Cultura

BAFICI // DOCUMENTAL

Patricio Guzmán: El botón de nácar

La última película de Patricio Guzmán recorre el pasado de Chile uniendo la historia de perseguidos y oprimidos a través del tiempo, el agua y el espacio. Se proyecta nuevamente el viernes 17 a las 14,20 y el lunes 20 a las 16.

Violeta Bruck

@Violeta_Bk

Viernes 17 de abril de 2015 | Edición del día

La sala está llena en el primer día del Bafici, el público está impaciente y repudia con silbidos la publicidad de Macri que se impone antes de cada película con el spot de "alquilar se puede". Parece que los espectadores de esta película entienden que las imágenes del Pro poco tienen que ver con lo que vinieron a ver. Es lógico, se trata de la función del último documental de Patricio Guzmán, el gran realizador chileno de "La Batalla de Chile I, II y III" y otras tantas buenas películas. "El botón de nácar" retoma el camino de su film anterior "Nostalgia de la luz", los secretos del universo y la naturaleza se relacionan de múltiples maneras con la historia de los hombres.

"El océano contiene la historia de la humanidad. El mar guarda todas las voces de la tierra y las que vienen desde el espacio. El agua recibe el impulso de las estrellas y las transmite a las criaturas vivientes. El agua, el límite más largo de Chile, también guarda el secreto de dos misteriosos botones que se encuentran en el fondo del océano. Chile, con sus 2670 millas de costa y el archipiélago más largo del mundo, presenta un paisaje sobrenatural. En ella están los volcanes, montañas y glaciares. En ella están las voces de los indígenas patagones, los primeros marineros ingleses y también los prisioneros políticos. Se dice que el agua tiene memoria. Este film muestra que también tiene una voz." Así presenta la sinopsis la idea de la película. Las imágenes trasmiten poesía y reflexión, la voz de narrador de Guzmán, pausada y profunda invita al espectador a sumergirse en un ensayo que relaciona la historia de los oprimidos y perseguidos en Chile con los elementos de la naturaleza y el mundo que los rodea.

El agua, principal elemento de la vida, actúa como metáfora. Desde los tiempos en donde los pueblos originarios del sur convivían y aprendían de los secretos del mar y la lluvia, hasta los barcos ingleses que llegaron por esas aguas para colonizarlos, y años más tarde la dictadura de Pinochet que utilizó el océano como cementerio.
En los tiempos actuales, las enormes telescopios instalados en el desierto de Atacama apuntan al espacio en busca de agua. Las imágenes viajan desde el cosmos hasta los detalles de un botón de nácar que une distintas épocas, y en esa relación entre lo inabarcable y el detalle está la historia de los hombres. La reflexión recorre el Chile de los perseguidos y ocultados por la historia y la contracara de las clases dominantes, una oposición que continúa a través de los tiempos. El mismo mar, espacio vital para las antiguas comunidades, es utilizado para arrojar los desparecidos de la dictadura, con la misma práctica que en la vecina Argentina.

Con un valioso archivo fotográfico y entrevistas a los sobrevivientes se da a conocer la historia de seis comunidades originarias del sur, con su cultura, su lengua y sus costumbres. Ellos hablan un idioma extraño en donde no existe traducción para la palabra Dios, ni policía. Solo hay veinte descendientes de estos pueblos que fueron exterminados en sucesivas invasiones. La investigación antropológica se funde con la memoria reciente. En las mismas tierras expoliadas desde el siglo XIX funcionó un centro de detención donde torturaban a los prisioneros políticos de la última dictadura.

El público aplaudió con fuerza el documental de Guzmán. Cuando se encendió la luz el realizador chileno estaba frente a la pantalla para intercambiar ideas con los presentes. En los pocos minutos que los organizadores del festival dieron para este intercambio, Guzmán expresó que pensó esta película como una metáfora de la historia de su país y agregó también que "Chile es un mito inventado por una minoría que oculta la historia de los indios del sur". Reflexionó también sobre los tiempos actuales "La pobreza es inmensa, la salud pública está muy mal", "Los estudiantes son muy activos, agitan y dan esperanza".
Para finalizar aclaró que "El botón de nácar" es la primera de sus catorce películas que tiene un crédito de su país. Desde "La batalla de Chile" todos sus documentales han tratado temas centrales de la historia nacional y ninguno de ellos fue apoyado económicamente por el estado.

El botón de nácar se proyecta este viernes 17 a las 14,20 el Cine Village Recoleta 7, y el lunes 20 a las 16,30 en Artemultiplex Belgrano 1

Clip de El botón de nácar






Temas relacionados

Patricio Guzmán   /    BAFICI   /    Cine documental   /    Cine argentino   /    Cine   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO