PepsiCo: la lucha y la represión conmovieron a todos los organismos de derechos humanos

Sábado 15 de julio | Edición del día

Foto Marcelo Scoppa

La lucha de las obreras y los obreros de PepsiCo impuso con fuerza en la agenda política y mediática la problemática de los despidos, del desempleo y de la represión como toda respuesta de Cambiemos a los reclamos de los sectores populares.

Por otro lado, puso blanco sobre negro otras cuestiones. El Gobierno de Macri como un gobierno de ricos para ricos y el accionar ilegal de una multinacional estadounidense en detrimento de las vidas obreras.

Cada una de las aristas y aspectos de esta lucha obrera permitió empalmar con el sentir de cientos de miles de personas que ven cada vez con más preocupación el futuro y la posibilidad de llevar el pan a sus hogares.

Gracias a la pelea librada por las obreras y los obreros de PepsiCo, la bronca contra los funcionarios y burócratas sindicales que le dan la espalda a los trabajadores, estos días fue tema de conversación en el bondi, en la calle, en los grupos de Whatsapp y en todo tipo de lugar y contexto.

Gracias a la voluntad de ir hasta el final para defender sus derechos, el descontento de muchos se dirigió decididamente hacia la alianza que somete a las grandes mayorías a la miseria: la del empresariado y los funcionarios (de los tres poderes) que administran el Estado en beneficio de sus ganancias, a costa de las vidas de la clase obrera y el pueblo pobre.

Sí, esta lucha y esta convicción cambiaron el eje de las discusiones, impusieron una agenda y generaron amplísima empatía.

Por eso, apenas la Policía Bonaerense sacó a punta de escopetas a los obreros de PepsiCo de la planta de Florida, las expresiones de repudio a la represión y de apoyo a la lucha obrera provinieron de múltiples sectores. Diversas personalidades y organismos de derechos humanos se pronunciaron.

Allí estuvieron quienes están siempre presentes junto a las luchas obreras, como el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH), siendo Myriam Bregman una de sus fundadoras, y el resto de los organismos del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia junto a Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora)como Nora Cortiñas, Mirta Baravalle, Elia Espen y Elsa Pavon. Y también se sumaron organismos como Abuelas de Plaza de Mayo, la APDH, el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, entre otros, que emitieron un comunicado en la tarde del jueves.

A su vez la Comisión Provincial por la Memoria, que presiden Adolfo Pérez Esquivel y Nora Cortiñas, presentó durante la mañana de la represión un habeas corpus exigiendo el resguardo de la integridad de los detenidos y exigiendo que se los liberara inmediatamente.

El Centro de Estudios Legales y Sociales se sumó al repudio y acusó al Estado “reducido a su cara policial”. A los repudios se sumaron también el Foro contra la Impunidad y por la Justicia de Santa Fe y un sinnúmero de personalidades y referentes de luchas por los derechos humanos y las libertades democráticas.

Oscar Schaller, ex detenido desaparecido y querellante contra el exjefe del Ejército César Milani, envió un mensaje a La Izquierda Diario donde defendió a los trabajadores de PepsiCo, sobre todo a aquellos que militan en la izquierda y fueron cuestionados tanto por el Gobierno como por algunos referentes del kirchnerismo. “La izquierda no vota en blanco. La izquierda acompaña todas las luchas justas de los trabajadores, de las víctimas de las fuerzas de seguridad, de las víctimas de la dictadura”, respondió Schaller. Y agregó que “al mismo tiempo los dirigentes gremiales peronistas estrella, que elaboraban las listas de trabajadores combativos y antiburocráticos para que sean secuestrados por los grupos de tareas del proceso, que se enriquecieron con las privatizaciones menemistas, hoy le dan la espalda a los trabajadores que van a perder lo único que les queda: su fuente de trabajo”. Esas fuentes de trabajo están, según él, “jaqueadas por la política de Macri y sus CEO (léase secuaces)” y se preguntó “¿dónde están los progres del peronismo (kirchneristas)? Votando todas las leyes de ajuste de Cambiemos”, respondió.

La voluntad de lucha de quienes habían tomado la planta y resistieron el desalojo de la Policía Bonaerense y la Gendarmería Nacional, provocó incluso la reacción de quienes hasta el momento no se habían involucrado con su situación.

Las declaraciones de Hebe de Bonafini en la tradicional ronda de los jueves de las Madres de Plaza de Mayo, fueron sintomáticas. La lucha de PepsiCo se impuso con toda su urgencia y dramatismo ante referentes del kirchnerismo que no fueron a la planta y las críticas provinieron desde la mismísima Hebe. “Cada compañero sabe cuántos hogares están llorando”, dijo Hebe. “No hay qué dar de comer. Tenía miedo que los maten”, sentenció. “Estoy enojada con los dirigentes. Lloraba porque me di cuenta que éramos pocos. Están preocupados por las PASO”, sostuvo en relación a los dirigentes del kirchnerismo.

La lucha de PepsiCo, como se dijo, puso blanco sobre negro varias cosas. De qué lado está cada quien y hacia dónde deben dirigir sus miradas con bronca los millones que conforman las filas de la clase trabajadora y los sectores populares azotados por el ajuste.






Temas relacionados

Cambiemos   /    PepsiCo   /    Represión   /    Ajuste   /    Desalojo   /    Despidos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO