Mundo Obrero Uruguay

Consejo de Salarios 2018

Pautas del gobierno no benefician a los trabajadores

El anuncio de que el gobierno propondrá un 7% de aumento en función de la inflación anual esperada no trae ningún beneficio a los trabajadores y puede terminar en pérdida de salario real.

Martes 13 de marzo | 15:48

La próxima ronda de Consejo de Salarios comenzará en Junio de este año y será la más grande de la historia al abarcar a 205 grupos.

El Poder Ejecutivo anunció en el Consejo de Ministros que se realizó en el día de ayer los lineamientos que presentará hoy en el Consejo Superior Tripartito, que incluyen un aumento nominal del 7% de acuerdo a la inflación prevista para este año.

Cuando el último dato difundido por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revela un aumento de precios para los últimos 12 meses del 7, 07%; ya se perfila que las pautas del gobierno tienden a la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores.

Junto a los datos conocidos en estos días acerca del aumento del desempleo en el mes de enero que se ubica en el entorno del 8,5% en todo el país (y 9,5% para Montevideo) ambas noticias muestran un escenario desfavorable para los trabajadores, producto de la política económica del Frente Amplio.

Pautas salariales que priorizan a los empresarios.

La propuesta similar a la adoptada en la anterior Ronda de Consejos de Salarios, es incluso un retroceso a los lineamientos que sostuvo anteriormente el Frente Amplio de indexar los salarios en función de la inflación pasada con una pequeño aumento del salario real y supuestamente de esta manera no perder poder adquisitivo.

Los trabajadores conocemos que los datos de la inflación no reflejan la realidad con la que nos enfrentamos diariamente; precios de comestibles básicos como frutas y verduras han subido de manera importante, la carne tiene precios inaccesibles, los alquileres están muy altos, etc.

O sea que aún con un ajuste en función de la inflación pasada ya se hacia sentir la pérdida de poder adquisitivo en lo referente a bienes básicos. Con estos lineamientos de una cifra nominal (en este caso 7%) en función de la inflación que se espera para el futuro, el panorama es aún más negativo para los asalariados.

Mientras tanto, más allá de quejas y lamentos, los que se siguen enriqueciendo y pagando sueldos de hambre son los empresarios. La pauta del gobierno prioriza proteger a la burguesía para que mantenga sus grandes ganancias y deja a amplios sectores de trabajadores en una situación casi de subsistencia. De que otra manera se puede entender que el gobierno legitime que cientos y cientos de miles de trabajadores ganen alrededor de 16000 pesos en la mano cuando la canasta básica se encuentra por encima de los 70000 pesos.

La situación contrasta con lo que hace el gobierno con las patronales agrarias y el gran capital. Mientras promueve “cautela” con los sueldos, ofrece grandes exenciones impositivas para los inversores como UPM y mayores beneficios para los sectores del campo.

A su vez el Frente Amplio con la conducción económica de Danilo Astori continúa priorizando las cuentas públicas y el déficit fiscal y utiliza el salario, como también las tarifas públicas, como variable de ajuste.

El PIT-CNT no hace nada

Luego de los anuncios la dirigencia de la central obrera se limitó a reclamar volver al sistema de indexación según la inflación pasada y contentarse con posibles correctivos si la inflación se dispara.

En la ronda anterior se estableció que si la inflación superaba el 12% se realizaría una “corrección” en el salario y aunque para esta próxima ronda el gobierno anuncia que el correctivo se aplicaría con menos del 12% de inflación, la propuesta es claramente insuficiente y significa un aval del PIT-CNT a la propuesta gubernamental.

Si bien desde la central entienden que puede haber pérdida salarial no parecen estar muy preocupados por esto y como mucho hacen algún reclamo por los salarios más sumergidos.

Es necesario un plan de lucha que rompa esta lógica del Frente Amplio de que los salarios sean variables de ajuste y cuidar las ganancias de la burguesía; la postura de la dirigencia del PIT-CNT señala en todo caso su subordinación de los dirigentes al gobierno.






Temas relacionados

Mundo Obrero Uruguay

Comentarios

DEJAR COMENTARIO