público. Un crack.

¿Cómo fueron sus inicios musicales? ¿Qué los decidió a hacer música?

P- El Punk. Vi que había un quilombo en Inglaterra, que eran violentos, que acá puteaban contra la dictadura… Entonces fui buscando a la gente y a los 4 años de que existiera el Punk ya estaba tocando con Los Violadores. Estaba todo muy fresco aún, los Clash estaban tocando todavía cuando empecé. Pensar que ahora los Clash nos parecen primitivos, como Los Violadores también (risas)…

T- Yo empecé escuchando de muy chico a los Beatles, después a Hendrix, The Who, Deep Purple, Led Zeppelin, AC/DC, hasta que después empecé a escuchar Punk. Yo soy de San Nicolás y vine a tocar a Buenos Aires con otra banda, mucho antes. Ahí nos conocimos con el Polaco Zelazek (bajista de Los Violadores) que más adelante me invitó a tocar.

Ustedes le abrieron la puerta a los Die Toten Hosen y se dio un fenómeno inédito de masividad con ellos en Argentina ¿Cómo viven eso?

P- Es una muy buena banda, con muy buenas intenciones. Es muy bueno su último disco. Es buena gente, son muy agradecidos. Siempre recuerdan y dicen “vinimos a tocar por Pilsen”.

T- Los trajimos a tocar por primera vez cuando no eran conocidos y siempre quedó la sensación de que íbamos a volver a tocar juntos alguna vez. En 2012 tocamos juntos y nos devolvieron el favor que les habíamos hecho hacía mucho tiempo. Fuimos de gira por Europa con ellos y tuvimos show propio incluso.

A 25 años de ese inicio y 40 años del estallido del Punk, cambió mucho la forma de escuchar música. El consumo de las generaciones más jóvenes pasa más por Spotify o Youtube que por otro lado. Incluso armar una banda o conseguir discos llevaba mucho más trabajo. ¿Qué les parece que se gana y qué se pierde con estos cambios?

P- Había una fraternidad: “Te paso un casete, cópiame, te presto este”. El que tenía compactera o bandeja le grababa a otro un disco y nos pasábamos música entre todos.

T- Yo creo que era bastante más fácil hacer una banda porque tenías dos opciones: o hacías Rock onda Deep Purple o Zeppelin, o hacías algo tipo Simon & Garthfunkel o Sui Generis. Ahora decís “Quiero hacer una banda”. OK ¿de qué tipo? “Heavy Metal”. Pero ¿qué estilo de Heavy Metal?

P- Sí, que el Metal no sé de qué o que el Thrash de qué sé cuánto… Al final todo suena a Metallica. Es un fondo feo, no es muy grato. Más allá de lo musical, hay todo un sentido comercial, esa parafernalia americana, un show, una monstruosidad más. No le encuentro sentimiento. Los he visto en vivo a Metallica y no me gustaron. Otras bandas de Metal sí me gustan, Motorhead que tienen una onda medio Punk Metal. Hay un montón de variedad.

Los chicos hoy en día tienen mucha facilidad para escuchar lo que quieran ¡Pero no bucean tanto! Es una cuestión de edad. Mi hijo se me apareció con “Despacito” y ahora ya se olvidó. Incluso se burlaba de Luis Fonsi porque fue a tocar a Perú (donde estoy viviendo) y fue poca gente. Me dijo “¿Quién va a ir por un tema?”; yo le dije “Vos jodías con ese tema, eh” (risas). Son artistas efímeros. Tienen un momento de gracia como “El baile del caballo”, esas cosas totalmente estupidizantes que salen en Youtube. Desgraciadamente la gente replica eso. Las redes hacen que uno se vuelva también medio estúpido. Hay de todo, en internet tenés todo lo que quieras, pero mayormente se usa para la boludez.

A la hora de componer ¿qué elementos aparecen aparte de lo musical? Por ejemplo, en el tema “Northwestern Song” parece que hay reminiscencias de películas del Oeste como también había en “Más allá del bien y del mal” de Violadores

P- Vos tenías la música (dirigiéndose a Tucán), empezamos a componer y me acordé de Griffith, de El nacimiento de una nación, esa película racista, asquerosa. Empezó a cuajarme la letra por ahí, con el tema de los duelos. Todo se va concatenando. Lo de el “último hombre” (título del disco de 2015, NdeR), todo se relaciona. Me sonó a “Canción del Noroeste”, la titulamos así.

T- Hay una parte de un riff que Pil me dice “eso se parece al andar de una locomotora”. Así fue surgiendo.

P- También tiene algo de balcánico. También tiene sus partes filosóficas, si uno quiere “agrandarse”: el cactus, Dios, el agua, el duelo. El trasfondo es un tren que se está llevando todo por delante, es el progreso destruyendo pueblos originarios. Hay muchas capas de influencias.

También siempre está presente la realidad política y social como en el tema “Nonsanto”…

P- Sí, encima Bayer compró Monsanto y ahora te van a envenenar y después te van a curar. Todo es un negocio redondo, va y vuelve. Nuestro país está vendido, es tierra arrasada por la soja, es el principal commoditie. Tenemos minerales y los explotan a cielo abierto, la Barrick Gold. Este gobierno lo hizo todo más vulnerable porque les sacó las retenciones, no les importa nada de la vida de la gente. Te dicen “hay que comprar orgánico” pero la gente no puede consumir eso porque es caro. Igual hay que tratar de consumir menos grasas trans, galletitas, toda esa porquería. Hay muchas marcas que están con Monsanto, no hay que consumirlas.

Todo esto pegó un salto con los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel…

P- Lo de los mapuches es otra historia. Son una Nación preexistente que merece sus tierras, son tierras sagradas. No es que vino un italiano o un inglés, paga y tiene ovejitas. Es una Nación, no es un Estado: el Estado se arroga el derecho de ejercer la violencia. La Mapuche es una Nación ancestral, ni chilena ni argentina. Y son gente pobre. Hay una película de un amigo nuestro, Nación Mapuche (2008), y vas a ver gente pobre. Al chico este que lo mataron a traición, Rafael Nahuel… Hay que apoyarlos, hay que estar con esta gente. A Santiago Maldonado le propiciaron su muerte, lo hicieron correr para que se ahogue, es tremendo. Hay que defender sus derechos, como de los Qom también. Los Kirchner les pegaron mal, les pegaron feo. Ellos merecen sus tierras. Yo quisiera que la tierra se parcele y que se acabe con los terratenientes y latifundistas, que se imponga una reforma agraria. Los Kirchner más allá de lo de la ley 125 no se animaron, ni siquiera pudieron con ese poder. Este país ya sabemos quiénes lo gobiernan, quiénes realmente mandan, son unos pocos apellidos. Hay que darles confrontación, por lo menos dentro de las ideas.

En el tema “Ciento por ciento” se habla de una monarquía parlamentaria ¿Es una posición política respecto al funcionamiento actual del régimen, por ejemplo con la votación de la reforma previsional de esta semana?

P- Desgraciadamente sí. En la democracia vos delegás, pero mayormente en una manga de sinvergüenzas que no tiene ningún reparo en cambiarse de partido, en transfuguear. Estos que votaron la ley y hasta los grandes medios los escracharon porque se dieron vuelta… El Partido Justicialista está en crisis (el peronismo para mí no existe más desde la muerte de Perón) pero siguen siempre… Estos tipos tienen que pagar, son unos crápulas. La única forma que tenemos es no votarlos, no hay otra cosa.

¿Y qué salida le ven a esto? Uno de sus discos cierra con el tema “Alas para la Revolución Socialista”, ¿es una pista de la salida que ven a esta situación?

P- Es gracioso eso porque el tema se llamaba “Sin chances”. Y una periodista en Rosario entendió cualquier cosa y le puso “Alas para la Revolución Socialista” ¡Qué buen título al final! (risas)… Cualquier cosa, no sé cómo desgrabó… Yo le hablé de socialismo, de que el socialismo es mandar todo a la mierda en este sistema, de terminar con la burocracia… “Brindo porque va llegar la lucha social y brindo por la revolución…” (canta). En algún momento sucederá, la lucha de clases existe. Con la democracia solo no va. La gente que está oprimida se tiene que levantar. El asistencialismo es como acariciar a un perro. El perro tiene que mostrar los dientes, la clase trabajadora tiene que mostrar otra cosa. También tiene que decidir bien cuando vota. Lo que pasa es que la clase está cansada porque el sistema te saca el tiempo, si estás todo el día sentado en la caja de un supermercado contando la guita de otro, o no sé… Yo trabajaba en una gestoría haciendo trámites automotores, llego y estoy cansado.

T- Y este es claramente un gobierno de patrones. Es patronal, todos financistas… Es una vergüenza y votaron esa ley con métodos extorsivos. “Yo te saco el impuesto a la cerveza, pero votá esto”, es extorsivo.

P- Todos se extorsionan unos a otros. Pero estos ya son maquiavélicos. Lo que está en El Príncipe esta gente lo ejecuta. Aparte usan el color amarillo y la idea de avanzar, hablan de la alegría de “votar positivo”, son unos crápulas y queda claro de qué clase vienen. Gente que estuvo en la dictadura, dueños de autopistas. Son cuadros empresariales, no son cuadros políticos. En algún momento tendrá que pasar algo para que haya un quiebre. Ahora se vienen los tarifazos, la reforma laboral. ¿Será a fuerza de voto? No lo sé, pero a esta gente hay que sacarla. Supongo que debe ser la forma.

También hay que pensar qué quiere la izquierda. ¿Redistribuir los bienes? ¿Una reforma agraria? ¿Una reindustrialización del país?

T- Todo lo contrario de lo que está pasando ahora (risas)…

P- Claro. Hay que terminar con todos los chantas políticos.

Pil, estuviste en contacto con el ahora diputado provincial por Jujuy Alejandro Vilca, del PTS-FIT, y por declaraciones tuyas entiendo que te dejó buena impresión ¿Te parece que hay una nueva izquierda?

P- Muy bienvenido todo eso. Vilca sabe lo que es laburar, es recolector de basura. Espero volver a encontrarlo el año que viene. Me contaba que levantaba bolsas escuchando temas de Los Violadores y me emocionó. Es un tipo bien centrado, un laburante. Muy bien que haga política un laburante, sino siempre está un tecnócrata. ¡Bienvenido! Está representando a otros muchos. El Frente de Izquierda y de los Trabajadores es algo que me gusta, simpatizo. Yo leí El Manifiesto Comunista y otras cosas de Marx, leí a Adam Smith, leí mucho de historia. Todo con mi raciocinio que no es el de un economista. Intenté entender todas las economías, cómo se mueven. Esto de hoy en día es una “patricio-cracia”. Las familias patricias y empresariales son las que mandan en este país. Fijate los apellidos, el gabinete. Vinieron un día, se robaron los territorios, se repartieron la tierra y chau. Concentraron el poder.

Hablan de que la gente “es vaga”. Cualquier persona con un poco de tierra, con una vivienda y pudiendo subsistir dignamente, estaría bien pero no lo tiene. Que bueno sería que no viva nadie hacinado. Si viene un pibe, “el Brian”, y te viene a robar el celular porque él no tiene nada, tiene razón. ¿Qué le dio a ese chico el Estado? Al papá le dio una patada, lo dejó sin laburo y lo condenó al tetra. Y así es como se crió el chico.

¿Cómo ven la escena del Rock actual?

P- Hay una pérdida del Rock como algo contestatario. A nivel local uno ve a los artistas del mainstream, importantes, que están con medios poderosos, y nadie ha manifestado nada, prácticamente a nadie le importa lo que pasa. El Rock ya es una expresión vacía de todo contenido. Puede quedar algo en la base, en bandas chicas que ensayan en lugar de jugar al fútbol. Pero en las mayorías de las bandas no hay nada por ver ni nada que decir. Están en otro mundo, en otra sintonía. Quizás soy yo el que está en otra sintonía pero veo que nadie se compromete con nada, no sé si por miedo o desidia, o por edad, cansancio, o creerse que llegaron a todo. Algo muy idiota, muy integrado. Yo he tocado para algún festival de una gaseosa, no estoy exento; nunca tocaría para un partido político. Sí me he encontrado con Vilca, incluso con el ex presidente de la Nación, con gente de la izquierda. Es de alguna manera un humilde apoyo.

Por último, ¿Cómo va a ser el show de Pils3n este viernes en Uniclub?

P- Va a venir un invitado muy especial, también va a estar Sissi Hansen que es una gran artista de los ´80 y amiga. Es bueno tocar con bandas de los ´80 con quienes tenemos nuestro “refugio”. Que los cincuentones largos nos apañemos entre nosotros.

T- Vamos a presentar 3 temas nuevos (que ya los tocamos en Santa Fe y Entre Ríos) y que van a integrar nuestro próximo disco. Ya hay muchos temas y de a poco se van a ir presentando. Estamos preparando muchas ideas para el próximo álbum. También estamos pensando en volver a presentarnos junto a la Orquesta Fernández Fierro como ya hicimos en 2016, una experiencia muy linda haciendo temas de ellos y nuestros. Pero bueno, este viernes se van a encontrar con muchos clásicos también y varias sorpresas. ¡No se lo pierdan!

* Fotos de interior de nota: Mariano Asch, excepto Pil y Alejandro Vilca (de la cuenta de Twitter @vilcalejandro).








Temas relacionados

Tucán Barauskas   /    Pilsen   /    Pil Trafa   /    Punk   /    Los Violadores   /    Rock   /    Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO