Mundo Obrero México

PUEBLA

Otro escándalo de Volkswagen es la excusa para despidos y suspensión de turnos

Un importante pedido para Estados Unidos fue cancelado al descubrirse que la empresa oculta datos en sus cifras sobre calidad en los vehículos. Por esta causa 70 obreros pueden perder su empleo, se canceló el tercer turno de la producción del GOLF 7 y habrá un paro técnico de dos semanas.

Gabriel Bagundo

México | @g_bagundo

Martes 4 de julio | 18:09

En la planta Volkswagen (VW) de Puebla se anunció la suspensión del tercer turno de la producción del Golf 7 y el despido de 70 trabajadores. Esto tras cancelarse un pedido de más de 14 mil autos que tenían como destino Estados Unidos.

En el año 2015 se destapó un escándalo para la empresa VW conocido como “dieselgate”. El dieselgate reveló que VW instauró un ilegalmente un software a 11 millones vehículos de diesel para alterar los resultados de control de emisiones, provocando hasta 40 veces más del límite permitido en EE.UU.

Durante junio de este año fue despedido el director de calidad de la planta de Puebla, Andreas Linke, y está en vilo el puesto del propio presidente de la fábrica, Andreas Hinrich. Esto debido a que los directivos alemanes encontraron que se falseaban los datos sobre calidad de los vehículos que presentaba la planta de Puebla a la oficina matriz. Los vehículos tienen deficiencias en la calidad de componentes plásticos y otras partes de los automóviles.

Es muy común que cuando las condiciones de mercado dejan de ser favorables para una firma los capitalistas reduzcan precios de producción a costa de calidad con la intención de evitar pérdidas en las ganancias, dejando en la calle a las familias trabajadoras y perjudicando también a los usuarios.

Los fraudes y malos manejos administrativos que parecen ser práctica común desde la matriz a sus plantas en el tercer mundo están costando la fuente de empleo de cientos de familias, única variable de ajuste para los capitalistas.

¡No a los despidos! ¡Que los capitalistas paguen los costos!

En enero del 2014 Enrique Peña Nieto, el entonces gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle (del PAN) y el secretario de economía, Idelfonso Guajardo, acompañaron a los ejecutivos internacionales y nacionales de la firma automotriz Volkswagen (VW) en el inicio de operaciones para la producción del Golf 7 en Puebla. Para este proyecto, con capacidad de exportación mundial, la firma alemana VW invirtió 700 millones de dólares, casi una décima parte de la que tenían contemplada para toda la producción en Norteamérica.

Desde 2014 la planta ha producido 700 unidades diarias en promedio del modelo Golf con capacidad de exportación a Estados Unidos y Canadá. De conjunto, la planta de Volkswagen Puebla ha producido decenas de millones de autos en los 53 años que tiene generando increíbles ganancias para los capitalistas. La producción y exportación en la planta venían reportando números positivos: en los primeros 5 meses del 2017 habían crecido 20% en producción y 24% en exportación respecto a los mismos meses del año 2016. Todo esto gracias al trabajo formidable de cientos de obreros en las distintas líneas de producción.

Por un plan de reparto de horas de trabajo para enfrentar los despidos

La administración de una empresa como Volkswagen basa su administración en la máxima eficiencia de costos y ganancias, en la que en este tipo de fraudes y errores de la administración capitalista se descargan sobre los trabajadores.

El empleo hace falta en Puebla, uno de los estados con mayor marginación del país. Los capitalistas deciden dejar a decenas o cientos de familias sin ningún sustento antes que bajar la intensidad del trabajo en las líneas de producción, mantener todos los puestos de trabajo, y repartir la carga y las de trabajo de estos obreros con alta calificación.

Para esto, el Sindicato debe de ponerse a la cabeza para enfrentar la avaricia de una patronal tramposa y fraudulenta.

Los trabajadores de la industria automotriz y sus sindicatos deben de comenzar a prepararse para enfrentar las graves consecuencias que tendrán los planes imperialistas que Trump pretende imponer en la renegociación del TLCAN, que sin duda afectará de manera muy importante al sector automotriz, como comienzan a ser los despidos en muchas armadoras como en Nissan ¡Es fundamental detener estos despidos!

Te puede interesar: ¿Nuestras vidas o sus ganancias? Luchemos por trabajar 6 horas, 5 días






Temas relacionados

Mundo Obrero México   /   Puebla   /   Volkswagen

Comentarios

DEJAR COMENTARIO