Juventud

Parar las escuelas, universidades y lugares de trabajo contra la continuidad del golpe y la prisión de Lula

Reproducimos la declaración de Faísca Anticapitalista y Revolucionaria, la juventud hermana del PTS en Brasil, contra la prisión arbitraria de Lula, por el derecho del pueblo a decidir a quién votar, difundida el día viernes 6 de abril, antes de la detención efectiva del ex-presidente.

Sábado 7 de abril | Edición del día

El juicio del STF (Supremo Tribunal Federal), donde 11 ministros llenos de privilegios y que no fueron elegidos por nadie dieron el aval para la detención arbitraria de Lula – con los aplausos del diario Globo y los militares- , fue un paso decisivo para la continuidad del golpe institucional, una acción que sólo fue posible porque el PT optó por entregar las calles a la derecha.

Las amenazas del general de la reserva del Ejército de que “reaccionaría en armas” si el STF impidiera la prisión arbitraria de Lula, los actos del MBL (Movimiento Brasil Libre) y Vem pra Rua , se da en el tercer día de la campaña que abrazaron los diarios Globo, Folha y Estadão, a menos de una semana del atentado a tiros contra la caravana del ex-presidente.

El autoritarismo judicial se basa en prisiones preventivas arbitrarias, fuga de pruebas, testimonios y grabaciones de escuchas.

O sea, esa “justicia” abusa de su poder, como normalmente hace en los morros, favelas y periferias contra la juventud negra – a quien la policía y la judicatura niegan el derecho a juicio, jugando con 300 mil personas en las prisiones sin condena, sin que tengan el derecho a defenderse.

Esos métodos, sin ningún tipo de vergüenza, que no se pueden ocultar en todo Brasil, serán utilizados contra los trabajadores, la juventud y el pueblo pobre y la izquierda, que ni siquiera cuentan con la protección de la popularidad de Lula, en una “democracia”. La prisión de Lula es una forma de la justicia de definir quién puede candidatearse y es un enorme ataque directo al pueblo sobre poder decidir a quién votar.

El brutal asesinato de la concejala de Río de Janeiro Marielle Franco, mujer negra y de izquierda, mostró la verdadera cara de la Intervención Federal de las fuerzas represivas del Estado, la policía y las fuerzas armadas.
El hecho tuvo repercusión nacional e internacional y abrió la herida abierta por el golpe institucional, que tras secuestrar el voto de millones, llegó al absurdo de matar a una mujer que se colocó contra el golpe y la matanza generada por la PM (Policía Militar) y el Ejército en Río de Janeiro.

La prisión de Lula y el ataque a nuestro derecho de decidir a quién votar -a pesar de nosotros, Faísca (la Chispa), no votar a Lula ni defender su proyecto político - es una continuidad del golpe institucional.

Si arrestan a Lula, que ya ha declarado innumerables veces perdonar a los golpistas y confiar en ese poder judicial arbitrario, ¿qué va a suceder con nosotros, jóvenes militantes del Movimiento Estudiantil y de izquierda, jóvenes trabajadores que se rebelan con todo el juego sucio de la política de los patrones?

Esta medida viene como parte del plan de la burguesía de implementar hasta el final la reforma laboral, de aprobar la reforma previsional, y en el ámbito de la educación pública llevar hasta las últimas consecuencias su proyecto de congelamiento de gastos por 20 años, destruyendo las universidades públicas y diciendo a los jóvenes que dejan su salud en el telemarketing que ellos no tienen el derecho a la educación superior pública y gratuita, que sólo pueden estudiar si pagan mensualidades absurdas.

No podemos creer que esos ataques políticos contra el derecho del pueblo a decidir a quién votar están desvinculados de los intereses de mayor ataque a las universidades y la educación pública, de precarizar nuestras vidas con la reforma laboral y la previsional.

Son parte del mismo plan de los golpistas de hacer que la juventud y los trabajadores sean los que paguen por la crisis que ellos crearon. La respuesta que los profesores municipales dieron a otro gran ataque (la reforma previsional del Doria) muestra que con la lucha y la organización es posible derrotar a la derecha y a todos los golpistas. Así como los actos en repudio al asesinato de Marielle Franco y las huelgas de profesores y servidores, en curso en Minas, Natal, Piauí, Amazonas, entre otros.

Nosotros, jóvenes estudiantes y trabajadores, necesitamos dar una respuesta a la altura de esa radicalización de la derecha, aliándonos a los trabajadores para bloquear todos esos ataques. Para que esta organización sea posible, es más que necesario que las entidades estudiantiles estén al servicio de esa lucha, organizando un plan de movilización con reuniones, actividades y asambleas, donde los estudiantes y también los jóvenes trabajadores puedan debatir y sacar una posición.

La Unión Nacional de los Estudiantes (UNE) y la Unión Brasileña de los Estudiantes Secundarios (UBES), ambas entidades dirigidas por el PT y UJS (unión de juventud socialista), necesitan romper con la tregua que vienen dando a los golpistas y organizar de hecho todas sus fuerzas para que los estudiantes puedan parar las escuelas y universidades contra la continuidad del golpe, la detención de Lula y los ataques de la rectoría.
Al mismo tiempo que busquen ligarse con los miles de jóvenes que, por ocupar puestos de trabajo precarizados o estar desempleados, ni siquiera tienen una entidad para representarlos.

La Oposición de Izquierda necesita romper con su pasividad y pasar a exigir que la UNE organice de hecho ese plan de lucha, y para ello necesitan, como primera medida, hacer que las entidades que ellos dirigen estén al servicio de esa política.

Nosotros de la juventud Faísca, estamos en cada universidad, en cada escuela y en cada lugar de trabajo debatiendo con todos los jóvenes sobre la necesidad de organizarse y luchar contra la continuidad del golpe, y hacemos un llamado a todos los jóvenes para frenar esa batalla con nosotros.







Temas relacionados

Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO