Economía

MÉXICO-EE.UU.

Peña y Trump negocian nuevo programa bracero para beneficio de agroindustria

En la reunión mantenida entre Trump y Peña en Hamburgo pactaron negociar un nuevo acuerdo para trabajadores temporales agrícolas. Cualquier parecido con el Programa Braceros que estuvo vigente entre 1942 y 1964 no es ninguna coincidencia.

Bárbara Funes

México D.F |

Miércoles 12 de julio | 13:31

Luis Videgaray, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores es quien anunció el resultado de la reunión entre Trump y Peña Nieto.

El acuerdo que busca el presidente estadounidense es para apoyar a empresarios del sector agrícola y granjeros, a partir del empleo temporal de jornaleros mexicanos para “mantener su nivel de competencia”. Es decir, con salarios muy bajos y en condiciones de precariedad.

Los empresarios de la agroindustria, liderados por el senador texano John Cornyn, han presionado a Trump lo suficiente como para que éste olvide convenientemente el discurso racista por un momento, e incluya en la renegociación del TLCAN un apoyo significativo al sector agroindustrial.

Buscan revivir el Programa Braceros, que rigió entre 1942 y 1964 y garantizó extraordinarias ganancias para los empresarios agrícolas gracias a la superexplotación de los jornaleros mexicanos.

Mientras, Manuel Ávila Camacho, entonces presidente de México, entregó a los trabajadores temporales a un infierno de hacinamiento, retención impuesta de salarios y vigilancia por policías privadas y todo tipo de humillaciones. Mientras tanto, el Estado mexicano también se apropiaba de parte de sus salarios y mantiene una deuda con los braceros que no se ha saldado.

Te puede interesar: Programa Braceros (1942-1964): superexplotación como política de estado

Hoy Peña quiere jugar el mismo papel: aplicador de las reformas estructurales en México, entre ellas la educativa, la laboral y la energética, represor de la protesta social, y garante del florecimiento del sector agrícola en Estados Unidos.

Para el presidente mexicano todo es negociable, menos los privilegios de las trasnacionales, los empresarios y la casta política.

Son los campesinos despojados de tierras o desplazados por los cárteles del narco y el Ejército quienes en muchos casos se ven obligados a migrar a Estados Unidos y laborar en condiciones inhumanas, expuestos a plaguicidas tóxicos, a la superexplotación, a la violencia de la Border Patrol.

Entrega y despojo de los recursos del país, represión, militarización y subordinación absoluta es lo que desplegó Peña Nieto ante el presidente estadounidense que más ha humillado al pueblo mexicano.

Por eso es fundamental poner en pie un amplio movimiento contra el muro, la criminalización de los migrantes, las deportaciones y la precarización laboral a ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos. Es la unidad de la clase trabajadora multiétnica estadounidense y la mexicana, los pueblos indígenas, los jóvenes y las mujeres la que puede frenar el ataque que se viene.








Temas relacionados

TLCAN   /    #AbajoelMuro   /    México   /    Donald Trump   /    Enrique Peña Nieto   /    Estados Unidos   /    Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO