Sociedad

IGLESIA Y ABUSOS SEXUALES

Pedofilia: rechazan la visita de monseñor Puiggari a Villaguay

La Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico y otras organizaciones denuncian al arzobispo de Paraná por encubrir abusos sexuales y repudiaron su presencia en esa ciudad entrerriana.

Miércoles 7 de diciembre de 2016 | Edición del día

Ayer fue difundido un comunicado titulado “No somos cómplices”. Y lleva la firma de varias organizaciones, entre ellas la filial argentina de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico, Profesionales Latinoamericanxs contra el abuso de Poder y los abogados abogados querellantes de la cusa penal contra el cura Marcelino Moya.

Se reproduce el texto completo del comunicado, que circuló el mismo día en el que se realizó un encuentro de intendentes en la localidad de Villaguay, Entre Ríos.

“Como grupo integrante de una Red de organizaciones, en continuo crecimiento, comprometidos con el cuidado y bienestar de niños, niñas y adolescentes, en permanente lucha contra el maltrato y abuso en todas sus formas, es que sentimos el deber moral de manifestar nuestro más profundo rechazo a la presencia de Monseñor A. Puiggari en nuestra ciudad de Villaguay, tanto como ’garante y/o representante de grupo u organización alguna’, con motivo de celebrarse la rúbrica del pacto de San Antonio de Padua el próximo día martes 6 de diciembre, a partir de las 20 horas en el ’Centro de Convenciones Papa Francisco’.

Dicho pacto impulsado por el Papa Francisco promueve, entre otros aspectos ’crear un ambiente favorable al desarrollo humano’, ’compromiso de adoptar políticas sociales capaces de enfrentar problemas que ponen a las personas en situación de riesgo real, y por lo tanto requieren atención inmediata’, como así también ’la protección de los más vulnerables’, puntos de suma importancia para la vida de nuestra sociedad, y con los que estamos en total acuerdo.

Monseñor Puiggari ha demostrado SIEMPRE una clara y manifiesta postura en favor y defensa de los presuntos delincuentes en lugar de las víctimas, y lo ha hecho públicamente. Por otra parte, su figura es cuestionada continuamente por la Justicia por su falta de colaboración real en los procesos de búsqueda de la verdad; y es también la misma persona que ha atacado en reiteradas oportunidades a la prensa, por ejemplo: por disentir en la ’cantidad’ de víctimas de abuso, intentando desviar el eje y gravedad de los aberrantes hechos denunciados, y dejando en evidencia su desinterés por el dolor de ’pocos’, como lo expuso con total cinismo a finales del 2015 en la misma Iglesia Santa Rosa de Lima ante un grupo numeroso de fieles, en el salón parroquial y en presencia de algunas víctimas locales. 

Desde que comenzaron las denuncias en su diócesis ha dado la espalda a las víctimas, SIEMPRE, sosteniendo y reforzando un intencionado y clásico mecanismo de silencio, impunidad y complicidad ante un tema tan delicado como es el delito de abuso sexual infantil.

Es entonces que su visita a Villaguay con el objetivo de firmar este pacto se constituye como un insulto a la dignidad y un gesto de provocación a las víctimas de abuso sexual eclesiástico.

Es un atropello a la inteligencia y sentir colectivo que sea esta persona quien vele por el ’fomento de la cooperación para erradicar el abuso infantil’ de nuestros niños, niñas y adolescentes, como plantea dicho pacto en su punto nueve.

Siendo estos días tan críticos para la Institución Iglesia, reflejados en los durísimos relatos de tantas víctimas y denuncias penales en Mendoza en estos últimos días, frente a tanto dolor a causa de delitos aberrantes cometidos por largos y oscuros años de abuso de poder, frente a tantos sobrevivientes hoy en lucha por verdad y justicia, y por los que no pudieron sobrevivir…. se puede pensar hoy en la INSTITUCION IGLESIA como GARANTE DE DERECHOS para nuestros menores?

Si el obispo está verdaderamente preocupado por esta pandemia que es el abuso sexual infantil, sería de buen gesto que comience por actuar, colaborando con la Justicia y dejando de proteger a los abusadores, porque los ’gestos’ no son suficientes. Las víctimas necesitan acciones reales.

Invitamos a la reflexión, a la toma de conciencia, pero por sobre todo a ser verdaderxs artífices de nuestro destino y el de nuestros niños, niñas y adolescentes, quitemonos las vendas de los ojos, al menos, por los más vulnerables. Y allanemos el camino a aquellxs que todavía no se animan a hablar.

’Para cuidar a un niñx, se necesita una aldea. Para abusarlo también’. No seamos cómplices.”








Temas relacionados

Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico   /    Juan Alberto Puiggari   /    Abusos sexuales   /    Paraná   /    Pedofilia   /    Jorge Bergoglio   /    Papa Francisco   /    Iglesia Católica   /    Entre Ríos   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO