Cultura

50 AÑOS DEL '68

Octavio Paz y el 1968: “el poeta no renunció a su cargo, siguió cobrando”

¿Qué hizo Octavio Paz luego de la masacre de 1968 en México?

Sergio Abraham Méndez Moissen

México @SergioMoissens

Martes 8 de mayo | 00:14

Octavio Paz en octubre de 1968, el 4, a dos días de la masacre de Tlatelolco decidió “renunciar” a su puesto de embajador de México en la India. Su gesto derivó en una gran acto público.

Según los biógrafos e intelectuales allegados a Paz, su gesto constituyó un gran acto de “rechazo” a la represión al movimiento estudiantil.

Los intelectuales y el poder

Pierre Bordieu, sociólogo francés, escribió que los intelectuales son parte del poder. Un intelectual tiene dos posibilidades: criticar al poder y separarse de él o reproducirlo y ser constitutivo del mismo.

Octavio Paz es, sin duda, uno de los intelectuales más importantes de México. ¿Estaba al lado del poder o lo criticó?

Una investigación de Jacinto Rodríguez Munguía (1) demuestra que lo que hizo Paz fue trampa. Sostiene el autor que “Hizo uso de un recurso que en la jerga diplomática se llama disponibilidad. No renunció y no podía hacerlo porque la ley se lo impedía, se argumentó desde entonces y durante las siguientes décadas. Siguió cobrando hasta 1973”.

O sea, Paz fingió que renunció: siguió cobrando. El intelectual aparentemente crítico realmente siguió cobrando su salario de diplomático.

José Revueltas fue un opuesto por el vértice: lejos de vivir del erario público de un gobierno que masacraba estudiantes éste se involucró de un modo inigualable con el movimiento estudiantil.

Cayó preso y fue parte del Consejo Nacional de Huelga. Si hay un intelectual que mostró entereza durante el movimiento fue el melancólico José Revueltas, no Octavio Paz.

Intelectual salinista

André Breton y su compañero Benjamin Peret (surrealistas), que conocieron a Paz, difícilmente imaginarían que el único Nobel de la Paz de México admirara a Carlos Salinas de Gortari: el padre del neoliberalismo mexicano.

Paz fue benévolo con Salinas y ultra crítico de la izquierda de México en los años setenta. Dice la mismísima Letras Libres citando un diálogo de Paz con el finado Julio Scherer:

"La cuestión de la democracia, antes relegada, se volvió el tema primordial de la discusión política. Han sido decisivas las reformas económicas y políticas realizadas por Carlos Salinas y su equipo. Más jóvenes que los políticos anteriores y con mayor sensibilidad histórica, se dieron cuenta de los cambios de la sociedad mexicana y obraron en consecuencia."

“Así han logrado sacar al país del pantano en que había caído [...] Hemos salido de la ruina, hemos saneado nuestras finanzas y hoy asistimos a la recuperación de nuestra economía; se han restablecido el crédito internacional y la economía mexicana, gracias a las privatizaciones, se ha puesto en movimiento [...] Y algo más que no se ha dicho: han contribuido indirectamente al proceso de democratización.”

A 50 años de 1968: menos Paz, más Revueltas. Muy fundado el rechazo realviceralista del movimiento fundado por Mario Santiago Papasquiaro: pero esa es otra historia.

Nota:

(1) Rodríguez Munguía, Jacinto: "La renuncia que nunca fue. La trampa de Octavio Paz", fragmento publicado en la revista Emeequis y reproducida en el portal Aristegui Noticias.







Temas relacionados

Octavio Paz   /    Masacre Tlatelolco   /    movimiento del ‘68   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO