Mundo Obrero

PARO DEL 25

Paro del 25: la potencia de los sindicatos que sus dirigentes se niegan a movilizar

Los trabajadores afiliados a los sindicatos que el martes llaman a un "paro dominguero", sumados, representan más de cuatro millones. Esa fuerza social movilizada podría derrotar los planes de ajuste del macrismo.

Mirta Pacheco

@mirtapacheco1

Sábado 22 de septiembre | Edición del día

Los sindicatos tienen la masividad para enfrentar al gobierno de Macri en las calles, pero las dirigencias sindicales se niegan a poner toda esa fuerza para derrotar al Gobierno mediante una huelga general y un plan de lucha.

Lo que sucede es que tanto la CGT, con su triunvirato conformado por Héctor Daer (Sanidad), Juan Carlos Schmit (Dragado y Valizamiento) y Carlos Acuña (Estaciones de Servicio), como el Frente Sindical de Moyano (camioneros), Palazzo (bancarios) y Pignanelli (Smata) -que posa de más “combativo”- están pensando en el armado político del peronismo para el 2019 y no cómo tirar abajo, por ejemplo, el presupuesto del ajuste que el lunes de esta semana, presentó en el Congreso el Gobierno.

Estos gremios, sumados a todos los enrolados en la CGT, convocaron para el martes 25 al cuarto paro desde que asumió Macri, porque el descontento y la bronca de las bases por los tarifazos, la inflación, la megadevaluación que licuó los salarios, los despidos que se están produciendo y las suspensiones que comenzaron en el sector privado hacían ya insostenible la postura de mirar para otro lado.

Pero el martes esos millones de trabajadores, que de todas formas harán un pronunciamiento contundente contra las políticas de Cambiemos, se quedarán en sus casas, porque la dirigencia sindical se niega a volcar toda esa enorme fuerza social a las calles y plazas de todo el país, para que el conjunto de los trabajadores, con sus métodos históricos, la huelga y los piquetes, tire por los aires el acuerdo con el FMI y el pago de la deuda externa, que es una deuda ilegítima y que desangra a nuestro país.

Un proceso de movilización de ese tipo podría decantar en la defensa masiva de un programa anticapitalista para la clase trabajadora. Y a eso le temen todos: los empresarios, los políticos tradicionales y, por supuesto, la burocracia sindical.

Te puede interesar: Se lanzó el triunvirato “combativo”: entre la marcha a Luján y las elecciones de 2019

Pero volvamos al 25. Los sindicatos que pararán (además de los enrolados en las CTA, que dicho sea de paso llama a parar el 24 y a movilizarse ese día, también para el 25 pero calla y acuerda con el carácter de paro “dominguero” llamado por la CGT) son Camioneros, gremios del transporte (tanto los colectivos de la UTA como los trenes de La Fraternidad), Subte, Smata (Mecánicos), Bancarios, UOM, Gastronómicos, Pasteleros, Comercio, Recolección de Basura, Portuarios, Aeronáuticos, trabajadores de la salud, Prensa, textiles, gremio del calzado, trabajadores estatales, de la construcción y varios sindicatos más.

Imaginemos toda esa fuerza puesta al servicio de imponer las demandas del conjunto de los trabajadores y el pueblo pobre. Sería imparable. Pero, como ya dijimos, la burocracia sindical, ya sea kirchnerista o peronista, quiere llevar todo hacia las opciones opositoras al Gobierno para el 2019.

Pero el ataque es ahora y lo viven en carne propia quienes están sin trabajo, quienes lo tienen pero viven la angustia de no saber cómo pagar los servicios o el alquiler. Las familias que tienen que mandar a sus pibes a los comedores comunitarios porque no tienen qué comer en sus casas. El movimiento de mujeres que vio cómo un puñado de políticos, en alianza con la Iglesia, rechazaban el derecho elemental a que (sobre todo las mujeres pobres) no se mueran por abortos clandestinos. Los jubilados que cobran la vergonzosa cifra de $ 8.600 o quienes tienen una pensión universal (PUA) de apenas $6.600. La juventud precarizada. Y así podríamos seguir enumerando.

Cientos de miles de trabajadores y trabajadoras movilizados, levantando las demandas del pueblo pobre. Es la pesadilla de quienes nos gobiernan.

Para derrotar el programa antipopular que lleva adelante Macri y su gobierno, es necesaria la más amplia unidad en las calles, pero también luchar por imponer un programa que muestre una salida para las grandes mayorías, contra los especuladores y los grandes empresarios defendidos por el Gobierno de Macri.

También podes leer: Por un polo unitario e independiente en el paro y movilización del 24 y 25 de septiembre







Temas relacionados

Paro General 25 de Septiembre   /    Trabajadores bancarios   /    CGT   /    Hugo Moyano   /    CTA   /    FMI   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO