Cultura

HISTORIA

Personajes en la Semana Trágica

La semana trágica de enero 1919 cuenta con miles de protagonistas, entre ellos dos personajes que años más tarde serán parte de los iniciadores del movimiento trotskista en Argentina.

Violeta Bruck

@Violeta_Bk

Sábado 7 de enero | Edición del día

La lucha encabezada por los metalúrgicos de los Talleres Vasena en enero de 1919 desencadenó una histórica huelga general que puso en movimiento a miles de trabajadores en Buenos Aires y otras importantes ciudades del interior del país. Las movilizaciones, los cortejos fúnebres, el enfrentamiento a las fuerzas represivas en las calles, como también las víctimas, tuvieron miles de protagonistas.

Entre miles de héroes obreros anónimos y de los dirigentes más reconocidos de los movimientos de la época, anarquistas, socialistas, sindicalistas y el naciente comunismo, se encuentran también otros personajes. Pedro Milesi, metalúrgico, y Mateo Fossa, carpintero-tallista, fueron dos protagonistas de estos hechos que años más tarde serán parte de los iniciadores del movimiento trotskista en nuestro país. Entre los documentos que relatan estos hechos, Pedro y Mateo, escribieron sobre su propia experiencia en la semana trágica. Gracias al archivo de historia oral del Instituto Di Tella que realizó una entrevista a Mateo Fossa y al delicado cuidado con que Susana Fiorito resguarda los papeles y documentos de Pedro Milesi hoy podemos conocer sus palabras.

En 1886, Buenos Aires, nace Pedro. A los diez años su padre lo saca del colegio para que lo ayude en obras de construcción, luego recorre el país y aprende diversos oficios. Vive dos años en Uruguay y entra en contacto con anarquistas, en 1910 vuelve a Argentina para instalarse a trabajar en los campos de Santa Fe, donde participa del Grito de Alcorta, la primera huelga agraria, donde se vincula con dirigentes socialistas. Más tarde se traslada a Buenos Aires y comienza a trabajar como obrero metalúrgico. En la capital se afilia al Partido Socialista y en 1919 es protagonista de las huelgas y movilizaciones de la Semana Trágica. Así lo relata en sus escritos:

"...La célebre huelga de Vasena que dio origen a lo que posteriormente dio en llamarse "la semana trágica", ... se vio duramente agravada por la injerencia de la Asociación Nacional del Trabajo (famosa reclutadora de carneros) presidida por el potentísimo financista y estanciero Anchorena y las brigadas de pistoleros a sueldo de la Liga Patriótica Argentina (célebre incendiaria de locales e imprentas obreras)...La agresión brutal y premeditada de los patrones y sus agentes, repercutió hondamente en el seno de la clase obrera, determinando como acción lógica y solidaria el abandono de tareas y la afluencia en el entorno de la fábrica ...

... Declarada la huelga general de protesta por todas las organizaciones obreras sindicales, se procedió a la organización de los actos y de la impresionante marcha que precediera el sepelio de las víctimas, desde Barracas hasta Chacarita, como quien dice, desde una punta a la otra de Buenos Aires, doscientos mil trabajadores, hombres, mujeres y niños, caminando a pie llevaron a pulso sobre sus hombros los féretros de los cadáveres de los compañeros caídos en las luchas. En los labios de los acompañantes las estrofas de la Internacional y sobre todo del himno, el nuestro, el proletario: Hijos del Pueblo. En las manos de los portaestandartes de los sindicatos, flameando al viento el símbolo inmarcecible e invencible de nuestra emancipación, las banderas rojas, tan roja como la sangre roja de los mártires caídos a quienes sus compañeros llevaban sobre sus hombros hacia su última morada...

...Llegados por fin al cementerio y ya dentro del mismo la inmensa muchedumbre al iniciarse los primeros discursos se escucharon el horrísono tableteo de las ametralladoras disparadas a mansalva contra los indefensos manifestantes.

...Detrás de las bóvedas, en fosas recién abiertas, haciendo escalas humanas saltando por sobre los paredones que rodean al cementerio logramos los más salvar nuestras vidas. Nunca se supo la cantidad de víctimas. Lo que sí puedo afirmar, pues lo presencié de un domicilio a dos cuadras del Cementerio, es que durante tres días y sus noches funcionaron sin parar los hornos crematorios de la Chacarita..."

Nada será igual para Pedro luego de ser testigo y partícipe de estos hechos. A principios de la década del 20 se integra al Partido Comunista, más tarde comenzará a trabajar como obrero municipal con una activa participación gremial. Comienza a criticar al Partido Comunista y al inicio de los 30 se integra a la primera agrupación de tendencia trotskista ICA (Izquierda Comunista Argentina). En 1933 es detenido a causa de su militancia y trasladado al penal de Ushuaia. A fines de los ´40, ya sin militar en ninguna organización, se jubila y se va a vivir Córdoba. Allí se vincula con estudiantes y trabajadores, y entabla una estrecha amistad con los protagonistas del clasismo cordobés.

En 1896, Buenos Aires, nace Mateo en el seno de una familia obrera, de inmigrantes italianos. En 1914 comienza a trabajar como obrero tallista en madera y se afilia al sindicato donde se vincula también con los socialistas. Al poco tiempo se convierte en secretario general. En enero de 1918 Mateo es parte de la fundación del Partido Socialista Internacional, que desde 1920 pasará a llamarse Partido Comunista de la Argentina. Participa de la Semana Trágica y así lo relata:

"Cuando viene la Semana Trágica de enero de 1919 que empezó por los metalúrgicos de Vasena. Yo ya actuaba. Yo fuí a la calle Loria, donde estaban los muertos en un centro socialista, después vinimos con ellos por Boedo, se armaban broncas en el camino...El sector anárquico era el más combativo y el que tenía un espíritu más amplio de solidaridad. Estaba el sector socialista y el sector sindicalista, pero ellos eran en aquel tiempo ya reformistas. Después fue decayendo el anarquismo porque el mundo tomó los problemas de otra forma y ellos estaban un poco fuera de órbita, y fueron perdiendo terreno...

Yo me acuerdo que había ido allá a los de Vasena, en compañía de otro italiano que se llamaba Alfredo De Andreis...y tenía una voz formidable. Y pasaban los bomberos y los soldados con los mauser, y entonces éste se puso en un zaguán y les gritaba: "no sparare, son notre fratelli", no disparen, no tiren que son tus hermanos... Y cuando fuimos a la Chacarita por la calle Gascón primero, vemos por ahí que estaban quemando dos chatas del molino harinero Río de la Plata. Habían sacado los caballos, se los habían entregado a los carreros que se los llevaran y entonces descargaron, cada vecino se llevó una bolsa de harina para su casa, se descargó la chata y después se le prendió fuego. Y yo estaba allí, un muchacho, me gustaba verlo, lo miraba a todo eso. Después salimos de ahí, y al llegar donde está el Hospital Italiano, venían disparando unos vigilantes con un oficial delante. Y bueno, entonces rajamos. Son episodios de la vida de esos días.

...Ahí en el Once también, los cosacos (eran guardias a caballo, guardias de seguridad, le llamaban los cosacos) desenvainaban el sable y pegaban. A uno yo le ví abierta la cabeza, otro herido. Era la semana de enero eso, era bárbaro. Estos cosacos no andaban con vueltas...Fue una cosa movida, enero de 1919."

En 1926 Mateo es expulsado del Partido Comunista y junto a otros disidentes fundan el Partido Comunista Obrero, que se encarga de editar el periódico La Chispa. Tras el golpe militar de 1930 es detenido. Como secretario general del gremio de la madera tiene una actuación destacada en las huelgas de 1934, y en la histórica huelga de la construcción en 1936, allí se destaca como secretario general del Comité de Defensa y Solidaridad con los Obreros de la Construcción. Como parte de una delegación que concurre al Congreso de Trabajadores Latinoamericanos viaja a México en 1938. Allí se entrevista con León Trotsky, adhiere a sus ideas, y se transforma en el único argentino que tuvo contacto con el dirigente revolucionario. Al regreso de México se incorpora al GOR (Grupo Obrero Revolucionario), liderado por Liborio Justo, otro de los primeros grupos trotskistas del país. A fines de los 60 participa del movimiento de jubilados y en 1973 es candidato a senador por el PST.

Cada historia personal, cada experiencia de lucha, es parte de la tradición e historia de la clase trabajadora. En particular las historias de Mateo y Pedro aportan a conocer a protagonistas de los orígenes de la tradición de izquierda en nuestro país. Obreros militantes, que influídos por el impacto de la revolución rusa abrazaron las ideas del marxismo y ante la "revolución traicionada" fueron parte de los miles que en el mundo levantaron una alternativa a la burocracia stalinista. Hoy esta historia tiene miles de continuadores.




Temas relacionados

Historia del movimiento obrero argentino   /    Historia argentina   /    Talleres Vasena   /    Semana Trágica   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO