Política

ACTUALIDAD

Patricia Bullrich acusó de "golpista" a Eugenio Zaffaroni

Fue en el programa Debo Decir que conduce Luis Novarecio, la ministra de Seguridad se refirió a los dichos del exjuez de la Corte Suprema de la Nación Eugenio Raúl Zaffaroni, quien expresó su deseo de que el oficialismo se fuera del poder.

Tomás Máscolo

@PibeTiger

Lunes 22 de enero de 2018 | 10:39

Patricia Bullrich en Debo Decir con Luis Novaresio 19/11/2017 - YouTube

"No va a depender de nada político, ni de lo que diga cualquier partido político. Yo quisiera que se fueran lo antes posible, para que hagan menos daño, pero eso es un deseo personal. Lo decisivo va a ser la crisis del programa económico inviable. Por otra cosa, no se van a ir", declaró Zaffaroni a Radio Caput hace dos días.

También declaró que "a la resistencia no violenta me refiero. No deprimirse. Tiempo. Todo pasa. Esto también va a pasar, como pasamos la dictadura, el menemismo, a (Domingo) Cavallo. Esto también pasa. Quién crea que es eterno en el poder está loco. Eso no sucede. Esto va a pasar, porque el plan económico que tienen es inviable", resaltó el ex magistrado de la Corte.

Frente a esto, Patricia Bullrich, acusó de "golpista" y agregó que hace mucho le perdió el respeto al ex juez de la Corte Suprema de Justicia.

En la entrevista no sólo opinó sobre los dichos de Zaffaroni. Cuando el periodista Luis Novaresio le preguntó sobre sus días en el caso Maldonado, la funcionaria dijo que en esos momentos se refugiaba "en la verdad y esa verdad era cuestión de tiempo".

Y agregó: "Construí esa verdad hablando con cada uno de los protagonistas. Me costó, costó mucho y más a mi familia pero no, no, nunca pensé en irme. Lo que si me dolió fue lo que pasó en las escuelas donde había hijos de gendarmes", dijo la ministra.

Te puede interesar: “Transparencia cero”, la verdadera política de la gestión Cambiemos

Por su parte, el diputado nacional por la UCR y titular del interbloque Cambiemos en Diputados, Mario Negri, consideró que "no hay distancia entre el deseo que el Gobierno termine su mandato y la invitación a que lo desestabilicen".

También el ministro de Justicia Germán Gavarano dijo que Zaffaroni debería renunciar a su cargo en la CIDH y consideró que "es muy triste" que el exjuez del máximo tribunal haga "declaraciones antidemocráticas".

Por su parte, el abogado Santiago Nicolás Dupuy de Lome lo denunció por "apología del crimen e incitación a la violencia correctiva". El mismo letrado que denunció a los diputados del Frente de Izquierda Myriam Bregman y Nicolás del Caño por "perturbaciones al ejercicio de la función pública", durante las jornadas del 14 y 18 de diciembre. Ese día los diputados estuvieron en las calles defendiendo el legítimo reclamo contra la reforma previsional que propuso el Gobierno de Cambiemos

Leé también: Movilizaciones y protestas contra la reforma previsional

Bullrich, además se animó a decir que los dichos de Zaffaroni "va en contra de todo lo que los argentinos venimos trabajando con esfuerzo desde hace más de 30 años, desde 1983. Metió un cuchillo en algo que la Argentina viene sanando. No se puede meter un cuchillo en esa herida".

Dentro del poder Ejecutivo, la ministra de Seguridad, es la más repudiada desde la desaparición y posterior muerte de Santiago Maldonado por su cerrada defensa a los gendarmes. Como así también por la muerte del joven Rafael Nahuel. Ese repudio se expresó en masivas movilizaciones que exigían justicia.

Además, no es menor el rol que jugó el Gobierno frente al conflicto mapuche que intentaron esconder con operaciones mediáticas que encubren a los magnates como Benetton y el rol nefasto que jugaron las fuerzas represivas con el visto bueno del Cambiemos.

El "nuevo paradigma" que impulsa el gobierno es igualar los crímenes de lesa humanidad perpetuados por genocidas de la última dictadura cívico-militar -por ejemplo- con los problemas generados por la mal llamada "inseguridad".

Hay que destacar que respecto a la continuación de los juicios a los genocidas, que Cambiemos dice que continuará, no se puede dejar de remarcar que desde que asumió Cambiemos, la Justicia intentó ofrecer cada vez más seguido el privilegio de la prisión domiciliaria a genocidas condenados. Ejemplo de esta impunidad es Miguel Etchecolatz, quien pudo trasladarse sin esposas ni custodia policial por las calles de Mar del Plata.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO