Mundo Obrero

SINDICALISTA MARÍTIMO

Omar “Caballo” Suárez: todo lo que flota lo convierte en negocio

Conocido como el “Caballo”, Omar Suárez es el titular del Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU). Este señor de las aguas, uno de los favoritos de Cristina, expande su influencia con varias empresas ligadas al negocio marítimo. Hace unas semanas realizó un Congreso donde expulsó a gran parte de la oposición, con la presencia de fuerzas federales.

Martes 25 de noviembre de 2014 | Edición del día

Fotografía:TN CORRIENTES

Oriundo de la ciudad correntina de Monte Caseros (Corrientes), junto al Río Uruguay, curiosamente no se le conoce trabajo alguno como marítimo. Llegó al SOMU como chofer del secretario general, y no con el voto sino por la fuerza de las patotas. Allí está en el poder hace 25 años, pasando de menemista confeso a ser considerado el “Moyano de las aguas” e incrementando influencia con Nestor Kirchner de la mano de su amigo, el ministro de Planificación Julio De Vido. Prestó el servicio de sus patotas en el 2007, contra la lucha de los trabajadores despedidos del casino flotante de Puerto Madero. Fue fiel a su caballito de batalla ¨todo lo que flota es mio¨, actuando en común con el empresario kichnerista Cristóbal López y la Prefectura, dejando en la calle a cientos de trabajadores.

Con los años, sus ganancias fueron en progreso. Como la estancia de 17.000 hectáreas que posee en la Península de Valdez a nombre del sindicato, que ningún trabajador la puede disfrutar. Según el Caballo, “porque queda muy lejos”
Suárez dirige la naviera Maruba a través de su sobrino que es el presidente, gracias a los 40 millones de dólares que como adelanto fueron otorgados por la Nación a Mercante S.A.

Además a través de familiares, testaferros y la Fundación Azul, tiene empresas subsidarias del negocio marítimo, como San Jorge Marítima, Aero Space Cargos S.A. (a cargo de su esposa), Naves Marinas Argentinas y Malonot, una empresa de limpieza que le presta servicios al SOMU y en donde la hijastra de Omar Suárez era directora. Esta denunciado por extorsión en beneficio de estas empresas.

¿Puerto Belinda, patrimonio del SOMU?

Elite Viajes salió a la luz en estos días, denunciada por la oposición del gremio como la empresa que administra el complejo Hotelero Puerto Belinda ¨en honor al nombre de la madre del Caballo¨. En principio era un emprendimiento del sindicato, pero lo terminaron transformando en una sociedad anónima, Elite Viajes, comprándole los terrenos en el 2004 a la hija de Suárez por la suma de 240 mil dólares.

El mismo fue construído con los fondos del gremio, y según denuncia la oposición está hecho con materiales valuados en 2 millones de pesos sacados de la Isla De Marchi, como un desguazadero de barcos y muelles. Hace poco Cristina anunció la construcción del Polo Audiovisual con Suárez en primera fila. Allí en la Isla funcionan las oficinas de la fundación Azul. Según Suárez los materiales fueron donados, pero no hay certificación alguna al respecto. Cercano al hotel, también con flotadores y muelles traídos de la Isla, el Caballo se está haciendo una casa para él y una exótica casa flotante con la que promete innovar como el primer mundo.

Para defender todos esos negocios

Preocupado por su futuro como titular del gremio, Suárez realizó hace unas semanas un congreso, donde adelantó las elecciones del 2016 para el año que viene, temiendo por el devenir de su aliado el kirchnerismo. Para esto, expulsó a varios integrantes de la comisión directiva, que ya habían recibido amenazas y agresiones físicas anteriormente. La asamblea, al mejor estilo SMATA en Lear, fue monitoreada por el Ministerio de Trabajo, y según ellos dicen en un comunicado “por fuerzas federales”, encontrándose entre los presentes un general del Ejército, Mario Gabriel Dotto.
Todo sea para seguir al mando del sindicato, y todos los negocios que supo impulsar desde allí.

El caballo Suárez, uno de los mas queridos sindicalistas de Cristina, continúa timoneando negocios marítimos, mientras tanto muchos embarcados se encuentran sin convenio navegando el Río Paraná por meses sin pisar tierra, los pescadores del sur siguen arriesgando su vida, los amarradores de puertos provinciales ni siquiera llegan a un salario acorde. Mucho menos para disfrutar Puerto Belinda, donde una habitación cuesta 6800 pesos por día.







Temas relacionados

SOMU   /    Omar “Caballo” Suárez   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO