Política

SENADO NACIONAL

Papelón de Michetti en el Senado: desempató una votación, pero no correspondía

Ante una igualdad en la votación de un artículo, la vicepresidenta quiso desempatar: "Bueno, empate, yo voto afirmativo". Le tuvieron que leer el reglamento para demostrarle que no correspondía y naufragó el proyecto oficial.

Julián Khé

@Juliankhep

Jueves 24 de noviembre | 12:52

Este miércoles, la ley de Cambiemos sobre emprendedores naufragó por un blooper de la vicepresidenta Gabriela Michetti. En el Senado Nacional, mientras se debatía el proyecto, se llegó a un empate sobre el artículo 8 de la norma de Apoyo al Capital Emprendedor: la pantalla mostraba 24 votos negativos, 24 positivos y 4 abstenciones.

Inmediatamente, Michetti -vicepresidenta nacional y presidenta de la cámara de Senadores- apuró la resolución a favor de su aprobación: "Bueno, empate, yo voto afirmativo", exclamó, desconociendo el reglamento. Enseguida advino un murmullo en el recinto y ante las quejas, Michetti -con una sonrisita y un poco desconcertada- señaló: "No, no, ya está: ya voté. Afirmativo es. Ahora vamos por el (artículo) 9 al 63".

Pero desde el recinto la interrumpió un senador: "En caso de empate, hay que volver a votar". Sorprendida, "Gaby" preguntó: "Pero, ¿no desempata el presidente?". "Ah, bueno, según el reglamento hay que volver a votar y si ahí hay empate de nuevo, desempata el presidente. Me dicen acá, no sé. Yo no lo sé", espetó. Más murmullos. "Bueno, basta, ¡basta! Están a los gritos pelados, no sé", prorrumpió Michetti.

Finalmente, fue la senadora chubutense Nancy González la que puso orden en el recinto. Tomando en sus manos el Reglamento del Cuerpo, leyó en voz alta el artículo 213 que dice claramente: "Si una votación se empata se abrirá una nueva discusión, se repetirá en seguida la votación, y si ésta vuelve a resultar empatada, decide el voto del presidente". Recién entonces, Michetti admitió que "hay que respetar el reglamento" y Federico Pinedo propuso enviar el proyecto de nuevo a comisión, naufragando de esta forma el proyecto oficial.

No es la primera vez que la vicepresidenta comete un blooper en la cámara alta. En otra oportunidad, se cruzó fuerte con el senador Miguel Ángel Pichetto. Como la vicepresidenta tiene la costumbre de hablar en el recinto, Pichetto la aleccionó varias veces, debido a que, según el reglamento, no está permitido que el presidente del Senado hable ya que no es un legislador más.

Pero, ojo: que el árbol no nos tape el bosque. Si bien hay un fuerte cerco mediático alrededor del tema, Gabriela Michetti está envuelta en un escándalo de corrupción de magnitud referido a SUMA, la fundación que preside. La incapacidad de justificar el dinero que tenía en su casa y que le fue robado trajo una serie de consecuencias judiciales. En primer lugar, Michetti quedó imputada. Según el abogado denunciante en la causa, Leonardo Martínez Herrrero, “no existe justificación creíble y legal para acreditar el origen lícito del dinero ilegal que estaba en la casa de la vicepresidenta, ni hay contrato, recibo, comprobante que respalde los dichos de su estrategia de defensa y el dinero no estuvo bancarizado”. Además, sostiene que “con lo que hay hasta ahora alcanzaría y sobraría para citarla a indagatoria, procesarla y condenarla”.

Por otro lado, quedaron en el centro de la tormenta otras fundaciones de funcionarios de Cambiemos, como las de Guillermo Dietrich y Eugenio Burzaco. La hipótesis que se maneja en la justicia es que las mismas han sido utilizadas para financiar las campañas de Cambiemos con dinero de origen dudoso.

Este año Cambiemos nos ha hecho reír con sus gaffes y torpezas, pero esto es meramente anecdótico. Reformulando la advertencia que enunciamos más arriba: que los bloopers no nos tapen la corrupción.




Temas relacionados

Fundación SUMA   /    Senadores   /    Gabriela Michetti   /    Senado   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO