Política Internacional

NICARAGUA

Oposición Nicaragüense anuncia nuevo paro nacional

La crisis en Nicaragua ha llevado a la coalición opositora a llamar a una jornada de movilizaciones durante tres días, en las cuales exigen una salida negociada al gobierno de Ortega y Murillo.

Francisco Sepúlveda

Estudiante de Medicina U. de Antofagasta y Militante de Vencer

Domingo 8 de julio

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, coalición formada en parte por empresarios privados y la oposición nicaragüense, han llamado a una marcha para el 12 de julio y un posterior paro nacional de labores, como forma de presionar la renuncia del presidente sandinista Daniel Ortega.

Estas movilizaciones se iniciaron en Abril en rechazo a las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social impulsada por Ortega que tuvo una fuerte resistencia popular, principalmente de los estudiantes. Sin embargo la patronal COSEP (Principal cámara de comercio de este país, y que agrupa a 27 cámaras empresariales privadas) también se sumó al rechazo, montándose en las movilizaciones, debido a que la reforma llevaría a un aumento del aporte de los empresarios a los fondos de pensiones.

Los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas leales al gobierno sandinista llevaron a una fuerte represión por parte de la Policía Nacional, lo que ha traído como consecuencia la muerte de alrededor de 285 personas y 156 desaparecidos, sin contar los miles de heridos.

Te podría interesar: 285 muertos y 2.500 heridos: el saldo de la crisis y la sangrienta represión en Nicaragua

Desde el Movimiento Universitario 19 de Abril, en miras a esta nueva jornada de movilizaciones, el dirigente Francisco Martínez anunció “Una serie de acciones de tres días para decirles a Ortega y Rosario (esposa del mandatario) que se vayan. Hemos decidido no solo marchar sino también hacer un paro nacional y sumarnos a una caravana por los barrios de Managua”.

El movimiento creado durante la crisis sociopolítica ha criticado fuertemente no solo la represión del gobierno, sino también la instalación un gobierno marcado por la corrupción y el nepotismo (en referencia a la posición de vicepresidenta de Rosario Murillo).

Esto ha llevado a la exigencia de renuncia por parte de Ortega (quien lleva tres periodos consecutivos en el cargo), a pesar de haber retrocedido con su reforma al INSS.

También se ha propuesto adelantar las elecciones para el año 2019, esto último impulsado principalmente por la Iglesia Católica, quienes han pretendido actuar como “mediadores” del conflicto.

Martínez, finalmente, agrega sobre Ortega que “Su falta de voluntad es el tranque que nos deja sin una salida clara a la crisis que cada día deja más muertos, secuestrados, lisiados, heridos y desaparecidos”.

Te podría interesar: El “paro cívico” nacional en Nicaragua y la movilización popular

Es un hecho que las fracasadas reformas del gobierno Sandinista han dado carne para el ataque por parte de los empresarios, mientras que, la fuerte represión de Ortega ha llevado al levantamiento popular en contra de un gobierno autoritario y corrupto. En vista del cambio en el objetivo de la movilización (en un inicio en contra de la reforma, y, hoy por hoy, exigiendo una salida del mandatario), es necesario que estudiantes, trabajadores y sectores populares, se organicen de manera independiente de las cámaras empresariales y la iglesia, llevando adelante sus demandas, para que no se dejen engañar por la oposición política, el empresariado, la iglesia católica y la burocracia estudiantil, quienes durante el último tiempo, se han apropiado de la lucha en las calles con tal de conseguir una salida pactada con el Sandinismo.






Temas relacionados

Sandinismo   /   Crisis en Nicaragua   /   Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)   /   Política Internacional   /   Daniel Ortega   /   Protestas   /   Nicaragua   /   Represión   /   Protesta   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO