Cultura

CICLO DE PEDAGOGOS NACIONALES

Pedro Figari, el profeta derrotado

El presente ciclo de Pedagogos nacionales, abordará las principales corrientes de la tradición del pensamiento pedagógico nacional, expresado en diferentes textos emblemáticos y autores fundamentales del campo. Agradecemos a los compañeros de Reactiva contenidos por compartir el material audiovisual de su "Ciclo de pedagogos nacionales", columna del programa "A la olla con los grillos" emitido por Radioactiva FM 102.5.

Domingo 3 de junio | 14:31

Reconocido principalmente como uno de los artistas plásticos más importantes del Uruguay, Pedro Figari también supo intervenir en el campo de la educación en torno al proceso de discusión y reorganización de la Escuela Nacional de Artes y Oficios, y en el debate de corte más general sobre una educación integral y polivalente al servicio de un proceso de industrialización del país.

Creemos que los aportes de Figari al pensamiento pedagógico son tan relevantes como su contribución a la plástica nacional; y en este sentido queremos revalorizar y actualizar lo más aprovechable, desde un punto de vista crítico, de su legado educativo.

Texto y Contexto

La intervención de Figari en la esfera pública del Uruguay de principios del siglo XX alrededor del debate sobre la educación industrial-artística se desarrolló en el marco de la realidad social de un país caracterizado en ese período por una vida cultural fecunda y creativa, por la emergencia de un incipiente pero vigoroso movimiento obrero hegemonizado por el socialismo y el anarquismo, y por el fenómeno político burgués protagónico del primer cuarto de siglo: el reformismo batllista.

El desarrollo desigual y combinado de modernización y relativa industrialización fueron las precondiciones materiales que posibilitaron la legitimidad de la discusión planteada por Figari en el campo intelectual del Uruguay del 900, no sin cosechar fuertes enemigos, y la concreción institucional de una parte parcial y no total de sus planteos progresivos.

Educación y Arte texto publicado en 1965 gracias a la compilación rigurosa de Arturo Ardao, resulta no sólo un esfuerzo encomiable por sistematizar el ideario pedagógico de Figari, sino que además constituye un documento vivo de la mejor historia de la educación pública uruguaya.

Educación-Trabajo

En los Escritos económico-filosóficos de 1844 Karl Marx explica una de las consecuencias más aberrantes del capitalismo en cuanto al derroche de las potencialidades humanas.

Mientras que desde un punto de vista antropológico el trabajo constituye una de las principales características diferenciadoras del hombre con respecto al resto de la especie animal, en cambio en la sociedad capitalista el trabajo asalariado representa lo contrario, como actividad mecanizada y enajenada, o sea trabajo alienado, el trabajador se siente como un "animal" desarrollando la actividad propiamente humana; y por el contrario en aquellas funciones que comparte con las demás especies animales: comer, dormir y fornicar, se siente realizado como "humano".

La superación del capitalismo y la construcción del socialismo, implicaría un cambio cualitativo en la reconfiguración del sistema productivo, donde el trabajo dejaría atrás la prehistoria de la alienación, recreándose como una actividad libre, creativa, e innovadora.

"...una legión de obreros-artistas muy pronto podría iniciar el mayor aprovechamiento de las riquezas nacionales, como un enjambre capaz de promover formas nuevas, múltiples, inesperadas, de trabajo en el país, despertando complejísimas y saludables actividades productivas".

La justa y compartible aspiración de Figari por una educación industrial-artística polivalente, tendiente a la formación de verdaderos obreros-artistas que participen original y creativamente en el proceso productivo, que se resume en el apotegma: "Trabajar pensando y pensar trabajando", sólo puede ser conquistada en otro régimen social, distinto al del capitalismo, que en última instancia, necesita brazos y mentes obedientes al servicio de la acumulación del capital.

El profeta de la dependencia

A más de cien años de la batalla ideológica librada por Figari en la apuesta por una educación integral al servicio de la "autonomía" de la industria nacional y regional, cabe preguntarnos si los nuevos proyectos educativos del progresismo como la UTEC (Universidad Tecnológica del Uruguay) van en la misma orientación, o todo lo contrario.

En Educación Integral, considerado por Ardao como uno de los ensayos más brillantes de la pedagogía uruguaya, compilado en Educación y Arte, Figari lanzaba su profecía más lúcida sobre la cuestión de la industrialización del país:

Es de presumir que las naciones agotadas por esta guerra monstruosa tengan que resarcirse mediante nuestras riquezas naturales, y que, al volcar en estos países sus actividades mucho más decididas cuanto más conscientes que las nuestras, quedemos anulados como individualidades autóctonas, si acaso queda por aquí más autoctonismo que el de la naturaleza, y quedemos así sometidos al pape! de simples auxiliares de sus empresas de explotación hábil, y en grande escala, que empequeñecería aún más nuestros pusilánimes aleteos, como la locomotora triunfal apaga el eco lánguido de las décimas camperas. No es tiempo ya de vivir confiados en la opulencia de nuestros territorios.

A un siglo, este pasaje pareciera escrito ayer, en este Uruguay actual de economía extranjerizada al servicio del saqueo de los monopolios imperialistas, la voz de Figari que en el 18 sonaba como advertencia severa hoy se levanta como dura acusación de la incapacidad histórica de los reformismos (batllistas o progresistas) por llevar hasta el final la tarea de la industrialización nacional.

Sabemos que únicamente bajo la dirección política de los trabajadores, se podrá conquistar semejante estadio civilizatorio, soñado por Pedro Figari, hace más de cien años.

Figari, Pedro. Educación y Arte. Ministerio de Relaciones Exteriores, Uruguay, 2011.

Matias Matonte en "A la olla con los grillos". Radioactiva FM 102.5:






Temas relacionados

Uruguay   /   Docentes uruguayos   /   Educación pública en Uruguay   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO