Mundo Obrero

LIBERTADOR GRAL SAN MARTÍN

Once obreros muertos de covid-19 en Ledesma y la patronal no para de producir

Se trata de un obrero rural de alrededor de 47 años, Humberto Miranda, tractorista de la Finca San Martin de la empresa Ledesma SAAI. Es el onceavo obrero fallecido en la empresa. Al igual que más de 305 obreros, se contagió de covid-19, con el agravante que era población de riesgo. Los Blaquier gozan del manto de impunidad que les dan tanto Morales como Fernández.

Miguel López

Concejal del PTS-FIT en Libertador Gral. San Martín-Ledesma

Viernes 14 de agosto | 18:18

El día de ayer por la tarde a las 15:00 hs. sus familiares dieron entierro al cuerpo del obrero rural de la finca San Martin-dependiente del departamento de fruta y jugos de la empresa Ledesma- que falleció de covid-19, siendo este el onceavo obrero de Ledesma SAAI fallecido de coronavirus. El panorama de dolor es más duro aun cuando el distanciamiento social, como modo de prevención del contagio de covid 19, lleva a mantenerse distantes unos de otros y no poder hablar mucho entre familiares, amigos y compañeros de trabajo, y esto fue lo que sintieron los pocos obreros de frutales que se acercaron al cementerio municipal de Libertador Gral. San Martin.

Humberto Miranda había accedido a una licencia remunerada por ser parte de la población de riesgo, pero al flexibilizar la cuarentena el gobierno provincial, hace alrededor de dos meses y medio, la empresa le dio nuevamente el alta y tareas en la finca productora de naranjas y limones, aun sabiendo que el compañero padecía una enfermedad crónica.

Humberto cuando empezó a sentir síntomas de covid-19 informo a la empresa y esta le dio nuevamente la licencia recién el 17 de Julio, aunque allegados al obrero afirman que su licencia estaba lista para los primeros días de julio, solo que los supervisores de la finca no le informaron.

Más allá de si los supervisores de la finca San Martin cometieron el craso error de no informar al obrero de la vuelta a su licencia en tiempo y forma, Humberto Miranda al ser parte de la población de riesgo de contagio de covid-19, por padecer una enfermedad crónica, no tendría que haber estado trabajando, y que haya vuelto a tomar tareas en la finca es responsabilidad de la empresa Ledesma SAAI. Como así también era responsabilidad de la empresa y el estado provincial que se le realice con urgencia y celeridad un test para diagnosticar coronavirus, ni bien retomo su licencia, algo que no ocurrió.

El martes 11 de agosto, fue internado en el Hospital Oscar Orias de la localidad de Libertador, ya que tenía serias dificultades para respirar y claros síntomas de coronavirus. Recién estando internado se le realizo el hisopado para diagnosticar covid-19 y el día miércoles 12 de agosto por la madrugada falleció en la terapia intensiva del nosocomio.

El manto a impunidad a los Blaquier se lo garantizan los gobiernos

Este nuevo fallecimiento de un obrero de la empresa Ledesma se da en un marco en el que ya se ha nacionalizado tanto el colapso sanitario que hay en Libertador Gral San Martin, el departamento de Ledesma, y la situación de desborde del sistema de salud público que vive la provincia y que se evidencia en las zonas donde hay más casos de covid-19, como Libertador, Perico y San Salvador de Jujuy. Al haber en Libertador cerca de 868 contagiados de coronavirus y 1251 en todo el departamento de Ledesma, y alrededor de 60 fallecidos a causa de covid-19. Virus que es más letal cuando golpea en una población que tiene el sistema de salud publico desfinanciado, con un hospital que hasta hace poco fue un foco de contagios de coronavirus para trabajadores de la salud y pacientes, una empresa que prioriza sus ganancias por encima de la salud y la vida y sin tomar las medidas de prevención necesarias expone a los obreros a los contagios, y el sistema inmunológico de gran parte de la población afectado previamente por la endemia del dengue y por la contaminación ambiental de la fábrica de papel de la empresa Ledesma, que es estructural y afecta principalmente la vías respiratorias de obreros y pobladores.

Así como también, esta onceava muerte obrera en Ledesma SAAI, se da en un contexto donde ya es noticia nacional el desdén que la patronal le tiene a los protocolos, resoluciones y decretos de prevención de contagio de coronavirus, al ser la empresa a nivel nacional con más fallecidos a causa del virus covid-19 y una cantidad alarmante de contagiados. Ya que en el complejo agro industrial de Ledesma SAAI hasta el día de hoy según sus propios informes y los del COE provincial, que recién empezó a informar sobre los contagios en la empresa hace una semana y media, hay 305 contagiados y 11 fallecidos a causa de coronavirus.

Sin embargo, desde el gobierno provincial de Gerardo Morales no se ha tomado una sola medida para frenar el nivel de contagios y muerte dentro de la empresa Ledesma, y el gobierno nacional de Alberto Fernández en vez de condenar este manto de impunidad que le da el gobierno provincial a los dueños del emporio Ledesma SAAI y tomar medidas para pararle la mano a la patronal, solo tuvo palabras de defensa a lo actuado en materia sanitaria por el gobierno provincial y su COE, y más bien en sus últimas declaraciones sobre los contagios de covid-19 dijo que los contagios de covid-19 no se dan en las empresa o industrias, por lo que todo depende de “la responsabilidad social e individual”. Es decir, el presidente Fernández exime de responsabilidad a las grandes empresas que no paran aun a costa de contagios y pérdidas de vidas obreras, e inculpa a la comunidad y a las reuniones sociales de esta como principal causal de los contagios de covid-19, algo similar a lo que viene diciendo el gobernador Gerardo Morales. Lo que claramente ubica ambos gobernantes como obsecuentes ante el poder económico de la familia Blaquier, propietaria de Ledesma SAAI, que pone su productividad y ganancias, por encima de la salud y la vida de los trabajadores.

El desprecio a las vidas obreras debe frenarse con comisiones de seguridad e higiene

El desprecio por las vidas obreras por parte de la empresa está presente en como esta patronal expuso a la muerte al obrero rural Humberto Miranda. Quien falleció por haber sido enviado a trabajar en un complejo agro industrial que es un foco de contagios de covid-19, siendo un trabajador que era parte de la población de riesgo por padecer una enfermedad crónica, y tendría que haber seguido con licencia remunerada.

Esto es lo que denunciamos como un crimen social dado que Miranda, como todos los obreros fallecidos en Ledesma SAAI y alrededor de 60 personas fallecidas de covid-19 en Libertador Gral. San Martin, fue empujado a una muerte prematura y totalmente evitable, que es responsabilidad de la empresa Ledesma y del gobierno provincial que lo testeo recién cuando este fue internado, siendo que hace semanas tenia síntomas de covid-19, y si se abordaba desde antes el contagio se podría haber hecho mucho más para salvar la vida del obrero.

Por lo que es clave que de los trabajadores surjan organismos que defiendan la salud y la vida dentro de los lugares de trabajo poniendo en pie comisiones obreras de seguridad e higiene, para imponerle a la patronal la salubridad, higiene y seguridad que desde hace meses vienen reclamando tanto las bases obreras, los delegados, y las comisiones directivas del SOEAIL y UATRE seccional Ledesma, para de este modo frenar los contagios y las muertes obreras.







Temas relacionados

Covid-19   /    Ingenio San Isidro   /    Libertador Gral. San Martín   /    Ingenio Ledesma   /    Jujuy   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO