EXALTACIÓN DE LA CRUZ

Peaje Larena: La Nación y una nota a medida del Gobierno nacional

El 30/06 fue publicada en el diario La Nación una nota sobre la ilegalidad del peaje Larena, reconocida de hecho por el gobierno nacional con el inicio de las obras de la colectora. A pesar de la pésima labor periodística del matutino, no deja de ser un punto más a favor de quienes reclamamos desde hace años que se reconozca nuestro derecho a circular libremente por todo el territorio nacional.

Gabriel Masip

Miembro de la asamblea de vecinos de Exaltación de la Cruz

Domingo 9 de julio | 11:47

El peaje Larena es ilegal: ¿por qué no clausurarlo, entonces?

El diario La Nación, Javier Iguacel -titular de Vialidad Nacional (VN)-, la cartera que dirige Guillermo Dietrich, los políticos locales de Exaltación de la Cruz y Pilar, todos parecen ahora admitir que el peaje Larena es ilegal. La pregunta que nos hacemos es por qué sigue estando ahí: crick, crick… nadie responde.

Sigue estando ahí, indudablemente, porque el “esquema de negocios” que administra el gobierno nacional para los grandes empresarios de la obra pública es casi el mismo que el del anterior gobierno, que fue el que instaló las cabinas del peaje. De hecho, quien está llevando a cabo el nuevo tramo de la autopista en eterna construcción es precisamente uno de los grandes empresarios de la obra pública, Juan Chediak, actual vicepresidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), quien como sabemos había licitado junto a Eurnekian los contratos de la autopista Pilar-Pergamino durante el gobierno de Néstor Kirchner (esta información está disponible en diversos artículos de nuestro blog).

El actual presidente de CAC, Gustavo Weiss, de Eleprint S.A., supo ocupar el mismo cargo durante el kirchnerismo y también las primeras sillas en los discursos de Cristina Kirchner, cuando no compartía la misma mesa desde donde se hablaba. Allí se lo podía ver junto al sindicalista traidor Gerardo “Batallón 601” Martínez de UOCRA -de excelentes relaciones con Mauricio Macri-, el empresario multifunción José Ignacio de Mendiguren de UIA -ahora con Sergio Massa-, entre otras figuritas que están aquí y allí sea el gobierno que sea. Y sí, se ve claramente y a la legua: cambian los empleados pero siguen los mismos patrones; cambia el gobierno pero los contratos de la obra pública son siempre para los mismos (salvo algún advenedizo como Lázaro Báez, finalmente conjurado por los popes del negocio).

Weiss, para mayor ilustración, realizó numerosas obras para la Ciudad de Buenos Aires cuando Mauricio Macri era el Jefe de Gobierno. El dinero estatal de la obra pública está en una espiral que desemboca siempre en unos pocos bolsillos. Pero los parecidos están por todas partes: Javier Iguacel dice en la nota que lo que sucede en el KM66 de la RN8 es culpa del kirchnerismo, cosa que ahora es una verdad a medias ya que omite decir que su gobierno avaló la ilegalidad y la exacción, e incluso la agravó aumentando el costo del peaje un 300% en marzo del año pasado e intentando obligar a pagar el peaje a todo el mundo, hasta a aquellos que no lo hacían desde hacía años, para lo que reforzó los “controles” de gendarmería (con las consecuencias abusivas que esto tiene en una fuerza de seguridad con un prontuario negro desde el ’75 para acá por lo menos) y dio rienda suelta a la empresa concesionaria para que realice infinidad de aprietes y amedrentamientos. En ese entonces, e incluso en la misma reunión oficial que mantuvimos con Iguacel en febrero pasado, el discurso de VN era “el que no quiere pagar el peaje que se mude”. De lo más descarado que se escuchó en la política argentina, una versión peligrosamente light de aquellas épocas en las que había que exiliarse para que no te censuren o, peor, para que no te chupen.

CFK junto a Weiss. En la primera fila del auditorio estaba el titular de UOCRA
La colectora se consiguió luchando

La nota del diario La Nación también está hecha a medida del gobierno nacional porque omite contar que tras la decisión de comenzar con las obras de la colectora y otorgar el pase libre de hecho está una lucha histórica de una asamblea autoconvocada cuyos integrantes dedicaron horas y horas de sus días desde mayo de 2016 para luchar por un derecho común.

La cosa iba más allá de la tarifa del peaje y hacía un llamamiento que incluía a todo el pueblo argentino e incluso a los extranjeros que se desplazan por nuestro país (recordemos que oportunamente hemos denunciado como Corredor Central intentó cobrar el peaje a conciudadanos bolivianos insultándolos por su condición de extranjeros), ya que el derecho a circular libremente está consagrado tanto a nivel nacional como internacional y podríamos caratularlo como un derecho humano fundamental.

La advenediza nota de los herederos de Mitre omite también decir que los vecinos y vecinas de Exaltación de la Cruz y de Pilar realizaron una fenomenal Campaña de No Pago que fue apoyada por la gran mayoría de la población, y sobre todo omite decir que durante meses la asamblea se vio cercada por un espectacular operativo de Gendarmería Nacional que culminó en una feroz represión el 18/09/2016.

Todo esto fue de carácter público y se difundió por los más importantes medios nacionales, que La Nación lo omita no es más que una nueva forma de negacionismo histórico, como suele tener este medio que no por nada pertenece a una familia centenariamente ligada a los grandes poderes económicos de la ciudad y del campo. Están construyendo la primer colectora porque no pudieron callarnos ni a los palos.

El líder de Cambiemos junto a “Batallón 601” Martínez y Gustavo Weiss
El último “olvido” de La Nación

Hemos tenido coberturas periodísticas de gran calidad; he visto, personalmente, periodistas locales trabajar en reportajes ejemplares sobre nuestra lucha, metiéndose en el medio de la gente con anotador y birome -junto con la memoria y el olfato detectivesco armas letales del trabajo periodístico-, yendo a las fuentes, y encontrarse con una nota como ésta en un medio nacional no puede producir más que bronca e indignación.

El último de los grandes olvidos de LN- es sobre la construcción misma de la colectora (que no tiene que ser solo una, sino dos): nos enfrentamos ante un problema grave que puede dar cabida a un delito penal que estarían cometiendo los funcionarios nacionales responsables de las obras. Quieren hacer el retome de la colectora con un cruce a nivel sobre la RP6 que ya hemos denunciado como asesino.

Los funcionarios de Vialidad Nacional deben garantizar la seguridad y la vida de quienes transitarán por allí y deben hacerle la vida más confortable al pueblo, para eso están allí y no para administrar los negocios de los empresarios de la obra pública. No es que vamos a denunciarlos penalmente cuando se consume la masacre, no: sepan que no vamos a permitir que finalmente construyan como colectora un camino alternativo y acelerado hacia la muerte.






Temas relacionados

Peaje Larena   /    Diario La Nación   /    Peajes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO