Internacional

México

MÉXICO

Peña Nieto: gendarme del imperialismo estadounidense

La 69 Asamblea General de las Naciones Unidas se reunió en Nueva York el 24 de septiembre. Allí, el presidente de México anunció que enviará tropas para las “misiones de mantenimiento de paz”, pero sin descuidar las obligaciones internas. Así, continuará la militarización del país con la excusa de la lucha contra el narcotráfico.

Bárbara Funes

México D.F |

Viernes 26 de septiembre de 2014 | Edición del día

Fotografía: EFE

Cada paso que da Enrique Peña Nieto en su sexenio es un paso más que profundiza la subordinación al gobierno de Estados Unidos.

Fue la aprobación de las reformas estructurales. Fue la militarización de las fronteras para evitar que los migrantes centroamericanos pisen suelo estadounidense.

Ahora es el anuncio de la colaboración con las “misiones de paz” de la ONU, en realidad, fuerzas de ocupación del imperialismo, que evitar problemas en el frente interno prefiere exponer cada vez menos a su propio ejército.

Se estima que en dos años México personal militar y civil se sumará a las Operaciones de Mantenimiento de Paz (OMP) de la ONU. Además, entre 2013 y 2014 aportó alrededor de 28 millones de dólares, mientras 27 millones de mexicanos viven en pobreza alimentaria y más de 14 millones sufren desnutrición crónica.

Policías mexicanos en El Salvador

La última colaboración de México con las tropas de la ONU fue entre 1992-1993, en El Salvador, durante la época final de la Guerra Civil, cuando participó con 120 policías.

En ese conflicto, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), con amplio apoyo entre los campesinos y en sectores obreros de las ciudades, enfrentó a la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), armada por el imperialismo estadounidense e Israel.

El saldo de la derrota de la lucha popular fue más de 75 mil personas muertas, el arrasamiento del país y el surgimiento de las “maras”.

El verdadero papel de las “misiones de paz”

En América, el caso más reciente de envío de cascos azules fue tras el terremoto de 2010 en Haití, cuando ante la crisis del país, la ONU decidió instalar fuerzas de ocupación, que rápidamente conquistaron el odio de la población residente.

La Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) ha saltado a la fama por las denuncias contra las tropas de ocupación: represión contra la población haitiana, violaciones de los derechos humanos y agresiones sexuales a mujeres, entre otros.

Ésa es la paz con la quiere contribuir Enrique Peña Nieto: la paz de las armas y de la impunidad de los militares de distintas nacionalidades, pero todos dispuestos a disciplinar y matar a quienes se opongan a las intervenciones imperialistas.







Temas relacionados

Grupo México   /    Enrique Peña Nieto   /    Inmigrantes   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO