Política

CARTA ABIERTA DE NICOLÁS DEL CAÑO Y MYRIAM BREGMAN

Organizar la resistencia de los trabajadores, las mujeres y la juventud

Nosotros, la fórmula presidencial de la izquierda en octubre, Nicolás del Caño y Myriam Bregman, queremos a través de esta carta abierta comunicarnos con vos que sos parte de los que la quieren pelear.

Nicolás del Caño

Ex candidato a Presidente por el FIT | Dirigente PTS @NicolasdelCano

Myriam Bregman

Diputada nacional FIT | CeProDH | @myriambregman

Sábado 6 de febrero | Edición del día

Estamos en un momento difícil de la vida nacional, donde el gobierno de Macri ha desatado un fuerte ataque que recién comienza pero que busca que la crisis la paguemos nosotros, el pueblo trabajador. Alertamos en la campaña que esto sucedería, triunfara quien triunfara.

Frente a ello nos verás poner el cuerpo en todos los conflictos como siempre hemos hecho, mientras que nuestro partido, el PTS en el Frente de Izquierda se propone ocupar un lugar en la primera fila de la resistencia de la clase obrera al ajuste en curso y a los ataques patronales en cada lugar de trabajo, así como a todo avance represivo y contra las libertades democráticas y a la entrega nacional.

En dos meses Macri ya mostró para quien gobierna. La devaluación del peso en un 40% desató la inflación, hay miles de despidos de estatales y también en el sector privado, y lanzó un supertarifazo de la luz, y otros servicios. Y de yapa con la suba de las tasas de interés la especulación financiera está de fiesta.

El gobierno es como un Robin Hood al revés. Les quita a los trabajadores para darle a los ricos. Las patronales del campo y los exportadores agrarios e industriales recibirán decenas de miles de millones extras este año (por la devaluación y menos retenciones a lo que exporten) que de alguna manera saldrán del bolsillo de los trabajadores y el pueblo.

La rebaja de subsidios a empresas de servicios (luz, gas, transporte, peajes) significa que los consumidores deberemos pagar la cuenta. Se la llevaron en pala durante años, bajo el kirchnerismo, sin invertir un peso (con permanentes cortes de luz e incluso con consecuencias fatales como los ferrocarriles) y ahora sus ganancias seguirán siderales a costa del bolsillo de los trabajadores y el pueblo. No podemos aceptar semejantes tarifazos.

El gobierno de Macri acusa que son todos ñoquis o ineficientes a los que despiden. Falso. Son los mismos laburantes los que saben quién es ñoqui y quién no. El PRO lanzó esta campaña ideológica para ganarse el apoyo de las clases medias e incluso de sectores de trabajadores a estas medidas gorilas, del tipo que hacia Menem. Esta política ha sido acompañada por el peronismo en varias provincias y municipios que gobierna y tiene como base la enorme precarización vigente en el sector, que el kirchnerismo sostuvo a rajatablas.

El macrismo se prepara para embestidas mayores contra los trabajadores estatales para reducir los gastos. Como dijimos desde nuestras bancas y por los medios: Ningún despido ni precarios en el Estado. Todos a planta permanente. Por un plan de tres millones de viviendas populares para paliar la desocupación y resolver el déficit habitacional.

La crisis capitalista mundial es descargada sobre los pueblos del mundo con millones de despedidos, inmigraciones masivas y caída del nivel de vida. La recesión en Brasil (cayó el 3% el PBI en el 2015 y este año sería igual) que es el principal comprador de los autos fabricados aquí profundiza en nuestro país el estancamiento de la economía.

Las patronales aumentan los despidos como vemos en Cresta Roja, el grupo 23, varias autopartistas y decenas de casos por todo el país, que encuentran resistencia en la lucha de sus trabajadores. Hay despidos de contratados pero también de efectivos. Son decenas de miles los suspendidos como en el petróleo. No se salva nadie en estos planes antiobreros. La más golpeada como siempre es la juventud trabajadora, precarizada y usada como material de descarte. Que la crisis la paguen los que la produjeron, los capitalistas. Ni suspensiones ni despidos.

Prohibición de despidos por 2 años como propusimos como ley en el Congreso. Que toda empresa que cierre o despida masivamente, sea estatizada bajo gestión de sus trabajadores.

A su vez aumentarán la inmensa deuda externa y pública de Argentina con nuevo endeudamiento externo y pagando a los “fondos buitre”. El de Cambiemos es un gobierno de entrega nacional. El grueso del petróleo, del gas y de la minería sigue en manos de capitales extranjeros con contratos por decenas de años que firmó el kirchnerismo. Para nosotros todos los recursos energéticos y minerales deben ser reestatizados sin más, para que sean administradas por los trabajadores. Estos, junto a las comunidades afectadas, pueden terminar con aquellas explotaciones que contaminen el medio ambiente.

Este año se cumplen 200 años de la independencia de la corona española. Nuestro país sigue siendo sojuzgado por el imperialismo. Esta es la herencia de los K que Macri no piensa cambiar sino profundizar. Decimos: No a la entrega. Ni un peso a los “buitres”. No al pago de la deuda externa. No al FMI. Nacionalización de la banca y el comercio exterior.

El gobierno de Macri cuenta con el respaldo unánime de la gran patronal agraria, industrial y bancaria, y de las principales corporaciones mediáticas (Clarín, La Nación) y de gran parte del “partido judicial”. Sus ministros y secretarios son gerentes y ex gerentes de monopolios como Shell, Clarin, Techint, LAN, General Motors, Monsanto, y de bancos varios o de Confederaciones Rurales Argentinas, etc. Es el gobierno directo de los grandes grupos económicos Sin embargo no las tiene todas consigo. La crisis mundial es un viento de frente. Los holdouts no quieren arreglar, le fracasó a Prat Gay una nueva tanda de bonos, y los sojeros no vendieron todo lo prometido.

El gobierno de Macri se la pasó desde que asumió meta “decretazos” sin pasar por el Congreso.

Esto ha puesto en evidencia la falsedad del discurso “republicano” con el que Cambiemos y otros sectores de la oposición patronal criticaban al anterior gobierno. Se muestra lo acertado de la decisión que tomamos de no ir a la farsa de “diálogo” con la que Macri intentó cubrir el método del gobierno a decretazo limpio, cuando ya había anunciado que no iba a convocar a sesiones extraordinarias del Congreso durante el verano.

Lo último fue decretar la “emergencia en seguridad” con la excusa del “combate al narcotráfico”. Denunciamos que mediante la llamada “ley de derribo” se impone la pena de muerte sin juicio previo y se habilita la intervención de las Fuerzas Armadas en la seguridad interior. El gran delito como el narcotráfico, trata de personas, desarmaderos, juego clandestino se hace con la participación de las fuerzas de seguridad, y complicidad de jueces y poder político de turno. Si se cortara con esa asociación criminal incluso bajaría el pequeño delito urbano. Hay que abolir la llamada ley antiterrorista aprobada bajo los Kirchner y enfrentar la militarización de la sociedad.

La detención de Milagro Sala en Jujuy que se suma a las represiones sufridas por los trabajadores de Cresta Roja y los municipales de La Plata, es una avanzada general contra el derecho de protesta y manifestación. Fue presa por liderar un acampe. Por eso nosotros y nuestro partido, como lo hemos hecho siempre frente a medidas de este tipo, nos pusimos en la primera fila del reclamo por la libertad de la dirigente de la Tupac más allá de las diferencias políticas (su alineamiento con el kirchnerismo y el PJ) y de método (clientelismo, patoterismo, etc.) que nos separan de ella. No a la criminalización de la protesta.

Un sector del FPV, sus alas más progresistas, se movilizaron masivamente contra el despido de Víctor Hugo Morales, o de Sabattella, en las llamativas Plazas de la resistencia. Pero sus dirigentes lejos estuvieron de movilizarse así por la libertad de Milagro Sala, mostrando así lo limitado de su progresismo. El grueso del peronismo, empezando por Cristina Kirchner, ha mantenido completo silencio ante la detención de la dirigente jujeña.

Esta planteado superar al PJ, ese partido de barones del conurbano bonaerense como Descalzo, de señores feudales como Insfran o Urtubey , de burócratas sindicales patoteros como Pignanelli o Gerardo Martínez y de patrones millonarios. La Cámpora y todo el Kirchnerismo quieren que nos afiliemos a ese engendro de derecha. Necesitamos construir un partido de la clase trabajadora con un programa anticapitalista, para que la crisis la paguen los que la provocaron y en la perspectiva de conquistar un gobierno de trabajadores.

La burocracia sindical ha dejado hasta el momento actuar al macrismo. Ante el ajuste en curso la CGT de Moyano, que estuvo más cerca de Macri y la CGT de Caló con Scioli nada han hecho frente a los despidos. Las dos CTA, han condenado de palabra el ajuste macrista pero han hecho poco y nada para enfrentarlo. Los trabajadores están mostrando que no van a dejar pasar los despidos sin lucha, como la masiva protesta de los petroleros en Comodoro Rivadavia o las movilizaciones de trabajadores del sector público afectados por despidos.

Cada batalla contra los despidos debe ser encarada como las primeras trincheras de la resistencia. Y ahí está el ejemplo de los trabajadores de la empresa Mondelez-Victoria (ex Stani) que les impusieron un paro a los delegados y lograron la reincorporación de todos los operarios despedidos haciendo recular al gigante de la alimentación.

Y ya empiezan las paritarias donde gobiernos y empresarios querrán planchar el salario. El ministro Prat Gay ya amenazó: “cuidar el trabajo o conseguir aumento de salario. Uds verán”. Quiere que la crisis la paguemos los trabajadores.

No debemos permitirlo. La canasta familiar está en $16.000 y la inmensa mayoría de los trabajadores ganan la mitad de eso y en particular la juventud sufre la precarización y el trabajo en negro. Tenemos que lograr que los salarios se ajusten según la inflación real y un salario mínimo igual la canasta familiar. Que las paritarias sean sin techo y contemplen la efectivización de precarios y contratados. No al impuesto al salario

Junto al PTS en el Frente de Izquierda llamamos a los trabajadores a enfrentar los despidos y a defender el poder adquisitivo del salario. El 24 de febrero ATE llama a un paro nacional. Que sea el inicio de un plan de lucha y que todos los sindicatos y las CGTs y CTAs convoquen a un paro nacional activo contra los despidos. Decimos que no hay que darle ninguna tregua.

Como ayer fue en Lear y en otros conflictos estaremos nosotros y el PTS firme contra la represión y bancando las luchas con nuestro apoyo. Nuestros planteos para el desarrollo del Frente de Izquierda y hacia reagrupamientos progresivos de los sectores combativos de la clase obrera están guiados por esta idea: la clave es la lucha de clases, la lucha de los explotados contra los explotadores y los gobiernos de turno, con sus jueces y aparato represivo a su servicio. Queremos ayudar a organizar la resistencia para que cada conflicto se convierta en una trinchera de lucha.

Los trabajadores no perderán sus conquistas (trabajo, salario, libertades y derechos) sin resistir o sin luchar. Y ya lo están haciendo. Esa es la fuerza real que puede enfrentar el ajuste de Macri y cía. En “Mapa de la resistencia y los despidos”, la nueva sección de La Izquierda Diario del PTS, podés seguir día a día este proceso.
Impulsamos el Encuentro de Trabajadores que sectores del sindicalismo combativo preparan para el 5 de marzo y toda medida de lucha que surja de ese espacio. Apoyamos la campaña por la expropiación definitiva de la gráfica Donnelley (hoy Madygraf).

Le propusimos a los partidos que integran el Frente de Izquierda y de los Trabajadores realizar un gran acto contra el ajuste de Macri y los gobernadores para poner al FIT como alternativa política frente a la deserción o fracaso del peronismo para enfrentar el ajuste. Se lo reiteramos ahora.

Este 24 de marzo se cumplen 40 años del golpe genocida cívico militar. Vamos a impulsar una gran movilización independiente con el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, del cual somos parte, contra la impunidad de ayer y la represión de hoy, contra el ajuste del gobierno de Macri y de los gobiernos provinciales, contra la criminalización de la protesta, abajo la ley antiterrorista, por la aparición de Jorge Julio López, banderas por las que marchamos bajo los gobiernos kirchneristas.

Si luchamos podemos parar el ajuste y los despidos que provoca. Te proponemos que vengas a organizarte con el PTS y con su Juventud, en tu lugar de trabajo, o de estudio y en las decenas de locales que estamos abriendo en todo el país para preparar y fortalecer la resistencia a los planes antiobreros de Macri y los gobernadores, y seguir desarrollando el Frente de Izquierda, una alternativa por la independencia política de los trabajadores.




Temas relacionados

Myriam Bregman   /    PTS   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO