Cultura

CINE // FESTIVAL DE MAR DEL PLATA

Olivier Asayaas: “Ver cine es la mejor forma de tomarle el pulso al mundo”

Como parte de la sección "charlas con maestros", el sábado 20 se realizó un encuentro con el director Olivier Assayas

Diego De Angelis

@DieDeAngelis

Lunes 21 de noviembre | Edición del día

El sábado se realizó una de las actividades más esperadas del 31°Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Una sala completa recibió al gran director francés Olivier Asayaas (Irma Vep, Clean), en el marco del ciclo Charlas con Maestros. Acompañado por una traductora y el moderador de la conferencia Marcelo Alderete, programador del Festival, Asayaas contestó cada una de las preguntas que le hicieron, sin perder en ningún momento la amabilidad y buena disposición que lo caracteriza. El Festival organizó un foco dedicado a sus últimas películas, entre ellas la notable Personal Shopper , estrenada este año en el Festival de Cannes, a partir de la cual conquistó el premio como mejor director. Considerado “heredero de la Nouvelle vague”, Asayaas aseguró al comienzo de la charla que muchos de los grandes directores del presente fueron influenciados por el movimiento que cambió la forma de ver y hacer cine, y expresó la necesidad de defender su principal legado: la libertad en la realización cinematográfica.

Durante la década del ochenta, Asayaas trabajó como crítico en la legendaria revista de cine Cahiers du Cinéma. En la conferencia recordó esos tiempos, cuando publicaba ensayos que buscaban interrogar de alguna manera la teoría del cine. En la actualidad, sin embargo, desconfía del término. Respeta a los críticos que escriben sobre cine, pero solo aquellos que buscan reflexionar dialécticamente sobre el pensamiento y la práctica cinematográfica. “Los críticos no dialogan tanto con los propios realizadores, sino que se han transformado en guías de películas. Como críticos gastronómicos”. Según el director francés, los críticos deben establecer un diálogo productivo con la obra. Agregó además que la crítica puede llegar a ser una forma de arte. “Lo que queda es la escritura”, aseveró. Citará a su viejo amigo Sergei Daney, el notable crítico francés. “Lo que quedó de Daney no fueron sus preferencias estéticas, sino sus reflexiones. Se convirtió en un escritor por escribir sobre cine”. Asayaas desconfía además de otro concepto fetiche dentro del universo cinematográfico: la cinefilia. Concepto que también le suelen adjudicar. “Considero al cine como una ventana sobre el mundo y no sobre sí mismo”. Para el director francés “ver cine es la mejor forma de tomarle el pulso al mundo”.

Por otro lado, Asayaas habló sobre su propia obra, sobre las influencias que lo marcaron. Reconoció que el cine chino fue fundamental para su carrera. “La cinematografía china fue un acontecimiento. Un cine bastante ignorado. Fue gracias a Marco Müller –director artístico durante años del Festival de Cannes- que lo descubrimos, cuando organizó por primera vez un foco dedicado a su cine.La modernidad de la práctica cinematográfica se encontraba allí”. El director francés nombró también a Bresson, Tarkovsky, Bergman.Directores que demostraron que el cine podía llegar a territorios de significación impensados. De todas formas, Asayaas apuntará que la influencia no debe pensarse como mera reproducción de un procedimiento: “Cada director debe respetar su singularidad y llevar lo que le interesa a una universalidad. Como hace la literatura o la pintura”.

Asayaas compartió aspectos de su propia forma de trabajo. Se refirió a la escritura de un guion como una instancia que considera incompleta. El guion como estado intermedio de una película. Como el inicio de otra cosa. “La escritura cinematográfica se percibe más allá del guion. Filmo como si filmara un ensayo. Ahí me detengo, en ese proceso de inestabilidad”, expresará. Asimismo,mencionó el uso de la música en sus películas. “Todo un problema. Hace tiempo que no utilizo música en el cine. Las bandas de sonido son importantes, pero me hacen sentir acorralado”, señalará. Asayaas contará que hace un tiempo empezó a realizar collages de piezas musicales para encontrar una suerte de tonalidad precisa. Y criticó el uso desmesurado del rock independiente en el cine contemporáneo. “Aparece en todos lados, hasta en el avión. Hay que buscar la inspiración en otro lado”, manifestó. Una búsqueda permanente que fundamenta el conjunto de su trabajo.

En relación con el panorama actual del cine, Asayaas no ofreció nombres, pero sí advirtió que la promesa de algún tipo de renovación se encuentra en el trabajo de los directores jóvenes. Fundamentalmente en el cine independiente, donde todavía es posible hallar cierta vitalidad. En países como México, Argentina, Rumania y, por supuesto, los países asiáticos, observará señales de una nueva sintaxis cinematográfica.Para el director francés el cine se encuentra en la actualidad demasiado encerrado sobre sí mismo. “El cine debe dialogar con otras artes. Debe buscar otras pistas”, sugerirá.

Algunas palabras de la conferencia estuvieron dedicadas a Personal Shopper , su última película, que se exhibirá en el Festival. Alderete le consultó, entre risas, si creía en fantasmas. “Todos creemos en fantasmas. Convivimos con ellos. Es una creencia esencial en los seres humanos. Los fantasmas no están fuera de nosotros, sino en nuestro interior”, contestará discretamente el director francés.
En una época invadida de imágenes de todo tipo, Asayaas asegura que el cine no procura una simple imagen más y confía en que el cine puede salvarnos de esa proliferación caótica. “El cine ofrece una perspectiva de sentido”, resaltará convencido de la importancia del cine como una forma –acaso la mejor- de intervenir sobre una realidad fuera de control.




Temas relacionados

31 Festival de Cine de Mar del Plata   /    Cine   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO