Internacional

ELECCIONES EN FRANCIA

Philippe Poutou: “Nuestra clase puede levantar la cabeza, organizarse y luchar”

Con amplia cobertura en los medios Philippe Poutou, candidato presidencial de la izquierda anticapitalista francesa, lanzó su campaña con un acto en París. Presentamos extractos de su discurso.

Miércoles 29 de marzo | Edición del día

El candidato del Nuevo Partido Anticapitalista a las elecciones presidenciales en Francia, Philippe Poutou, obrero de la fábrica Ford, realizó el primer acto de campaña en la periferia de París el jueves 23 de marzo. Con una gran cobertura de parte de los medios de comunicación franceses, Poutou presentó los principales lineamientos de su campaña ante un auditorio repleto en en barrio de Saint Ouen. La Izquierda Diario reproduce aquí algunos extractos de su discurso.

“Los trabajadores podemos y tenemos que hacer política”

Las elecciones son un momento donde hay mucha discusión (…) Son las ganas de expresar nuestro sufrimiento, el hartazgo que tenemos de la explotación y la opresión.

(…) En esta oportunidad yo soy el candidato, pero no soy solo yo, Poutou, sino que hay un partido político con un programa, con ideas para cambiar la sociedad. Yo no soy más que un vocero de ese programa, de ese partido y de esas ideas (…) De un programa contestatario y anticapitalista. Por eso no hay ninguna razón para estar ausente en este debate, ya que todo está hecho para que los trabajadores no podamos presentarnos a elecciones.

(…) Nos convencen de esta historia del “voto útil”. Por eso hay que batallar contra esa idea, porque nos están diciendo que no tenemos que votar por nuestras ideas, por nuestra clase social. Sino que nos enseñan que hay que votar por gente que es de la clase social contraria a los trabajadores.

(…) Los trabajadores podemos y tenemos que hacer política, tenemos que interesarnos en la sociedad en la que vivimos, y tenemos que discutir y entender lo que pasa, y discutir cómo nuestra clase social puede volver a encontrar una conciencia de clase.

(…) Tenemos que discutir la necesidad de organizar una economía que esté al servicio de la población. Entonces eso plantea enseguida el problema del control de la población sobre esta economía. Se trata de discutir cómo nuestra clase social encuentra el poder, de una batalla política contra la clase que dirige la sociedad.

A toda esa clase política ya lo conocemos (...) Tanto a la derecha de Fillon y los empleos truchos a su familia, como del lado del Partido Socialista donde también hay casos de corrupción (…), así como también de la extrema derecha de Le Pen. Lo importante es que esto demuestra como es el medio de los políticos tradicionales (...) Así es “su mundo”, un mundo de mentirosos y ladrones.

(…) Pero nosotros tenemos que ver cómo podemos aprovechar ese sentimiento de decir “que se vayan todos”, ubicándonos como una alternativa (…)

El encuentro con Poutou en los medios

Contra las políticas de austeridad

Un aspecto de la campaña es señalar a los que dirigen la economía, los capitalistas. Hay que tener en cuenta que los millonarios en Francia tienen cada vez más dinero (…) Al mismo tiempo nos dicen que nosotros nos tenemos que ajustar, que hay crisis, que hay desempleo (…) También la salud y la vivienda están en peligro porque dicen que no hay suficiente dinero.

Están desmantelando los servicios públicos con una política de austeridad que es terrible para los trabajadores. Donde sea que trabajemos, los patrones nos dicen que tienen que bajar los salarios o despedirnos porque hay crisis, y a los pocos que quedan les dicen que tienen que considerarse afortunados y que tienen que aceptar nuevas condiciones de trabajo aún más terribles, con intensificación de la carga de trabajo, las presiones y el hostigamiento, que ha llegado al suicidio de trabajadores que no soportan más esas condiciones (…)

Prohibición de despidos y reparto de las horas de trabajo

(…) Para combatir el desempleo tenemos que prohibir los despidos y emplear a toda la gente, y, en segundo lugar, repartir las horas de trabajo entre todos los trabajadores (…) No hay ninguna razón por la que haya personas que tengan que sufrir el desempleo. Esto tiene que venir acompañado de una reducción de la jornada de trabajo semanal y de la vuelta a una edad jubilatoria de 60 años, incluso una jubilación a los 55 años para los trabajos más duros.

(…) Nosotros queremos mejorar las condiciones de vida para todo el mundo, el tiempo de trabajo, las jubilaciones, los salarios, el mínimo de la canasta familiar ( hoy son 1100 euros, mientras que la línea de pobreza son 900 euros). Entonces lo que está planteado de forma inmediata es imponer un ingreso mínimo para toda la población, garantizando un mínimo de 1700/1800 euros netos para todos (…)

Nuestra clase puede levantar la cabeza, organizarse y luchar. Es para presentar esta opción y esta perspectiva que nos presentamos en la campaña electoral (…) Nuestro programa no son solo reivindicaciones económicas, también está el problema de los servicios públicos, donde creemos que todos tienen que tener acceso gratuito a la salud y el transporte.

Esto último además permitiría solucionar en parte el problema ecológico, permitiría eliminar la utilización en exceso de los autos individuales, y habría menos contaminación ambiental. Tenemos que sacar la producción de energía de la esfera de las ganancias empresariales, expropiando todo el sector de la energía (…) Ese es un aspecto de nuestra política, que nosotros le llamamos ecología radical o ecosocialismo.

También pensamos que es necesario un servicio público de vivienda porque creemos que es necesario el acceso gratuito. Para qué sirve una sociedad que no puede ni siquiera asegurar lo mínimo para las personas que viven en ella (...)

Luchar contra el racismo, la xenofobia y la violencia hacia las mujeres

Este es un momento de resurgimiento de prejuicios reaccionarios, de prejuicios que dividen nuestra clase social, como el racismo, la homofobia, el sexismo. Nuestra clase social tiene que dar una batalla por la igualdad de derechos para todas y todos.

(…) Vemos que la violencia hacia las mujeres no solo no disminuye sino que aumenta, vemos la diferencia de salarios entre hombres y mujeres, vemos como las mujeres son las más afectadas por la precariedad, vemos como cierran los centros para practicarse abortos por falta de financiamiento y medios, lo que en los hechos cuestiona el derecho al aborto porque, si bien existe, no hay lugar para poder practicarlo, lo que cuestiona el derecho de las mujeres a poder disponer de su propio cuerpo (…)

(…) También decimos que hay que recibir a todos los migrantes y que es una necesidad urgente para el drama humanitario que vivimos hoy. Hay que discutir que es necesaria la libertad de circulación e instalación. Necesitamos un mundo donde las fronteras se abran, sólo así podemos avanzar en las ideas de solidaridad y cooperación entre los pueblos, y también en las ideas internacionalistas (…)

La única frontera que hay que poner es entre los explotadores y los explotados (...) Hay que luchar contra todos estos prejuicios y reflejos proteccionistas. Nosotros tenemos que tener una política de clase en este sentido y defender la solidaridad y cooperación entre los pueblos (...)

Desde ese punto de vista es una respuesta que también aportamos a nivel de la Unión Europea porque ahora está completamente desacreditada, es una estructura política que solo ha sabido imponer la austeridad a los pueblos, como en Grecia y España. Decimos que hay que salir, pero no para refugiarnos detrás de nuestras fronteras, como plantean los euroescépticos y el Frente Nacional. Decimos que hay que combatir la UE como es hoy, pero hay que luchar por una Europa de los pueblos, solidaria, una Europa contra los banqueros y capitalistas (…)

Construir una herramienta política: Un partido para los explotados y los oprimidos

El problema que se plantea es cómo podemos unificar todas esas luchas, porque es el combate que nos impone una sociedad que tenemos que cambiar completamente por otro mundo sin opresión y explotación (…) Entonces se plantea el problema de la construcción de una herramienta política para hacer todo esto, nosotros lo llamamos un partido para los explotados y los oprimidos (…)

Sabemos que esto va a continuar más allá de las elecciones porque vamos a tener que hacer frente a golpes. Gane quien gane vamos a tener que salir a luchar, y tenemos que pelear por una sociedad diferente, que es lo que esperamos.






Temas relacionados

Philippe Poutou   /    Elecciones en Francia   /    NPA   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO