Internacional

PERÚ

Perú: brutal represión policial con 22 trabajadores detenidos

El martes 21 de noviembre más de tres mil trabajadores afiliados al Sindicato Unificado de Trabajadores de SPCC y Anexos (SUT – SPCC) y al Sindicato de Trabajadores de Toquepala y Anexos (STTA), iniciaron la tercera huelga indefinida del año

Jueves 23 de noviembre | Edición del día

Foto: Sindicato Unificado de Trabajadores

Se trata de trabajadores de la minera Southern Perú Copper Corporations que han declarado una huelga por tiempo indeterminado. Exigen que la empresa cumpla con el pago de adelanto del 30% de las utilidades de 2017; la reincorporación de los trabajadores despedidos; rechazo a la instalación de cámaras de vigilancia; contratación de médicos especialistas con carácter permanente y el mejoramiento de los servicios hospitalarios, entre otros.

En el segundo día de la huelga, la policía reprimió brutalmente a los trabajadores y sus esposas que se encontraban en el frontis del local sindical, a la espera del inicio de la asamblea que sirve como espacio de organización de los trabajadores en huelga.

Los hechos ocurrieron al promediar las siete de la mañana del miércoles 22 de noviembre cuando cientos de policías los desalojaron, lanzando bombas lacrimógenas y perdigones, los cuales también alcanzaron a los escolares del colegio Américo Garibaldi que se encuentra en los alrededores del local sindical. Los policías de manera abusiva procedieron a llevarse las sillas y mochilas de los trabajadores, además han sido detenidos 22 trabajadores, los cuales fueron llevados a una comisaría en las afueras de la localidad de Ilo. La represión se ha prolongado durante toda la mañana.

Estas demostraciones de brutalidad policial no se justifican desde ningún punto de vista ya que los trabajadores y sus compañeras se encontraban apostados en las afueras de su local sindical de manera pacífica. Cabe mencionar además que los trabajadores realizan su huelga amparados en el derecho democrático a la huelga, el cual les es inalienable.

Acciones como estas ponen de manifiesto que, cuando se trata de exigir el respeto a los derechos de los trabajadores, la policía y las demás instituciones del estado se ponen del lado de los grandes empresarios. Es por esa razón también que el Ministerio de Trabajo hace oídos sordos frente a los despidos de los trabajadores o cuando el Poder Judicial alarga los procesos que siguen los trabajadores en contra de sus empleadores, o no hace nada por sancionar a empresas como la Southern que hasta ahora se niegan a reinstalar a trabajadores, como Jorge Campos que tiene un fallo judicial a su favor, y que, sin embargo, sigue en condición de despedido.

Urge que los trabajadores de la minería y de otros sectores expresen la más amplia solidaridad con los trabajadores de Southern. Hacemos un llamado también para que se pronuncien las centrales sindicales del país y las organizaciones que promueven los derechos humanos como APRODEH, CNDDHH, IDL, ADEHSUR, entre otras. Exigimos que los 22 compañeros detenidos sean puestos en libertad de manera inmediata, porque la huelga es un derecho constitucionalmente reconocido y es una herramienta que tenemos los trabajadores para defender nuestros derechos y conquistar otros.








Temas relacionados

Huelga minera   /    Perú   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO