VILLA CONSTITUCIÓN

#ParoInternacionaldeMujeres: que la tierra vuelva a temblar

El próximo 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, millones volveremos a hacer temblar la tierra con un nuevo Paro Internacional por nuestros derechos.

Martes 13 de febrero | 22:46

Este 8 de marzo se cumple un año desde que las mujeres de todo el mundo nos organizamos para hacer un paro internacional, con manifestaciones multitudinarias y diversas, que incluyeron desde movilizaciones hasta huelgas laborales y domésticas, paralizando también las tareas para la reproducción de la vida llevadas adelante mayoritariamente por mujeres. Argentina fue testigo de marchas masivas, con un gran acto en la histórica Plaza de Mayo de Buenos Aires, también en Córdoba, Rosario, Mendoza, y otros centros urbanos.

Sin embargo, este año, dada la situación política nacional en la que se enmarca este día de lucha, la organización y la preparación de un paro efectivo por nuestras demandas cobra vital importancia. El gobierno de Macri, junto a los votos amigos del peronismo, aprobó a base de represión la reforma previsional. Esto no pasó sin resistencia, y muchas mujeres, como las trabajadoras de Pepsico, estuvieron en primera fila como hoy lo están las trabajadoras del Hospital Posadas en Buenos Aires defendiendo sus fuentes de trabajo y la salud pública.

Después de las jornadas del 14 y 18 de diciembre cambió el escenario político demostrando que al gobierno se lo puede frenar por el enorme costo político que le implicó la medida. Es sabido que este robo a los jubilados y los sectores más frágiles caerá más duramente sobre las mujeres, y por eso muchas de nosotras fuimos parte de las jornadas en contra de la votación y estuvimos en las calles.

Somos nosotras las que sufrimos mayoritariamente las consecuencias del ajuste porque no solo trabajamos 8, 12, o 16 horas por día y en condiciones muchas veces precarias por salarios mínimos, sino que también desarrollamos esa tarea invisible y no remunerada que es el trabajo doméstico. Si a esta situación le sumamos la violencia machista que desemboca en las alarmantes cifras de femicidio, la desigualdad salarial entre hombres y mujeres por el mismo trabajo, las 300 muertes anuales por abortos clandestinos, la connivencia del poder político y la policía con las redes de trata, se puede ver claramente porqué necesitamos que el paro sea masivo y contundente. Este 8 de marzo tenemos la responsabilidad de preparar un gran paro por nuestras demandas y las de los sectores que están saliendo a luchar.

En cada rincón del país donde está habiendo ataques y despidos, la lucha y la resistencia se extiende: desde los ingenios azucareros del norte hasta los mineros de Río Turbio, pasando por los trabajadores de la salud, la educación y el estado en Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires. En la provincia de Santa Fe, gobernada por el Partido Socialista, los ataques a los trabajadores están a la orden del día: despidos en Fabricaciones Militares, Cargill, Electrolux, La Virginia, entre otros. Son las mujeres y las familias de estos despedidos los que nos muestran el camino organizándose y luchando junto a sus compañeros para recuperar esos puestos de trabajo sin los cuales sus vidas se encuentran condenadas a la incertidumbre y la miseria.

A su vez, en nuestra provincia, la situación de violencia machista se ha recrudecido en los últimos meses, con 18 femicidios en lo que va del año. El plan de ajuste que quiere impulsar el gobierno pone un techo a nuestras demandas. Si el gobierno continúa con el recorte de presupuesto los refugios, los jardines maternales, los dispositivos de atención a víctimas de violencia machista, los protocolos de interrupción legal del embarazo, las herramientas que fuimos conquistando se verían seriamente comprometidas.

Las mujeres nos seguimos organizando para arrancarle al Estado una demanda histórica: el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. La reciente aparición del necesario debate en televisión demuestra, al contrario de lo que afirmó Cristina Fernández de Kirchner, que la sociedad está mas que preparada para darse esa posibilidad. Durante los 12 años de gobierno kirchnerista, el proyecto para la interrupción voluntaria del embarazo fue cajoneado 6 veces en el congreso gracias al acuerdo con el Vaticano, condenando a 300 mujeres jóvenes y pobres a morir por abortos clandestinos e inseguros. Por otra parte, sabemos que con el gobierno del misógino de Macri, las posibilidades son aun menores y por eso nos organizamos y salimos a luchar para que ni los gobiernos ni la iglesia decidan por nosotras.

El descontento crece y se extiende porque las políticas de ajuste y despidos continúa, pero está demostrado que el movimiento de mujeres viene conquistando un lugar, y es un factor que puede incidir en esta realidad política, no sólo para la conquista por sus derechos sino como parte de un gran movimiento de unidad que luche para torcerle el brazo al gobierno.

Hay que convertir al #ParoInternacionalDeMujeres en una gran jornada de lucha, con un gran paro nacional y una gran movilización por nuestros derechos, contra los despidos y el ajuste del gobierno nacional y los gobiernos provinciales, por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito y por la separación de la iglesia del Estado, entre otras demandas.

Para que esta medida sea contundente es fundamental exigirles a las conducciones sindicales que garanticen un paro efectivo, permitiendo que el descontento y la bronca de las trabajadoras y trabajadores se exprese en las calles. La posibilidad de ser cientos por nuestras demandas podría ser real si sindicatos de la región como UOM, Amsafe, ATE, hasta los centros de estudiantes de los establecimientos educativos se encargaran de organizar esa bronca mediante asambleas donde se discuta el paro y la movilización de amplios sectores de trabajadores y estudiantes por nuestras demandas y que enfrente los ataques de Macri y los gobernadores.

Tomemos en nuestras manos este desafío, llevemos a nuestros lugares de trabajo y estudio la exigencia de un paro nacional activo con las mujeres a la cabeza porque es posible derrotar los planes del gobierno. Este 8 de marzo, las compañeras de Pan y Rosas en el Frente de Izquierda vamos a estar en la primera fila de la lucha como lo demostraron nuestros referentes Nicolás Del Caño y Myriam Bregman en cada una de las peleas de los trabajadores, las mujeres y la juventud ¡organízate y marchá con nosotras!








Temas relacionados

#8M   /    #ParoInternacionalDeMujeres   /    Villa Constitución   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO