Internacional

RUSIAGATE

Paul Manafort, exjefe de campaña de Trump, se declara culpable de conspiración

Tras un acuerdo con la fiscalía que lleva adelante la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016, el exjefe de campaña se declarará culpable.

Viernes 14 de septiembre | 12:45

Paul Manafort, el exjefe de campaña del ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aceptó este viernes declararse culpable ante una corte federal de delitos de fraude en el marco de la investigación de la trama rusa, según medios estadounidenses.

La trama rusa investigada por el fiscal especial Robert Mueller, impacta de lleno sobre la figura de Trump ya que se estudia la posible intromisión de ese país en las elecciones de 2016 para favorecer la candidatura del magnate neoyorquino contra su oponente Hillary Clinton.

Manafort, que ya fue declarado culpable de ocho delitos de fraude hace tres semanas, reconocerá su responsabilidad en cargos que se le imputaban con objeto de evitar el juicio previsto para el próximo 24 de septiembre y un potencial tercer juicio.

Según diversos documentos filtrados este viernes Manafort declarará que conspiró para defraudar a los Estados Unidos a través de delitos como el lavado de dinero y el fraude fiscal, y conspiró para obstruir la justicia mediante la manipulación de testigos.

Antes de unirse a la campaña de Trump, Manafort trabajó para políticos y empresarios prorusos en Ucrania. Los fiscales dijeron que por ese trabajo obtuvo más de 60 millones de dólares en ingresos y que Manafort lo hizo a través de compañías ficticias y cuentas offshore para evitar el pago de impuestos en Estados Unidos.

El equipo del fiscal Mueller ha estado investigando si sus conexiones con sectores prorusos en Ucrania están relacionadas con la injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016. Las agencias de inteligencia estadounidenses han llegado a la conclusión de que Rusia trabajó para impulsar la campaña de Trump. Mueller alega que Konstantin Kilimnik, un consultor ruso que trabajó para Manafort, tiene vínculos con los servicios de inteligencia de Rusia.

En este punto se empiezan a complicar las cosas para Trump. Si bien por el momento el magnate neoyorquino trató de deslindarse de las relaciones internacionales de Manafort y dijo que lamentaba mucho la situación, la decisión de su exjefe de campaña de llegar a un acuerdo con la fiscalía puede representar un revés para el presidente.

El mes pasado Trump había elogiado a Manafort por no llegar a un acuerdo con los fiscales, como lo hizo el exabogado personal del presidente Michael Cohen.

En su cuenta de Twitter Trump escribió el 22 de agosto "A diferencia de Michael Cohen, no se quebró ni inventó historias para conseguir un ’trato’. ¡Cómo respeto a un hombre valiente!".

Ese "hombre valiente" puede convertirse ahora en el peor dolor de cabeza para Trump a tan solo dos meses de las elecciones de medio término en las que los republicanos se juegan la posibilidad de perder la mayoría en la Cámara Baja, lo que haría posible que se empiece a barajar la idea de un pedido de impeachment para Trump.







Temas relacionados

Robert Mueller   /    Rusiagate   /    Donald Trump   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO