Mundo Obrero

EDUCACIÓN

Organizar la resistencia a la ofensiva del Gobierno contra la educación pública

A pocos días de la realización del Plan Aprender, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, anunció desde Paris que "Estamos cambiando la matriz cultural de la educación".

Ariel Iglesias

Integrante de la Comisión Directiva, primer vocal | Suteba La Matanza

Viernes 3 de noviembre | 12:13

Y agregó que "el proyecto Ctera que gobernó el país durante 12 años", es "un modelo que fracasó" y que ahora "es el Gobierno el que dicta las políticas educativas".

Estas declaraciones vuelven a poner a los docentes como responsables de la crisis de la educación pública y no, a los sucesivos gobiernos que la provocaron en base al desfinanciamiento y la provincialización de la educación.

La receta del ministro a tono con el ajuste del Gobierno, es atacar a los docentes para imponer las recetas noventistas del Banco Mundial y atacar a la educación pública.

En este marco, el 1° de noviembre el Suteba La Matanza realizó su reunión de delegados. Es una de las 9 seccionales opositoras a la dirección K provincial, luego del encuentro participó de la movilización por Santiago Maldonado a 3 meses de su desaparición forzada, volviendo a denunciar la responsabilidad y el encubrimiento del Gobierno de Macri, sus ministros y la Gendarmería.

La misma se convocó a pocas horas de los anuncios de los ajustes, reforma laboral y previsional de Macri en el Centro Cultural Kirchner que contó con la participación del peronismo y la burocracia sindical. Solo Nicolás del Caño del Frente de Izquierda se negó a participar para no convalidar el ajuste contra el pueblo trabajador y llama a organizar la resistencia.

En la docencia de La Matanza, un distrito que votó masivamente contra el Gobierno, en favor del kirchnerismo pero donde también obtuvimos un crecimiento importante los candidatos y propuestas del FIT, se expresa un gran rechazo a los planes del Gobierno.

Eso lo pudimos confirmar en asambleas y reuniones por escuela, que son la base para organizar la resistencia al ataque a la educación publica y la aplicación del Plan Aprender.

Se expresa un rechazo masivo al plan que intenta continuar las tareas inconclusas de la odiada Ley Federal de Educación de Menem y su continuadora la Ley de Educación Nacional del kirchnerismo. Es decir poner a la educación al servicio de los empresarios, favoreciendo la educación privada en detrimento de la educación pública que junto a la provincialización de la educación impuso escuelas de primera y de segunda; impulsando las pasantías en los estudiantes, como avanzada de la flexibilización laboral, e imponiendo el salario por mérito y productividad, liquidando el estatuto del docente.

La maniobra de la “evaluación” contra la docencia

El ministro Finocchiaro dice en un reportaje de Clarín “¿Por qué queremos evaluarlos? Porque queremos tener una radiografía de cómo están. Porque queremos saber en qué cosas nos estamos equivocando, qué cosas estamos haciendo mal” y agrega “el año pasado hicimos la evaluación "Aprender", que repetimos dentro de 6 días con los alumnos. Y eso confirmó muchas de nuestras sospechas y nos permitió planificar políticas públicas, algunas de las cuales ya estamos aplicando. Y por otro lado desestimó algunas sospechas que teníamos”.

Si fuera esa la intención del Gobierno, no sería necesario gastar $ 380 millones en una prueba externa y estandarizada diseñada por empresas como la del ministro de educación bonaerense Sánchez Zinny. Sería más fácil organizar un congreso educativo con estudiantes, docentes y la comunidad educativa para saber la opinión y la situación de la educación pública de primera mano, de las y los que nos “caímos en la educación pública”, que evaluamos día a día a los estudiantes y nuestras prácticas pedagógicas.

Pero el objetivo es otro, es imponer las contrarreformas educativas que tienen como modelo a Chile y ahora México. Y ponen esta evaluación engañosa que los docentes rechazamos, para dejarnos como intransigentes frente a la sociedad y dividirnos.

Como dice el proyecto de ley que presentó la diputada nacional del PTS-FIT y dirigente del Suteba La Matanza, Nathalia González Seligra: “los docentes y la comunidad educativa, han defendido la educación pública como una gran conquista del pueblo trabajador y han venido expresando en qué condiciones se enseña en las escuelas de Argentina(…) El diagnóstico de crisis educativa es el que vienen denunciando los docentes y sus familias hace años, por ellos exigen mayor presupuesto educativo, para la construcción de escuelas, becas para que todos los alumnos puedan concluir sus estudios, mejoramiento de los comedores escolares, nombramiento de cargos docentes y aumento del salario, la introducción de nuevas tecnologías y capacitación permanente de los trabajadores de educación. Es decir, el gobierno tiene a mano un diagnóstico de cómo está la educación pública. Para realizar una evaluación exhaustiva de la educación pública de la calidad educativa, hay que partir de estas consideraciones escuchando a la comunidad educativa”.

Por eso, los trabajadores y el pueblo tienen que apoyar la lucha de los docentes contra los planes del Gobierno y en defensa de la educación pública y de calidad. Porque no es más que la punta de lanza de las reformas laborales que se propone implementar el Gobierno contra el pueblo trabajador.

¿Qué propone las direcciones kirchneristas del Suteba provincia, la Ctera y las CTA?

Ante este nuevo ataque del gobierno acorde con los lineamientos del Banco Mundial, que ya tiene el aval de los gobernadores peronistas, contra los derechos laborales docentes, que busca precarizar a los estudiantes secundarios al servicio de la ganancia de los capitalistas, las CTA que se declararon en estado de alerta y movilización convocaron a la CGT a "coordinar un plan de acción" contra la reforma laboral. La única forma de organizar una resistencia real a los planes flexibilizadores del Gobierno, es garantizando todas las instancias democráticas para decidir el plan de acción a implementar, desde las bases de los trabajadores. Nada serio puede surgir de las mesas de negociación de la dirigencia sindical con Cambiemos, ni del rol de la mal llamada "oposición" en el Congreso.

Hoy en Pagina 12 la dirigencia kirchnerista del Suteba y de UTE entidades de base de Ctera manifestaron que advirtieron que “no están en contra de que el Estado impulse exámenes universales para diagnosticar el estado de la educación, pero rechazan las evaluaciones Aprender porque son pruebas estandarizadas que no tienen en cuenta los diferentes contextos socioeconómicos del país y apuntan a un sistema educativo mercantilizado”. Pero hasta el día de hoy solo le han opuesto un pronunciamiento en la página web de la organización sindical y han dejado librados a su suerte a cerca de 1 millón de trabajadores de la educación.

La propuesta para parar el ataque del gobierno, se limita a declaraciones y enfrentar al gobierno en el congreso, mientras convocan a la resistencia individual. ¿Y con esta política institucional pretenden parar al Gobierno de los empresarios y el Banco Mundial? Quieren hacerle creer al pueblo que esa casta con privilegios que integran el congreso en su mayoría al servicio de los empresarios, pueden votar y decidir políticas a favor de los trabajadores y el pueblo.

Los dirigentes kirchneristas Celestes, lejos de preparar la resistencia en las calles y con los métodos de los trabajadores preparando un verdadero plan de lucha hasta derrotar el ajuste, le ponen paños fríos, los docentes, los padres y los alumnos no podemos permitirlo.

El colmo del seguidismo al Gobierno es la dirección de los docentes de Córdoba, la UEPC-Ctera, que llama abiertamente a hacer el operativo Aprender directamente. ¡Qué vergüenza! Hay que denunciarlo y repudiarlo.

Una importante oposición en los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires y a nivel nacional

El gremio docente, que ha sido declarado junto a los docentes, como los enemigos públicos número uno por el gobierno, cuentan con una particularidad, el desarrollo de una oposición extendida en todo el país, que dirige sindicatos provinciales como SUTE en Mendoza, SUTEF en Tierra del Fuego o ADoSaC en Santa Cruz, junto a decenas de sindicatos de base en Neuquén, como ATEN Capital, Santa Fe, como AMSaFe Rosario o la estratégica Buenos Aires y los Suteba La Matanza, Quilmes, Tigre, Bahía Blanca, Escobar, entre otros, junto a centenas de delegados en CABA, Córdoba, Jujuy, Chubut, Entre Ríos, Tucumán, Río Negro, entre otras.

Esta particularidad plantea una responsabilidad a los sectores antiburocráticos, combativos y a la izquierda para avanzar en la superación de la burocracia sindical, verdadero escollo para enfrentar los planes del Gobierno partiendo de las trincheras conquistadas.

Aunque la oposición docente es muy fuerte, todavía la dirección Celeste, kirchnerista, conserva peso en las seccionales y a nivel provincial, sobre todo en el interior. Si a esto le agregamos que en las regionales opositoras hay un importante rechazo a los planes del Gobierno, pero a la vez la burocracia se opone a organizar la resistencia.

Es de primer orden desarrollar una política de frente único, exigiendo a la burocracia que se ponga a la cabeza de la resistencia, es decir a luchar juntos para derrotar el plan, manteniendo nuestras propias banderas. Es una propuesta para superar la división y unir a toda la docencia contra el ajuste. Hay que superar los paros de la burocracia convocados por los medios sin preparación ni debate y organizar los paros combativos de las direcciones opositoras, buscando la confluencia con la docencia Celeste.

Propuesta de La Marrón en el Suteba La Matanza

Desde La Marrón en el Frente de Izquierda, integrada por compañeros y compañeras del PTS e independientes dimos la pelea por esta política en el plenario del 1 de noviembre.

Además para hacer fracasar el “Plan Aprender” en el distrito y en la provincia propusimos sacar una carta pública a Baradel y la dirección de Suteba para que convoque a asambleas por distrito y plenarios de delegados provincial con mandato para que seamos los docentes de toda la provincia los que decidamos como enfrentar el ajuste del Gobierno, incluso llevándole la carta con miles de firmas a la sede de Suteba.

Esta propuesta tiene el objetivo de hacer todos los esfuerzos posibles para dialogar con todos los docentes de la provincia que quieren enfrentar el plan de Macri y Vidal, pero que aún siguen las políticas de Baradel y la dirección de Suteba-Ctera para lograr un paro provincial que rechace el plan aprender en toda la provincia, como un primer test post elecciones para derrotar al Gobierno y su plan contra la educación pública.

Pero las direcciones combativas y de izquierda no podemos esperar que la burocracia se decida a luchar. Hay que organizar ya el rechazo activo a la flexibilidad laboral y el ajuste desde ahora en los lugares de trabajo y estudio.

La docencia y los estudiantes en las escuelas y los institutos de formación docente, como hicimos en el 2016, debatiendo con la comunidad educativa tenemos que organizar el boicot activo y parar el plan Aprender. Las seccionales combativas del Suteba han votado en reuniones de delegados y asambleas parar el 7 de noviembre como parte de esta lucha, el desafío ahora es organizarlo y que sea contundente.








Temas relacionados

Docentes   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO