Política

NOAH MAMET

Papá buitre: nuevo embajador yanqui en Argentina

Finalmente se confirmó en el Senado de Estados Unidos la propuesta de Barack Obama. El recaudador de la campaña demócrata y empresario Noah Mamet prepara sus valijas para custodiar los intereses de Lear y las 500 empresas norteamericanas en Argentina.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Miércoles 3 de diciembre de 2014 | Edición del día

La noticia parece sacada de un capítulo de la famosa House of Cards. En la serie protagonizada por Kevin Spacey, se retratan los avatares de la política en el corazón del imperialismo. La relación entre empresas y funcionarios, el rol de los lobbystas, el toma y daca permanente.

El protagonista, en este caso, es el nuevo embajador norteamericano en Argentina. Noah Bryson Mamet fue confirmado esta semana como el nuevo Papá Buitre. El encargado de custodiar los intereses de las 500 empresas yanquis en el país llega con un extenso currículum. Según el sitio especializado All Gov, se inició como chofer y guardaespaldas del Partido Demócrata, en 1992. Desde allí se fue convirtiendo en un hombre del aparato demócrata. Terminó los años 90 como director financiero para las campañas demócratas del Congreso y las presidenciales. Primero apoyó a Hillary Clinton, y luego se convirtió en un jugador clave en la financiación de la campaña para la reelección del presidente Obama. Según documentos financieros internos obtenidos por The New York Times, Mamet recaudó 1.374.003 dólares sólo en 2012.

El diario neoyorquino destaca al nuevo embajador entre aquellos “que reúnen los cheques de sus amigos y socios de negocios para la campaña del presidente Obama y el Comité Nacional Demócrata”.

El hecho de que haya crecido, en la última gestión de Obama, la cantidad de donantes políticos que son recompensados con puestos de gobierno, ha desatado una polémica en EEUU este año. Según la corresponsal del Washington Post en la Casa Blanca, “un centenario debate sobre si los presidentes deben recompensar los donantes y aliados políticos por lo que los convierte embajadores ha estallado de nuevo después de una serie de meteduras de pata embarazosas por selecciones del presidente Obama”.

Entre las “meteduras de pata” los medios yanquis incluyen la respuesta de Mamet a la pregunta de los senadores si conocía Argentina. "No he tenido la oportunidad de estar allí" dijo Papá Buitre. Otra escena digna de House of Cards.

La preocupación por el desconocimiento de Manet de Argentina no es una cuestión de “principios políticos”. A republicanos y demócratas les interesa que los buitres conozcan lo mejor posible el terreno donde van a cazar. Por eso Manet se está preparando en una oficina del Departamento de Estado llamada "escuela embajador", donde aprenden sobre el país para el que han sido seleccionados.

El “Caso Lear” seguro es parte de las materias de estudio.

También empresario

Pero el nuevo Papá Buitre además es un conocido empresario. En 2004 fundó Noé Mamet & Associates, una empresa de consultoría que asesora empresas, fundaciones y candidatos demócratas, para “construir relaciones estratégicas y recaudar fondos”.

Otro recurso digno de House of Cards. Bajo la pantalla del “asesoramiento filantrópico”, Mamet montó un aparato satélite del Partido Demócrata que además de asesorar a Obama y sus congresistas, tiende relaciones con las grandes empresas.

Según su propio currículum, ha asesorado a muchos de del CEO más prominentes del país en varios sectores, incluyendo bienes raíces, entretenimiento, banca y energías alternativas.

El oficialista Página 12 agrega que “cuando dejó la actividad legislativa, se convirtió en lobbysta de la industria farmacéutica norteamericana y de Boeing, e integró el directorio de Ford”.

Diario Perfil aporta otro dato interesante. “Estados Unidos está muy interesado en lo energético, especialmente en el petróleo. Todo indica que el desembarco de un consultor financiero que tiene entre sus principales clientes a empresas del sector energético, no es casual”.

No es causalidad, es cierto. Manet es un hombre ligado al complejo farmacéutico y automotriz norteamericano, a la banca y las empresas energéticas, todos con importantes intereses en Argentina. Papá Buitre no conocerá nuestro país, pero sabe de qué se trata el trabajo.

Un embajador para la sucesión

Luego de la demora en nombrar al sucesor de Vilma Socorro Martínez, aquella gerenta de Walmart que dirigió la alianza contra los trabajadores de Kraft en 2009, todo indica que hoy Obama y el Senado confirmarían a Mamet como embajador. El momento no es casual: la transición hacia 2015, con el cambio de gobierno, amerita un hombre de peso para dirigir los negocios yanquis en Argentina.

El cronista de Página 12 afirma que “la relación entre la Argentina y los Estados Unidos pasa al mismo tiempo por distintos planos, amables y hostiles. Entre los primeros figuran la colaboración antiterrorista y la luna de miel entre YPF y Chevron por Vaca Muerta”. Habría que agregarle el conflicto de Lear, donde el gobierno permitió más de 200 despidos ilegales, y reprimió una docena de veces a los trabajadores haciendo de marines de la empresa norteamericana.

Más allá de los servicios prestados, para las 500 grandes empresas norteamericanas con negocios en Argentina, nada mejor que tener de vuelta a un Papá Buitre para custodiar sus negocios.

Malvenido, embajador Mamet.







Temas relacionados

Lear   /    Embajada de Estados Unidos   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO