Política Estado Español

NEGOCIACIONES POST 26J

PP pacta con Ciudadanos e Iglesias insiste en el gobierno “progresista”

Mientras el PP pacta con Ciudadanos el apoyo a la investidura de Rajoy, Iglesias declara que intentaran formar un gobierno progresista con el PSOE si Rajoy fracasa. Se redobla la presión sobre los socialistas.

Pere Ametller

@pereametller

Viernes 19 de agosto de 2016 | Edición del día

El órdago del PP al PSOE ha llegado hasta el final. Con el ’sí’ de Ciudadanos a la investidura de Rajoy, Sánchez va a ver redoblada la presión de su propio partido y del exterior para que permita que Rajoy sea presidente.

El PP cuenta además con el ’sí’ de Coalición Canaria, lo que les sitúa con el voto favorable de 170 diputados, es decir, a las puertas de la mayoría. Este aumento de la presión abre la posibilidad de que Sánchez someta la cuestión de la investidura a un Comité Federal de su partido. Por si fuera poco, la sesión de investidura se realizara el 30 de agosto, lo que sitúa la repetición de unas hipotéticas elecciones el día de Navidad. Sin duda el ’No’ del PSOE al PP, sin obtener ellos una mayoría alternativa le saldría caro a Sánchez.

El PP finalmente ha aceptado las seis exigencias de Ciudadanos. Ambos partidos firmaran hoy el llamado ’Pacto Anticorrupción’. Dicho pacto conlleva, entre otras cosas, que Rajoy se compromete separar a los imputados y a crear una comisión de investigación parlamentaria sobre “la presunta financiación ilegal del PP y el caso Bárcenas”

Antes de que se produjera el pacto entre el PP y Ciudadanos Pablo Iglesias ya declaró: “Hemos hablado de que primero tiene que producirse la investidura de Mariano Rajoy, y si fracasa, evidentemente estamos de acuerdo los dos en que habría que dialogar y que un gobierno progresista es lo que necesita España”.

A su vez, se ha manifestado acerca de la posición del PSOE: “Me ha trasladado (Sánchez) que van a votar que ’no’, lo cual es algo que me alegra, y cuando Mariano Rajoy se decida y se presente a una investidura y fracase porque felizmente el PSOE mantiene su palabra y el ‘no’ a Rajoy, creo que habrá que explorar otras alternativas, y eso sería lo más sensato. El PSOE ha negado estos contactos que: "En ningún caso, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha abordado con ninguna otra formación política la negociación para la formación de un gobierno alternativo ante el hipotético fracaso del señor Rajoy"

Teniendo en cuenta la aritmética actual y la declaraciones del PSOE estas declaraciones de Podemos parecen en realidad una táctica más para no aparecer como el culpable de haber forzado unas hipotéticas nuevas elecciones. El PSOE parece simplemente querer limitarse a esperar que haya un Gobierno del PP sin tener que mancharse las manos.

Para que el PSOE y Podemos alcanzaran el gobierno necesitarían el apoyo de ERC i PDC (la antigua Convergència). Pero estos ponen como condición la celebración de un referéndum de autodeterminación para Catalunya que el PSOE ha dejado claro que no facilitará. Por otro lado, si bien Convergència sería capaz de renunciar al referéndum a cambio de una oferta importante, sin ésta el coste electoral ante ERC sería enorme, resulta contradictorio que Podemos cuente con Convergència para un “gobierno progresista” cuando en Catalunya su política se basa en una confrontación constante con éstos para ocupar el espacio del PSC. Cualquier otra opción pasa por obtener el apoyo, activo o pasivo, de partidos también de derechas como Ciudadanos o el PNV.

El PSOE como falsa alternativa al PP

Tal y como se señaló después de las elecciones del 20 D el pretendido gobierno progresista con el PSOE es un oxímoron y no es más que la fase final del callejón sin salida al que conduce el reformismo de Podemos. Lo presentan como el mal menor, argumentan que no les queda otra opción “La clave es que nosotros nos hemos convertido en una fuerza política responsable que ha asumido que es necesario buscar alianzas en Europa, y que solamente podemos encontrar alianzas en Europa con la familia socialdemócrata. Eso nos coloca en una posición en la que no podemos hacer una impugnación de todo. (...) Eso nos impedía esa impugnación populista maravillosa que podíamos permitirnos en las europeas, cuando el único objetivo era abrirse hueco de decir ’todos son lo mismo’, ’patria, pueblo, soberanía’. Esa contradicción de hacer política con responsabilidad, es lo que seguramente ha hecho que no podamos mantener discursos, seguramente mucho más atractivos. Pero yo no sé hasta qué punto podían ser viables en este país. El reconocimiento de que solo podemos gobernar con el PSOE marca un antes y un después en Podemos".

En estas palabras de Pablo Iglesias se muestra claramente la concepción de fondo que tiene de la política: lo único que se puede hacer es presionar un poco hacia la izquierda a la socialdemocracia. La impugnación inicial a un partido abiertamente a favor del régimen del 78 y cargado de casos de corrupción solo servía para abrirse camino, no para levantar un programa que luche hasta el final por las demandas democráticas y sociales que hagan pagar la crisis a los capitalistas. La política “realista”, “responsable” es la de convertir el “Sí se puede” de la calle en las luchas en el “No se puede. Dejad que yo os consiga algunas migajas.”

Es la renuncia a la transformación social a través de la lucha en la calles, en los centros de trabajo y educativos, como manifesta Iglesias “esa idiotez que decíamos cuando éramos de extrema izquierda de que las cosas se cambian en la calle y no en las instituciones, es mentira”, la que lleva a apostar únicamente por la vía electoral. Todo se reduce para ellos a tener mayoría parlamentaria. Aunque sea con una fuerza política que se ha mostrado reiteradamente en contra de los intereses de la clase trabajadora y los sectores populares, como cuando reformaron la Constitución junto al PP para poner los beneficios de los capitalistas por encima los intereses de los trabajadores y toda la gestión capitalista de los primeros años de la crisis. La alternativa a un Gobierno reaccionario del PP y Ciudadanos es necesaria. Pero ésta alternativa no es creíble con un Gobierno con el PSOE, quién ejerce en lo fundamental las mismas políticas que el PP.







Temas relacionados

Elecciones 26J   /    Política Estado Español   /    Pablo Iglesias   /    Podemos   /    PSOE   /    Partido Popular (PP)   /    Mariano Rajoy   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO