Cultura

ELECCIONES 2019 // CABA

Orgullosa: mi abogada, Myriam Bregman es candidata a diputada por el FIT Unidad

Cada mañana cuando paso la tarjeta por el lector de la entrada a la fábrica, no puedo dejar de recordar cuando una madrugada de agosto de 2014, se encendió la luz roja. Las palabras que salieron después de la boca del personal de vigilancia, eran relevantes, más que obvias.

Carina A. Brzozowski

Agrupación Bordó Leo Norniella en Alimentación

Domingo 28 de julio de 2019 | 12:50

Una ya no es la misma, por más que ahora, cada mañana la luz se encienda verde y el molinete se abra para mí con total normalidad. Porque un día no fue normal. Pienso en la mayoría de los trabajadores que pasan por esa circunstancia ahora. A diario nos llegan las noticias de despidos en distintas fábricas, no sólo de Alimentación, despidos masivos, causas inventadas, empresarios que bajan la persiana y se mandan a mudar.

“-Pensemos qué hacer” – Fueron las primeras palabras de las compañeras y compañeros de mi partido al enterarse, y ahí nomás surgió el nombre de ella, junto con el de los abogados del CEPRODH, (Centro de profesionales por los Derechos Humanos).

Ahí es cuando comienza a hacerse carne la frase: “Abogada de los trabajadores” con todo lo que ello implica. Poner su profesión al servicio de la clase obrera y de los que se ven avasallados en sus derechos.

Pasaron muchos meses hasta que conseguimos la medida cautelar que decía que yo debía estar adentro, trabajando, mientras esperábamos el fallo definitivo. El tema fue hacer cumplir el fallo.

Las empresas tienen sus equipos de abogados, empecinados en defender a los patrones, en dejarnos en la calle. Peleamos duro para lograr mi reincorporación definitiva.

En el spot publicitario donde Myriam se presenta como candidata, ella cuenta que cuando era chiquita decía que quería defender a alguien pero no sabía muy bien a quién. Y le tocó defender a Jorge Julio López, hasta el día en que no llegó al juicio.
Hay imágenes de la Rusa que expresan su preocupación, su rabia, en las marchas, peleándole a la yuta, en los juicios de lesa humanidad, en los programas de televisión, enfrentando a la derecha más rancia, y a la otra derecha que le vota todas las leyes a la primera. Yo conozco esa cara de preocupación, es la misma que tenía el día que nos presentamos en la puerta de Felfort, un año y medio después de mi despido, con medida cautelar en mano, con la mochila donde llevaba mi uniforme, con varios compañeros, amigos, los más allegados, una oficial de justicia.
Todas las herramientas que necesitábamos para que pudiera ingresar. Felfort tenía que cumplir.

Después de varias corridas en la portería, incomodidad, nervios, mis abogados, Luis Bonomi y Myriam Bregman, junto a la oficial de justicia, entraron a la oficina de personal. Yo, afuera, al lado del portón esperando las novedades. Ese día conseguimos la orden para iniciar los estudios médicos de pre ingreso. Ya era otra vez una trabajadora de Felfort.

Un mes y medio después, la luz verde del molinete se volvió a encender. Cuando eso pasa, recuperás la dignidad y en cada tramo de esa pelea, puedo decir que estuvo ella.

En este tiempo aprendí a decir que somos feministas socialistas, porque luchamos por todos los derechos de las mujeres trabajadoras, con las herramientas que nos da este sistema, pero para un día poder darlo vuelta todo. Porque como Myriam dice: nuestras madres no pueden terminar muriéndose en un hospital donde falta de todo, después de haber trabajado toda su vida en condiciones, la mayoría de las veces, de lo más paupérrimas.

En cada video de nuestra campaña del FIT Unidad, vas a ver a Myriam Bregman pidiéndonos que no nos resignemos, que rompamos con todo este sistema de opresión. Que no esperemos más. Entonces, además de pensar en mi despido y en mi reincorporación, pienso en mi vieja, que laburaba en el turno tarde, hasta las diez de la noche en una fábrica textil mientras a mí, me cuidaba mi abuela. Pienso en mi tía Zule, que tenía los dedos llenos de cayos y con artrosis por descuartizar pollos en una pollería. Ninguna de las dos está más, pero las mujeres seguimos sufriendo las mismas penurias en los lugares de trabajo.

Ahora, ella, mi abogada, Myriam Bregman, es candidata a Diputada por el PTS en el Frente de Izquierda Unidad, Diputada de los Trabajadores, para poner su banca al servicio de las luchas, para ser una voz que se alce por nosotras en el Congreso.
Te hablo con una mano en el corazón, como una trabajadora de más de treinta años de fábrica. En serio, ¡mirá si no la vas a votar!

Si siempre estuvo presente acompañando a la Marea Verde por el Aborto Legal Seguro y Gratuito, además enfrentó la represión brutal que sufrieron las compañeras de Pepsico, en la mañana en que fueron a desalojar la planta. Donde hay despidos, siempre está ella, junto a Nicolás del Caño, para solidarizarse.

¡Dale! ¿En serio no la vas a votar?

Como militante del PTS, obrera de la Alimentación, siento un orgullo enorme al decir que mi abogada, Myriam Bregman, quien fue parte fundamental para ganarle a Felfort mi reincorporación definitiva, actualmente legisladora por la Ciudad de Buenos Aires, ahora es candidata a Diputada Nacional por el Frente de Izquierda Unidad, junto a Nicolás del Caño, candidato a Presidente y Romina del Plá, a Vice.

En nuestras listas, no tenemos cupo femenino, las mismas están llenas de mujeres trabajadoras, luchadoras por los Derechos Humanos, docentes, obreras, estudiantes, trabajadoras de la salud, entre otras, en todo el país, codo a codo junto a nuestros compañeros trabajadores, referentes de importantes luchas en las que siempre el Frente de Izquierda está presente representándolos.

Más que orgullo, lo que siento es el convencimiento de que estamos siempre del mismo lado, los candidatos y todos nosotros que día a día luchamos para cambiar este sistema de raíz, dando las peleas hasta el final.

Votamos al Frente de Izquierda Unidad en estas PASO, porque la Izquierda tiene que estar, porque Myriam tiene que estar.

Votamos a la Rusa en estas elecciones, porque a la pregunta que ella se hacía cuando era chiquita, sobre a quién quería defender, hace rato que le encontró la respuesta.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO