Política Estado Español

¿PODEMOS, EN BUSCA DE UNA IZQUIERDA PAPAL?

Pablo Iglesias quiere una misa con el papa Francisco

El líder de Podemos aseguró esta semana que, si la misa la diera Francisco, la escucharía y hasta tomaría notas.

Josefina L. Martínez

Historiadora | Madrid

Diego Lotito

Madrid | @diegolotito

Sábado 1ro de abril | Edición del día

Pablo Iglesias y Héctor Illueca publicaron esta semana una columna de opinión en el diario 20Minutos con el llamativo título “Si la misa la oficiara el papa Francisco”. El líder de Podemos asegura que “Francisco es la oportunidad para que lo mejor de la Iglesia católica salga a la luz”. Sostiene además que “ignorar lo que representa Francisco para construir un mundo mejor e identificar a toda la Iglesia católica con los sectores ultramontanos bunkerizados en ciertos espacios de poder del episcopado español sería de una torpeza imperdonable por nuestra parte.”

Según Iglesias, el Papa Francisco ha tenido “una intensa actividad diplomática, evidenciando una nítida visión geopolítica de las transformaciones en marcha y una firme voluntad de contribuir al desarrollo de unas relaciones internacionales pacíficas”. Además, lo elogia por su rol de “arbitro” en Venezuela, por oponerse “a las políticas de austeridad en el sur de Europa” y por haber encabezado un “nuevo rumbo” desde el Vaticano.

Los elogios al máximo jerarca del Vaticano y la Iglesias católica, vienen a moderar e intentar quitar fuelle a la polémica que se abrió unos días antes, cuando el grupo de Unidos Podemos (a propuesta de Izquierda Unida), planteó en el Congreso una moción para que se elimine de la televisión pública la emisión de la misa católica los domingos. Una iniciativa parlamentaria que fue rechazada por el PP y el PSOE y que reabre un profundo debate. ¿Cuál debe ser la relación entre la Iglesia y el Estado? ¿Por qué sigue teniendo la Iglesia católica semejante poder político y económico en el Estado español? ¿Por qué el Estado sigue financiando la emisión de las misas católicas que se dedican a difundir contenidos reaccionarios contra las mujeres y los homosexuales, mientras que cientos de colectivos sociales, por los derechos de las mujeres y LGTB no tienen espacio en TV para difundir sus ideas?

Como ya nos tiene acostumbrados Pablo Iglesias, después de haber hecho un discurso por izquierda en la tribuna parlamentaria, parece asustarse de sí mismo y retrocede, moderando el discurso para no perder simpatías entre futuros electores.
Pero los elogios de Pablo Iglesias al jefe del Vaticano tampoco son algo nuevo. Recordemos cuando Francisco hizo su primer discurso ante los parlamentarios europeos en Bruselas en noviembre de 2014 y Pablo Iglesias se desvivió en aplausos hacia el sumo pontífice.

O más recientemente, en abril de 2015, cuando Iglesias no escatimó esfuerzos en su búsqueda de la foto con el Papa Francisco para que bendijera su campaña política, una operación fallida –para la que contó incluso con una ayudita del kirchnerismo desde Argentina- pero que era un nuevo paso en la renuncia de Iglesias al anticlericalismo que tantas veces defendió en el pasado.

Elogiar la “defensa de los derechos humanos” de parte del actual Papa Francisco es un acto de cinismo sorprendente, teniendo en cuenta las denuncias realizadas por su complicidad con la última dictadura militar argentina.

Como está comprobado, el actual Papa tuvo una relación estrecha con los genocidas, que fue desde avalar el secuestro de curas jesuitas, hasta decir “no sé nada” cuando declaró como testigo en la megacausa ESMA en 2010 y encubrir la apropiación de hijos de desaparecidos nacidos en cautiverio, como ha denunciado en Argentina Estela de la Cuadra, tía de Ana Libertad, la última de las nietas recuperadas por las Abuelas de Plaza de Mayo.

En una entrevista exclusiva con La Izquierda Diario en septiembre de 2014, De la Cuadra, aseguró que “el rol de Bergoglio fue proteger a los ejecutores de la dictadura”.

Pero los crímenes de Bergoglio no son sólo cosa del pasado. Esta misma semana La Izquierda Diario presentó el documental “No abusarás”, producido por dos periodistas argentinos, sobre los abusos sexuales eclesiásticos en Argentina, con testimonios y documentos que desnudan el sistema internacional de encubrimiento e impunidad diseñado por el Vaticano. ¿Esto es “lo mejor de la Iglesia católica” que Francisco está permitiendo que salga a la luz?

En vez de dedicarse a elogiar a la reaccionaria Iglesia de Francisco, Pablo Iglesias y Podemos deberían desarrollar la lucha para imponer la separación efectiva de la Iglesia del Estado, el fin de la financiación del culto católico, la educación religiosa y concertada y la expropiación de los bienes de la Iglesia.








Temas relacionados

Unidos Podemos   /    Política Estado Español   /    Iglesia Estado Español   /    Iglesia y dictadura   /    Jorge Bergoglio   /    Pablo Iglesias   /    Papa Francisco   /    Podemos   /    Vaticano   /    Iglesia Católica   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO