Mundo Obrero

MUERTES OBRERAS

Pequeña reseña de un gran sentimiento de impotencia, bronca y dolor

El martes a la mañana me levante para irme a trabajar, como todos los días, pero la mañana comenzaba con un sabor amargo. Veo el celular y me llega un mensaje de los compañeros del equipo de futbol, el mensaje decía que había fallecido Alexis en un “accidente laboral”.

Domingo 27 de noviembre de 2016 | 10:52

El martes 22 a la mañana Alexis Marangel mas conocido como “chile” Ya no estaba con nosotros, ya no jugaría al fútbol ni hablaría de su vida. Él era trabajador de recolección de Cliba en Neuquén, donde estaba hace 10 años, además de nuestro compañero de equipo. Los días sábados jugábamos al futbol en Fernández Oro con el equipo La Plaza FC al que el le dio ese nombre con un grupos de amigos por un lugar donde se juntaban para luego ir a jugar.

Los ritmos de trabajo lo llevaron a operarse de su pierna por una hernia y los traspasaron a barrer calles, por lo que la noticia sorprendía mas. Él no debía estar corriendo tras el camión recolector, debía estar con tareas livianas.

Para los que los conocíamos era un pibe de barrio de 29 años, bueno, humilde y compañero. Hoy escribo esta nota en parte para recordarlo, en parte para vengarlo, en parte para sacarme la bronca. Cada vez que muere un laburante aparece una noticia en el diario, quizás, pero poco se cuestiona el modo en que ocurrió todo. Se investigara al chófer del camión recolector, como también al maquinista del tren que levantó el camión. Pero yo quiero denunciar otra cosa. Quiero denunciar el ritmo laboral impuesto por los empresarios que llevan a los trabajadores a realizar maniobras sin cuidado. Quiero denunciar que en el lugar donde ocurrió el accidente es una calle que fue habilitado hace muy poco tiempo donde se puede observar la falta de barreras, señalización y carteles. Y también quiero denunciar al gobierno municipal aliado a Macri.

Yo me pregunto cuánto vale la vida de un obrero ¿les importa tanto como al resto de nosotros? Y me respondo cada vez que veo las noticias, cada ves que hay despidos, cada mes que no llegamos a fin de mes, que poco les importamos.
Este no fue un accidente, como muchos otros se podría haber evitado y deja al descubierto la falta de obras de parte del gobierno municipal, y los ritmos laborales que se cobraron la vida de un trabajador.

Lo tendremos en nuestra memoria siempre, como así también en los corazones de sus familiares más cercanos, pero también será recordado por sus compañeros de trabajo. Esta, como otras muertes no serán en vano, ellos serán vengados, así sera.






Temas relacionados

Muertes obreras   /    Opinión   /    Neuquén   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO