Deportes

AJEDREZ

Perestroika en el reino del ajedrez - Segunda parte

Un mes después de finalizado el primer encuentro entre Kárpov y Kasparov, el Comité Central del PCUS de abril de 1985 decidió poner en práctica la perestroika. El programa consistía en convertir a la URSS, en 500 días, en una economía “socialista de mercado”, bajo las premisas de “corregir” los errores de la planificación socialista burocrática. Finalmente, eso llevaría a la destrucción de la propiedad colectiva y la apropiación privada de todos los medios de producción.

Miércoles 18 de marzo de 2015 | Edición del día

Foto: Gary Kasparov y Anatoly Kárpov

Liquidación de la propiedad estatizada

En esos momentos, la mirada de la población soviética sería atraída otra vez por un nuevo match del campeonato mundial que iniciaría el 3 de septiembre de 1985. Kárpov era el claro favorito de las autoridades soviéticas y un símbolo del comunismo y la clase obrera. Kasparov proclamaba abiertamente su simpatía por el liberalismo occidental.

La perestroika constituyó un proceso de liquidación de la propiedad colectiva, llevada a cabo por la nomenclatura soviética (grupos dirigentes del Partido Comunista) que quería legitimar su estilo de vida burgués, asegurando los privilegios a los que no podía disponer el obrero común. Para los burócratas, la construcción del socialismo fue siempre un lamentable obstáculo que no les permitía legitimarse como una nueva clase social de forma clara y abierta. La premisa enunciada por Marx de que los comunistas estamos en contra del derecho de herencia era muy incómoda para ellos. “Los privilegios, que no se pueden legar a los hijos pierden la mitad de su valor; y el derecho de testar es inseparable del derecho de la propiedad” (León Trotsky, La revolución traicionada).

Como advertía Trotsky, la burocracia solo continuaba defendiendo la propiedad nacionalizada por miedo al proletariado. Entonces se vería obligada a “llevar a cabo, en el régimen de la propiedad y el modo de gestión, una verdadera revolución y no una simple reforma” para asegurarse su posición dominante. A su vez, afirmaba que los obreros son realistas y que “temen, si derrocan a la burocracia, abrir el camino a la restauración capitalista”. Esta relación contradictoria exigía una revolución política que democratice el poder socialista o una verdadera contrarrevolución burguesa.

Esto último no pudo llevarse a cabo solo con reformas liberales, en nombre del comunismo, como proponía Gorbachov. Por ejemplo, cuando el 17 de marzo de 1991 se realizó un referéndum en 9 de las naciones que la constituían, el 78% de los electores votaron a favor de la permanecer en la URSS. Sin dudas, acabar con las condiciones de vida y la propiedad social de los medios de producción exigiría una dura represión en las calles. Así fue que en la repúblicas soviéticas hubo cientos de manifestaciones y alzamientos que derivaron (o no pudieron evitar, según el caso) en la disolución de la Unión Soviética. Estos conflictos continúan hoy en día, explotando por los más diversos motivos, ideológicos, religiosos, políticos y económicos. Lo vemos ahora en la guerra civil de Ucrania cuando la mayoría de los trabajadores en el Dónbass vuelven a reivindicar al socialismo.

¿Cómo vivían los trabajadores de la URSS en la década del 80’?

Según Sergei Kara-Murza, un historiador soviético que apoya actualmente al presidente ruso Vladimir Putin, en la URSS existía un sistema económico que garantizaba las necesidades básicas a todos sus habitantes: sanidad, educación y vivienda pública y gratuita (o muy subvencionada). Las viviendas en la URSS no eran un problema para los trabajadores. El m² habitable era de 15 m² por persona, superior al standard europeo actual. La alimentación del soviético y la esperanza de vida eran de las mejores del mundo. La agricultura era muy eficiente pero con problemas de distribución de productos, y ante todo existía el pleno empleo, no existía pobreza extrema, todos estos indicadores hacían del ciudadano de la URSS en general una persona culta y digna, como muestran los cuadros que acompañan esta nota.

Pero con la pretendida excusa de luchar contra la burocracia, la corrupción, el alcoholismo y el ausentismo laboral, los burócratas siempre miran para abajo y señalaban como responsables a los ‘malos’ trabajadores. Planteaban que debido a la existencia de pleno empleo en la URSS se aplicaba un desestimulo material hacia los trabajadores, pues ya no se podía persuadir por medio del despido y la pérdida de beneficios. Esa conquista básica para la vida de los trabajadores –la estabilidad laboral – eran puestas sobre la mira para reprimir las masivas movilizaciones políticas.
Las tan mentadas libertades democráticas ofrecidas por la glasnost (reforma política) no eran otras que la de los empresarios y gerentes soviéticos, permitiendo a las fábricas tomar decisiones sin consultar a las autoridades y fomentando la empresa privada y las sociedades conjuntas con un número limitado de compañías extranjeras, impulsando así la inversión capitalista.

La preparación previa

El match anterior, cuya última partida se disputó el 8 de febrero, había sido suspendido tras idas y vueltas en marzo. Se anunció que el próximo match arrancaría en septiembre. Había que recuperarse lo más rápidamente. En abril ya arrancaron los preparativos de ambos equipos, Karpov era atendido por los mejores médicos de toda la URSS. Kasparov era financiado por la RSS de Azerbaiyán, tenía su lugar favorito en la paradisiaca Zagulba. Ambos se recuperaron rápidamente de la fuerte fatiga que había provocado el match.

En mayo, Kasparov inició su gira europea por Alemania enfrentando allí a Robert Hübner y Ulf Andersson, dos de los mejores jugadores de esa década. También ofreció una entrevista a un periódico considerado reaccionario por las autoridades soviéticas (Der Spiegel tenía fama de crear escándalos y se lo llamaba "Sturmgeschütz der Demokratie" -arma de asalto de la democracia). Allí habló abiertamente de los problemas deportivos que tenía la URSS y lo ocurrido en el match suspendido. Esta audacia del aspirante era intolerable para los mentores de la glasnost. ¿Qué ocurriría si este joven rebelde se convertía en campeón mundial? Era una película de suspenso, donde los actores no sabían qué ocurriría en el siguiente movimiento. Algunos burócratas del partido querían suspender a Kasparov, pero él tenía sus protectores también. Alexander Yakovlev terminó decidiendo que el match se realizaría igualmente. En julio, Karpov ganó un super torneo en Amsterdam (jugaban Timman, Nunn, Miles, Martinovic y Sunye Neto) con 7 puntos sobre 10 posibles, demostrando que estaba en muy buen nivel de juego.

II Match entre Kárpov y Kasparov

El match se disputaba ahora al mejor de 24 partidas, pero quien consiguiese antes seis victorias se proclamaría campeón del mundo. En caso de empate el campeón conservaría la corona, y si perdía tendría derecho a una revancha en un plazo máximo de un año. Kárpov volvía a ser considerado el favorito. Pues todo el mundo recordaba el 5 a 0 del encuentro anterior, y consideraba que con un número limitado de partidas Kasparov no podría hacer valer su resistencia.

Sin embargo, Kasparov había avanzado en la estabilidad psicológica y con una estrategia agresiva en la apertura pudo vencer en la primera partida; que era la tercera victoria consecutiva ante Kárpov. Las dos siguientes partidas terminaron en tablas. En la cuarta Kárpov sacó lo mejor de sí mismo y ganó una emocionante partida. Kárpov también ganó la quinta partida de forma brillante. La sexta fue tablas, en la séptima Kasparov encontró una difícil variante de tablas, y las tres siguientes también terminaron en tablas. En la undécima partida Kárpov cometió un error y Kasparov se adjudicó el punto. Las cuatro partidas siguientes terminaron en tablas.

El marcador estaba empatado a 7½ y pocos dudaban de que Kárpov conservaría el título, pero en la partida decimosexta Kasparov ganó una de las partidas más emocionantes de la historia. Fue la epopeya del gambito Kasparov. Una terrible novedad teórica en la jugada 8 de una defensa jugada miles de veces. En la jugada 25, y con casi todas las piezas en el tablero, la posición de Kárpov está prácticamente inmovilizada. Este triunfo fue un duro golpe para Kárpov. Kasparov se había convencido no ya de que podía ganar a Kárpov, sino de que jugaba mucho mejor al ajedrez.

A falta de ocho partidas llevaba un punto de ventaja. Las partidas decimoséptima y decimoctava terminaron en tablas, y Kasparov se adjudicó la decimonovena. La vigésima partida terminó en tablas tras una dura lucha, y tablas fue la siguiente. En la vigesimosegunda partida Kárpov volvió a ganar. Faltaban dos partidas para el final y Kasparov tenía un punto de ventaja. La vigesimotercera partida terminó en tablas, tras una dura lucha. Kárpov debía ganar la última partida y jugaba con blancas. Kárpov escogió una variante muy agresiva de la siciliana, y evitó en todo momento las variantes de tablas. Fue una gran partida que al final terminó perdiendo. Veamos la partida que convirtió a Kasparov en el campeón del mundo más joven de la historia.

Kárpov, An - Kasparov, G [B85]
Moscú (m/24), 1985
[Kasparov, G]

1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 a6 6.Ae2 e6 7.0–0 Ae7 8.f4 0–0 9.Rh1 Dc7 10.a4 Cc6 11.Ae3 Te8 12.Af3 Tb8 13.Dd2 Ad7 14.Cb3 b6 [14...b5?! 15.axb5 axb5 16.Ae2 b4 17.Cb5 Txb5] 15.g4 Ac8 16.g5 Cd7 17.Df2! Novedad 17...Af8 [17...Ca5 18.Tad1] 18.Ag2 Ab7 19.Tad1 g6 20.Ac1 [… Td3-h3] [20.f5?! Cce5; 20.Dh4?! Ag7 21.Tf3 Cb4 22.Th3 Cf8] 20...Tbc8?! [20...Cc5! 21.Cxc5 bxc5 22.Td3 Cd4 23.Th3 De7! 24.Dh4 h5] 21.Td3 Cb4 22.Th3 Ag7?! [22...f5 23.gxf6 Cxf6 24.f5 (24.Dd4? e5! 25.Dxb4 d5 26.Cxd5 Cxd5 27.De1 Cxf4) 24...exf5 25.exf5 Ag7 26.Tg3 (26.Cd4 Cg4) 26...Tf8!]

23.Ae3? [23.Dh4? Cf8 24.f5 exf5 25.exf5 Axg2+ 26.Rxg2 Db7+ 27.Rg1 Axc3 28.bxc3 Te4!; 23.f5 exf5 24.exf5 Ce5! (24...gxf5 25.Dh4! Dc4 26.Dxh7+ Rf8 27.Dxf5 Axg2+ 28.Rxg2 Cxc2 29.Af4!±) 25.Dh4! (25.f6 Axg2+ 26.Rxg2 Db7+ 27.Rg1 Af8 28.Dh4 h5 29.Dxb4 Tc4 30.Ca5! (30.Da3? Tg4+ 31.Tg3 Cf3+ 32.Rf2 Cxh2–+) 30...Dc8! 31.Cxc4 d5!! 32.Dxf8+!! (32.Cxb6? Dxh3 33.Df4 Ac5+ 34.Rh1 Cg4; 32.Cd6 Dxh3 33.Cxd5 Cf3+) 32...Rxf8 33.Cxe5 Dxh3 34.Af4) 25...Dc4! 26.Dxh7+ Rf8 27.Cd2! Axg2+ 28.Rxg2 Dc6+ 29.Cf3 gxf5 30.Dxf5 Cd5! 31.Rg1 Cxc3 32.bxc3 (32.Cxe5? Ce2+) 32...Dc5+ 33.Tf2 Tc7] 23...Te7! [23...Axc3?? 24.bxc3 Dxc3 25.Ad4 Dxc2 26.Txh7!]

24.Rg1 [24.Ad4 e5; 24.Cd4 e5 25.Cde2 exf4! (25...Cxc2? 26.f5) 26.Cxf4 Tce8; 24.f5 exf5 25.exf5 Axg2+ 26.Dxg2 (26.Rxg2? Axc3! 27.bxc3 Dxc3 28.Ad2 (28.Dh4 h5) 28...Dc4) 26...gxf5] 24...Tce8! [… f5] 25.Td1! [×d6] 25...f5 26.gxf6 [26.Dd2 e5! 27.exf5 gxf5 28.Cd5 Cxd5 29.Axd5+ Rh8] 26...Cxf6! [26...Axf6?! 27.Dd2] 27.Tg3 [27.Axb6 Db8! (27...Cg4? 28.Axc7 Cxf2 29.Axd6±) 28.Af3 e5!? (28...Tf7) ] 27...Tf7 28.Axb6 Db8 29.Ae3 Ch5 30.Tg4 [30.Tf3?! Axc3! (30...Cf6) 31.bxc3 Ca2] 30...Cf6 31.Th4!? [31.Tg5? Ah6 32.Tg3 Ch5 33.Tf3 Tef8 34.Ah3 Ac8!; 31.Tg3 Ch5=] 31...g5! 32.fxg5 Cg4!? [32...Cxe4!?] 33.Dd2 Cxe3 34.Dxe3 Cxc2 35.Db6! [35.Dh3? Da7+ 36.Rh1 Ce3 37.Tg1 (37.Te1 Cxg2 38.Dxg2 Df2 (38...Db6) ) 37...Cxg2 38.Dxg2 d5!] 35...Aa8!

36.Txd6?? [36.Dxb8 Txb8 37.Ah3! Te7! (37...Txb3?! 38.Axe6 Txb2 39.Txd6 Axc3 40.Tf4! Ad4+! 41.Rg2! Axe4+! 42.Txe4 Ac5 43.Axf7+ Rxf7 44.Tf6+ Rg7 45.Te2!) 38.Txd6 Txb3 39.Td8+ (39.Axe6+ Txe6 40.Txe6 Cd4!) 39...Rf7 40.Txa8 Txb2 41.e5!? (41.Ce2 Cd4 42.g6+ (42.Cxd4? Axd4+ 43.Rh1 Tc7) 42...Rxg6 43.Tg4+ Rh6 44.Th4+=) 41...Axe5 42.Txh7+ Ag7] 36...Tb7 37.Dxa6 Txb3 38.Txe6 Txb2–+ 39.Dc4 Rh8 40.e5? [40.Txe8+ Dxe8 41.Cd1 Ca3 42.Dd3 Ta2! (42...Tb1? 43.e5 h6 44.Td4!) 43.Ce3 Df8!–+; 40.g6! h6 41.Txe8+ Dxe8 42.Cd1 Ca3 43.Df7 Dxf7 44.gxf7 Tb1 45.Af3 Cc4 46.Tf4 Tb8–+] 40...Da7+ 41.Rh1 Axg2+ 42.Rxg2 Cd4+ 0–1







Temas relacionados

Gary Kasparov   /    Historia del ajedrez   /    Karpov   /    Ajedrez   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO