Política

OPINIÓN

Pichetto: con los kirchneristas del Senado, sí, pero con CFK rancho aparte

El senador Miguel Angel Pichetto, presidente del bloque de senadores conjunto del FpV/PJ manifestó que si Cristina Fernandez de Kirchner es electa senadora debería armar un bloque propio.

Jueves 14 de septiembre | Edición del día

Miguel Angel Picheto, desde el 2002 hasta la fecha presidente del bloque de senadores del FpV, cruzó fuertemente a la ex presidenta Cristina Fernandez de Kirchner advirtiendo que "Así como la señora armó un partido, es esperable que esa fuerza tenga su correlato en la vida parlamentaria, con la conformación de un bloque propio, que deberá denominarse Unidad Ciudadana", según sostuvo en el ciclo de conferencias: "Qué pretendo para la Argentina", organizado por el Rotary Club, en el hotel Sheraton Libertador de Buenos Aires.

Quien fuera pieza fundamental del kirchnerismo durante la "década ganada" toma así partido abiertamente por la liga de gobernadores del PJ que rechazan de plano el liderazgo de CFK y se plantean una reconstrucción del peronismo con el kirchnerismo afuera.

Sin embargo, la dura posición de Pichetto contrasta con la realidad de un bloque de senadores donde el PJ de la liga de gobernadores y el kirchnerismo del FpV siguen compartiendo, bajo la presidencia del rionegrino, un bloque unitario.

Te puede interesar: Lo que oculta la carta abierta de Cristina Kirchner: el peronismo ya es mayoría en el Congreso

En un acto de sincericidio el hombre que supo ser leal y traicionar alternativamente a Carlos Menem, Eduardo Duhalde y ahora a CFK, reconoció que "el peronismo y los Gobernadores hicieron un aporte importante en la medidas económicas que el gobierno impulsó. Todas las medidas han sido votadas".

En el caso del senado ese aporte a la gobernabilidad del ajuste de la derecha macrista fue acompañado por el voto tanto de pejotistas como de kirchneristas. Un ejemplo reciente, del ultimo 7 de septiembre, luego de la represión a la marcha por Santiago Maldonado el 1 de septiembre en Plaza de Mayo, fue el voto consensuado para aprobar operaciones militares conjuntas con tropas extranjeras, en el marco del ejercicio Cormorán, coordinado por la Armada Argentina, en la Patagonia.

Pichetto, que reiteramos, preside a los partidarios de CFK en la Camara alta, sostiene precisamente sobre la desaparición de Santiago Maldonado que el gobierno y la Gendarmería "están trabajando bien" y que el problema es "qué hacer con los sectores violentos que tienen ocupación ilegal y reivindican un Estado dentro del Estado". Hombre del sur y lacayo de los terratenientes como Benetton y Lewis, asegura que "el argumento de la tierra sagrada, toda esa pavada, no se puede sostener".

Por su lado la ex presidenta viene pidiendo el voto para articular una mayoría en el Congreso que le pare la mano al macrismo. Pero Cambiemos es minoría en el Congreso y si logro avanzar fue porque todas sus leyes, como Pichetto confiesa, fueron votadas por la mayoría pejotista-kirchnerista en senadores, electa en el 2015.

Esos votos han sido fundamentales para aprobar leyes como la de entrega a los fondos buitre, el presupuesto de ajuste de 2017, así como también los pliegos de los jueces de la Corte Suprema que aprobaron el 2x1 para los genocidas.

Las declaraciones de Pichetto se dan en el marco de la milimétrica victoria que Unidad Ciudadana que candidateaba a Cristina logró sobre el "cuatro de copas" de Cambiemos, Esteban Bullrich Ocampo Alvear. El senador consideró que la decisión de la expresidenta de presentarse por fuera del del PJ y de no competir con Florencio Randazzo en las PASO, le restó al peronismo la posibilidad de contar con "una expectativa de 40 puntos" de cara a las generales.

Hace un tiempo nomás había manifestado en una reunión interna de dirigentes justicialistas que "hay que volver al manual de la guerra de los chinos que dice que un general no debe dividir al ejercito frente a una gran batalla. Y la señora dividió al ejército".

Pichetto y Diego Bossio, llegaron al Congreso en listas elegidas a dedo por la propia Cristina Kirchner en el pasado. Hoy la candidata de Unidad Ciudadana nos pide el voto para consagrar a Jorge Taiana, Daniel Scioli o Fernando Espinoza. Pero, visto los antecedentes ¿que garantía tienen los votantes de que estos candidatos no vuelvan a hacer lo mismo que los antiguos compañeros de ruta?

En el peronismo el concepto de lealtad en lugar de ser antinómico al de traición, es el par que lo acompaña como una condición. Bien es sabido que leal antes, traidor después y nuevamente leal, son posiciones móviles dentro de un movimiento político que se caracteriza por la subordinación al jefe indiscutido cuando este existe y maneja los recursos para mantener unida a la tropa, pero que es capaz de apuñalarlo cuando el antiguo compañero ya no detenta el poder que haga valer la pena la lealtad.

En ese caso, como en el drama de Julio César en las idus de marzo de la antigua Roma del 44 antes de Cristo, no vale la queja del caído -Tu quoque, Brute, fili mi (tú también, Bruto, hijo mío).

En contraposición el FIT, con Nicolas del Caño y Myriam Bregman a la cabeza, ha mantenido una oposición coherente y combativa en las calles y en el Congreso contra el gobierno ajustador y represivo de la derecha argentina.

Cualquiera los ha visto movilizándose junto a los trabajadores, como en PepsiCo; denunciando a la Gendarmería en Esquel y a Patricia Bullrich como responsables y encubridores de la desaparición forzada de Santiago Maldonado; acompañando el reclamo de los pueblos originarios contra los terratenientes y el latifundio.








Temas relacionados

Miguel Ángel Pichetto   /    CFK   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO