Internacional

LA PROPIA PETROLERA DISPARA ALERTA DE POSIBLE DEFAULT

PDVSA pone en duda su capacidad de pago de no realizarse el canje de deuda

El precio de los bonos de Venezuela y de PDVSA caían este martes tras la decisión de la petrolera de prolongar, por tercera vez, el plazo para que sus tenedores decidan participar en un canje de deuda.

Miércoles 19 de octubre | Edición del día

Petróleos de Venezuela (PDVSA) anunció la noche este lunes una nueva extensión, hasta el 21 de octubre, para la recepción de ofertas para intercambiar, al menos un 50 por ciento de los 5.325 millones de dólares en bonos que vencen en el 2017, para canjearlos por otros títulos al 2020, de acuerdo a un comunicado difundido por la compañía en su portal de Internet.

Al aceptar que hasta la fecha ha conseguido una participación "sustancialmente menor" al mínimo que fijó, PDVSA advirtió a sus tenedores que, de no concretarse la operación, "podría ser más difícil" cumplir con sus pagos. Este martes PDVSA reiteró que en caso de no lograr intercambiar su deuda evaluaría "todas" las opciones a su disposición, en medio de un desplome de sus ingresos debido a los bajos precios del crudo.

Según una nota de prensa de PDVSA de este martes “Los bajos precios del petróleo afectarán de manera adversa la capacidad de la Compañía de generar flujo de caja de operaciones, lo que perjudicará la capacidad de la Compañía de hacer pagos programados de su deuda existente, incluyendo los Bonos Existentes”.

Concluyendo el comunicado que: “En consecuencia, si las Ofertas de Canje no son exitosas, podría ser más difícil para la Compañía hacer pagos programados de su deuda existente, incluyendo los Bonos Existentes, lo que resultaría en que la Compañía evalúe todas las opciones alternativas”.

Así, es la propia PDVSA quien deja plasmadas las serias consecuencias que tendrían los actuales tenedores de bonos de no completar exitosamente el canje, es decir, la incapacidad de pago, en otras palabras un posible default de PDVSA en 2107.

Es de recordar las fuertes reacciones de Eulogio Del Pino, presidente de PDVSA, cuando el pasado 21 de septiembre, tras la propuesta de canje de bonos que había hecho PDVSA, las calificadoras de riesgo como Standard & Poor’s había rebajado la nota de PDVSA a "CC" argumentando que si se lleva a cabo una propuesta de canje de bonos de hasta 7.100 millones de dólares de su deuda que vence en el 2017, ello significaría un default, así como la calificadora, Fitch que había dicho que esperaba darle una calificación "CCC" al nuevo bono, con vencimiento el 2020 y que tiene una "posibilidad real de moratoria".

En ese entonces, tal como como reportamos en este diario, frente a estas notas de las calificadoras de riesgo, Eulogio Del Pino declaraba que dichas calificadoras que advirtieron de un posible incumplimiento del pago de la deuda de la empresa eran "especuladoras de oficio". Pero esa vez ha sido la propia PDVSA la que ha hablado de que si las ofertas de canje no se lleven a cabo, podría ser más difícil para la petrolera estatal hacer los pagos programados de su deuda existente y no otros sectores externos u analistas políticos económicos.

Te puede interesar: ¿Posible default de PDVSA?, para el Gobierno sería campaña de "especuladores de oficio"

Pero para contrarrestar estas calificaciones y hacer más atractivos aún la oferta de canje por el poco interés de los inversionistas, el 28 de septiembre PDVSA anunció que modificó las condiciones del canje de los bonos PDVSA 2017N y PDVSA 2017.

Así hizo una modificación en el factor de cambio, que originalmente era 1 por 1, es decir, que por cada bono con vencimiento en 2017 se entregaba un bono 2020, y pasó a ofrecer por cada papel de PDVSA 2017 una relación de 1,17 del título PDVSA 2020, que vence en abril de 2017. Además, por cada bono PDVSA 2017N (con vencimiento en noviembre del año próximo) ofreció 1,22 del nuevo papel 2020, siempre y cuando los inversionistas accedieran a realizar la operación de cambio antes del 6 de octubre de 2016.

Recordemos que la oferta inicial planteada por PDVSA ofrecía el 29 de septiembre como fecha tope de vencimiento, pero el 7 de octubre anunció la extensión hasta el 12 de octubre, luego realizó una segunda extensión para el 17 de octubre, y ahora esta tercera extensión hasta el 21 de octubre. Ante este escenario es que se llega este martes provocando la caída de los precios de los bonos, y la afirmación inusual y de alerta de la eventualidad de no cumplimiento de pago de PDVSA de no concretarse el canje.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha insistido en que su gobierno cumplirá con todos los pagos de deuda como ha hecho hasta ahora, pese a la merma de ingresos en divisas que sufre el país agravado tras el desplome de los precios del crudo, su principal producto de exportación.

Un eventual default por parte de PDVSA pondría más al extremo la crisis económica del país. Esto es lo que supuestamente ha venido buscando evitar el gobierno de Maduro con el pago religiosa de la deuda externa, sacando recursos de todo lugar posible, incluso reduciendo importaciones que han aumentado la escasez de productos básicos en el país.

Por esto la búsqueda desesperada del gobierno de Maduro de que el próximo noviembre se concrete un acuerdo de entre los países OPEP y No OPEP para reducir la producción de petróleo por la “sobre oferta” en el mercado mundial, buscando con ello que los precios del petróleo suban y alcancen al menos a fines de año un precio de 60 dólares el barril pero buscando llevarlo a los 70 dólares.

Te puede interesar: De Argel a Estambul, buscando afianzar acuerdos por reducción en la producción petrolera

En una economía rentista como la de Venezuela donde la dependencia del petróleo es absoluta, el deterioro del precio del barril de crudo ha golpeado la economía del país enfrentando una de profunda crisis económica, con una severa espiral inflacionaria, una fuerte escasez de productos esenciales, profunda recesión que golpea al conjunto de los asalariados por la severa caída del valor real y los ingresos de los hogares obreros y populares por el alta carestía de vida.




Temas relacionados

PDVSA   /    Default   /    Deuda externa   /    Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO