Política Estado Español

MADRID

Operación Chamartín: el gran pelotazo especulativo de Carmena

El ayuntamiento de Carmena da viabilidad al mayor pelotazo urbanístico especulativo de la historia de la capital: la Operación Chamartín.

Juan Carlos Arias

Madrid | @as_juancarlos

Jueves 26 de abril | 17:22

Foto: EFE

La semana pasada se alcanzó un acuerdo a tres bandas entre el ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Madrid y la promotora Distrito Castellana Norte (integrada por el BBVA y la Inmobiliara San José) para poner en marcha definitivamente la Operación Chamartín, ahora, denominada Madrid Nuevo Norte (MNN).

El megaproyecto urbanístico será sin duda el mayor pelotazo de la historia de Madrid después de 25 años de aplazamientos, litigios judiciales y bloqueos de todo tipo.

El proyecto saldrá adelante con el apoyo, no solo del núcleo duro de Manuela Carmena y Podemos, sino también del resto de grupos municipales: PP, PSOE y Ciudadanos. Todos a una para garantizar un gran negocio urbanístico que ofrecerá mega ganancias al BBVA y a la Inmobiliaria San José, promotores privados de esta gran operación especulativa urbanística.

Como contracara, este pelotazo urbanístico supondrá también un auténtico atentado contra la posibilidad de desarrollar otro modelo de crecimiento urbanístico y de ciudad que se apoye en el fomento de la vivienda social, los espacios públicos de ocio, esparcimiento, diversión y cultura al servicio de los trabajadores y las clases populares.

Este acuerdo deberá ser ratificado por el consistorio, pero vistos los apoyos previos resultará un mero trámite. Sin embargo, sectores de Ahora Madrid encuadrados en Ganemos como los Anticapitalistas o miembros de IU, además de sectores ecologistas y vecinales, se oponen a la aprobación de esta operación urbanística por considerarla netamente especulativa.

Como consecuencia de todo esto, no está descartado que pueda abrirse una nueva brecha en el seno de las familias políticas existentes en Ahora Madrid y reiniciarse una nueva crisis de gobierno municipal, superior a la que se produjo el diciembre pasado con el cese del concejal de Hacienda Sánchez Mato, destituido por negarse a aprobar los recortes finales al presupuesto municipal de 2017 impuestos por Montoro.

El proyecto ha logrado salir adelante con apenas algunos arañazos superficiales sobre el plan original. La edificación se ha reducido en un 6% y la edificabilidad ha sufrido un leve recorte del 4,5% en la superficies residenciales y del 5,8% para las no residenciales (oficinas y comercios), dejando el número final de viviendas a construir en 10.510.

Aún así, en ningún caso esto supone una reducción de la ganancia prevista en un contexto de nuevo impulso para la burbuja inmobiliaria, sobre todo asociada a este tipo de operaciones que potencian la gentrificación y la turistificación de los espacios urbanos, expulsando de los mismos a los sectores populares.

Si analizamos las primeras cifras de lo que iba a ser este proyecto, respecto a lo que finalmente se construirá, el capital especulativo puede considerarse ampliamente satisfecho. De las primeras 5.000 viviendas previstas, se ha acabado aprobando algo más del doble. De ellas, tan solo un 20% (2.100) serán viviendas protegidas.

Los metros cuadrados del conjunto de la operación, por su parte, se han casi cuadruplicado, pasando de los 620.000 a los 2.264.452. El 71% lo serán destinados a oficinas, comercios y hoteles. Mientras, las zonas verdes no alcanzarán siquiera el 20% del uso del terreno.

Solo el centro de negocios previsto cubrirá una enorme superficie de 1.040 millones de metros cuadrados. Además contará con una ubicación privilegiada respecto a lo que será la gran estación de Chamartín. Transporte público pagado por todos al servicio de las grandes empresas, lo cual explica que dicha infraestructura esté enfocada claramente hacia la alta velocidad y no a la mejora de cercanías.

Ahora Madrid abraza así un modelo de desarrollo urbanístico y de ciudad enfocado a la protección y la expansión de los grandes negocios empresariales. Esta operación urbanística contribuirá directa y decididamente al incremento de los precios, a la gentrificación de los núcleos centrales de la ciudad y a la expulsión de los mismos a los segmentos de población más populares de la capital.

Manuela Carmena, ha publicado un artículo para dar apoyo a esta decisión que ha titulado nada menos que “El consenso como forma de hacer ciudad”, en el que, entre otras cosas, señala que “con este proyecto cerramos una herida abierta durante 25 años. Y lo hacemos inaugurando una nueva forma de hacer ciudad: mediante la negociación y la búsqueda de consensos. Otro ejemplo, quizá el más relevante, del urbanismo del cambio”.

Es decir, que la alcaldesa tilda de “urbanismo del cambio” la aprobación de una operación urbanística especulativa que contribuirá a fomentar el negocio de entidades financieras y constructoras y promotoras urbanísticas, utilizando espacio de titularidad pública, propiedad de Renfe.

Por otra parte, el llamado al “consenso como forma de hacer ciudad” de Manuela Carmena, resulta irónico recién conocida la destitución por cese fulminante del coordinador del grupo municipal de Ahora Madrid, Antonio Hernández. Un movimiento más para apartar a los concejales díscolos y construir una candidatura electoral sometida a la voluntad personal y exclusiva de Manuela Carmena, en connivencia con el núcleo duro de Podemos, para dar rango total de continuidad a las políticas más antisocialmente de Ahora Madrid para el Ayuntamiento.

Un “consenso” que, como a los que ya nos han tenido acostumbrados en PP, PSOE e IU (en especial en la Comunidad de Madrid), deja completamente por fuera a “los de abajo”. Tanto la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), como los trabajadores de las subcontratas municipales o la Plataforma por la Remunicipalización de los Servicios Públicos que han sido, una vez más, ninguneado. Toda la gestión del gobierno municipal de Carmena se ha caracterizado justo por la apuesta por el consenso por arriba y el no enfrentamiento con los grandes poderes de la ciudad.






Temas relacionados

Política Estado Español   /   Ahora Madrid   /   Manuela Carmena   /   Especulación   /   Madrid

Comentarios

DEJAR COMENTARIO