TUCUMÁN

Papelera Tucumán: desguace, vaciamiento y ¿cierre de la planta?

Los trabajadores papeleros de Tucumán están atravesando una situación crítica ante la mirada cómplice del gobierno y el sindicato. ¿Quién es Alberto Reynaldo Pierri, dueño de la firma? Denuncian brutal explotación y un proceso de vaciamiento en marcha.

Juan Lobo

@CanisLupus1917

Jueves 13 de febrero | 08:37

Desde La Izquierda Diario estuvimos levantando denuncias de una de las empresas de la industria del papel más importante de la Argentina y la región. Nos referimos a la Papelera Tucumán.

Esta firma cita en Lules, unos 20 km al sur de la capital tucumana. Producto de la crisis que afecta a la economía desde hace varios años, comenzó un proceso de despidos y retiros “voluntarios”, reduciendo su planta de trabajadores de los miles que hubo en un principio, al centenar y medio que queda realizando tareas hoy en día.

El propietario de la firma, el empresario peronista Alberto Reynaldo Pierri, es conocido por su trayectoria en la política bajo el menemismo. Su rol como presidente de la Cámara de Diputados de la Nación durante todo el período (es el presidente que más tiempo estuvo al frente de dicha cámara, 10 años consecutivos) fue clave para pasar toda una batería de medidas y leyes que fueron un verdadero mazazo a las condiciones de vida del pueblo trabajador y las clases medias.

Bajo su presidencia, la Cámara votó las leyes de la convertibilidad, la flexibilización laboral, privatizaciones, endeudamiento y entrega del patrimonio nacional a los grandes bancos y empresas. Con el ocaso del menemato, bajó el perfil para dedicarse de lleno a su rol de empresario, comandando un poderoso holding mediático que incluye a Telecentro, Canal 26, Telemax, Radio Latina y 3 papeleras, entre ellas la tucumana.

Según el informe de 2019 de la revista Forbes, la fortuna de Pierri ronda los 600 millones de dólares, ocupando el selecto grupo de los 50 empresarios más ricos del país.

Pues bien, para estos empresarios multimillonarios, el bienestar de las familias obreras no vale nada y aprovechan estas crisis para realizar cierres fraudulentos, vaciar fábricas, efectuar despidos sin indemnización o imponer ritmos insoportables de trabajo. Una verdadera extorsión de moda entre los inescrupulosos empresarios, que vimos en todo su esplendor el año pasado, ya que fue la modalidad que llevaron adelante tanto Emilio Luque en su cadena de supermercados, o las patronales del azúcar que también realizan medidas de ese tipo en diversos ingenios de la provincia, llevando a los trabajadores a situaciones intolerables. “Oportuncrisis”.

Luego de 15 años tras bambalinas, el experimentado político y empresario concedió entrevistas a medios donde brindó interesantes definiciones. Llama la atención su cínica preocupación por la delicada situación que atraviesan “5 millones de hermanos argentinos” sumidos en la pobreza, mientras avanza implacablemente en dejar a sus propios trabajadores en la calle y manteniendo los que quedan en situaciones francamente insoportables.

“No quisiera que se repita lo que ocurrió en Chile, lo que está ocurriendo en Bogotá, lo que puede ocurrir en otros países de la región. La diferencia entre pobres, medios y ricos es cada día más grande, entonces los ricos o los que están en una mejor posición tienen, tenemos, que ayudar a los que tienen menos.”, manifestó en una extensa entrevista con Jorge Fonteveccia, propietario del medio Perfil.

También le dio su apoyo al presidente Fernández y dejó otra preocupante frase sobre lo que nos espera a sus ´hermanos argentinos´: “En tiempos de emergencia, generalmente hay que tomar medidas impopulares”. También se dio tiempo en aquella conversación de echarle la culpa de la inseguridad a la cantidad de venezolanos y de [personas de] distintos países que ingresan al país. Un Micky Vainilla más…

Aun así, tras esta cháchara de preocupación por la grave situación económica que atravesamos, se le escapó en otra entrevista cedida en 2018 a Infobae una interesante confesión:

– "El negocio de la exportación de papel debe haber mejorado con la devaluación".
– "Está un poco mejor por el movimiento del dólar".

El rol del Gobernador, el Sindicato y la imperiosa necesidad de la organización obrera

Los trabajadores de Papelera Tucumán están bajo la ¿protección? de la Sindicato Obrero de la Industria del Papel y el Cartón. El gremio no movió un dedo por proteger en serio la fuente laboral de los trabajadores durante el gobierno macrista, ni piensa hacerlo ahora durante el gobierno del Frente de Todos.

La situación de los obreros se ha agravado aún más y sus representantes gremiales hacen silencio de radio sin pensar siquiera en alguna medida o un verdadero plan de lucha, paro general para detener los despidos y el vaciamiento en marcha.

En la propia Papelera Tucumán ya se realizaron paros y hasta cortes de ruta en el marco las discusiones paritarias, lo que muestra que hay decisión de pelearla desde las bases, pero estas son desmoralizadas por la patronal y el sindicato que deja pasar todas estas medidas en desmedro de sus derechos.

En diálogo con La Izquierda Diario, trabajadores manifestaron su preocupación extrema por la amenaza de un inminente cierre de la empresa, con cada vez menos sectores funcionando, con el desgüace y venta de maquinarias e insumos delante de sus ojos (el propio director de la planta, Martín Chane) con jornadas extenuantes de trabajo, con muchos trabajadores trabajando un mes entero sin descanso. Muchos de los cuales ya piensan en buscar otro trabajo.

  •  "¿Sabés cuál es el sector más numeroso? El de mantenimiento por a ellos son los que obligan a ir desarmando y desmontando todo".
  •  "Te tiro otra que parece del siglo XIX, el propio director de la empresa está en la línea presionando y maltratando a los compañeros, le falta el látigo…"
  •  "A compañeros que tienen 30 años en la fábrica les cambiaron las tareas y los tienen agachados cortando el pasto, realizando tareas de mantenimiento que no tienen nada que ver con las labores que vienen desarrollando, sin respetar las categorías, sólo con la intención de quebrarlos y llevarlos a que renuncien".

    Una situación extrema donde también le cabe una enorme responsabilidad al gobernador peronista Juan Manzur, otro exitoso empresario que durante la campaña no se cansó de prometer cuidar el trabajo y el futuro de los tucumanos, mientras deja que las empresas realicen estas maniobras fraudulentas en desmedro de las familias trabajadoras.

    Los trabajares deben confiar en sus propias fuerzas. Con organización y lucha se puede dar la pelea como incluso lo hicieron otros trabajadores papeleros luchando contra el cierre y procesos de vaciamiento similares en otros puntos del país. Como los trabajadores de Ansabo en Quilmes, que tras 7 meses de lucha anuncian que van a poner a producir la fábrica ellos mismos.

    En otras papeleras también los trabajadores se plantaron contra despidos y cierres, enfrentando a la patronal, organizándose mediante asambleas y coordinando con otros sectores y organizaciones solidarias para dar la pelea. Es el único camino para evitar el eventual cierre de la empresa y que esto sea usado por la patronal para imponer peores condiciones aún para los trabajadores que aún permanecen en la planta.







    Temas relacionados

    Juan Manzur   /    Vaciamiento   /    Despidos   /    Tucumán

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO