Internacional

CONVENCIÓN NACIONAL DEMÓCRATA

Ocasio-Cortez y Sanders: un apoyo clave para oficializar la candidatura de Joe Biden

En la segunda noche de la Convención Nacional Demócrata, Alexandria Ocasio-Cortez (del ala izquierda del partido) solo tuvo un espacio de 90 segundos en los que nominó a Sanders, aunque luego felicitó a Joe Biden. En cambio, los oradores principales siguieron apoyando el giro hacia la derecha del partido, haciendo eje en una política exterior “dura” y en la defensa de un sistema de salud privado.

Miércoles 19 de agosto | 13:07

El martes por la noche tuvo lugar el segundo día de la Convención Nacional Demócrata (DNC) que tiene como objetivo nominar al candidato presidencial hacia las elecciones de noviembre. Al igual que el primer día, la Convención se realizó de manera virtual y el mayor acontecimiento de la segunda jornada fue una prolongada votación nominal en la que oradores de todos los estados y territorios hicieron un breve discurso garantizando que sus delegados votarán finalmente por Joe Biden.

Los discursos continuaron teniendo como eje más el ataque a la política de Trump, que las bondades de Biden. Pero en algunos de los discursos comenzó a aflorar algunos de los lineamientos de lo que sería un Gobierno de Biden: que tomará una postura imperialista aún más agresiva en política exterior que Trump y que el negocio de los seguros privados de salud seguirá andando sobre ruedas.

Te puede interesar: Sanders, Michelle Obama y la campaña del mal menor para postular a Joe Biden

Si en la primera noche las principales figuras fueron Michelle Obama y Bernie Sanders, en la segunda se esperaba el mensaje pregrabado de la diputada del ala izquierda del partido Alexandria Ocasio-Cortez (AOC).

Es por eso que el único momento que resultó diferente a la larga votación nominal por Biden, fue el discurso de AOC en el que luego de 90 segundos terminó nominando a Bernie Sanders como candidato presidencial. A pesar del revuelo que esta suerte de desaire a Biden generó en las redes sociales, en realidad el discurso de AOC fue parte de una formalidad de la convención en la que todos los candidatos que aún estaban en la carrera por la nominación, como Sanders (que técnicamente lo estaba), tenían que ser nominados y secundados. Como tal, el discurso de AOC no fue un acto de resistencia del ala izquierda del Partido Demócrata, sino más bien parte del teatro político de este tipo de convenciones. De hecho, ella tuiteó un mensaje respaldando y felicitando a Biden tan solo unos minutos después de haber nominado a Sanders: "Felicidades a Joe Biden. Tengo muchas ganas de que luchemos juntos por nuestro futuro y recuperar nuestra democracia en noviembre. Gracias a la Convención Demócrata por hacerme pronunciar el discurso de nominación del senador Sanders. Ha sido un honor absoluto. #NotMeUs Y #Biden2020"

A pesar de la absoluta indiferencia mostrada por el establishment del partido hacia las y los miembros del ala progresista, estos siguen unidos detrás de Biden. Lo hacen aún cuando muy pocas de sus propuestas han sido adoptadas en la plataforma oficial de Biden y cuando sólo AOC y Sanders tuvieron tiempo para hablar en la convención.
Peor aún, el mismo día que AOC habló, el Comité Nacional Demócrata eliminó la oposición a los subsidios a los combustibles fósiles de su plataforma, en un claro rechazo a la más mínima presión progresista en torno al medio ambiente. Esto representa una bofetada en la cara de todos los que lo apoyaron.

Al igual que Sanders, AOC se hizo eco del poder de los movimientos sociales, pero luego ayudó a llevar esos movimientos a las entrañas del Partido Demócrata, donde serán cooptados y se le asignaran consignas vacías, con el objetivo de desviarlo o llevarlo a un callejón sin salida, como el partido demócrata hizo históricamente con todo movimiento social progresivo que surgiera a su izquierda. Tal y como mostró el contenido del discurso de Sanders el lunes, en lugar de empujar a los demócratas a la izquierda, el establishment demócrata ha tirado de Sanders y de AOC a la derecha y ha restablecido al Partido Demócrata como el partido de los moderados.

Cuando comenzó la carrera por las elecciones primarias, meses atrás, el ala "Bernie Sanders" del Partido Demócrata dirigía la mayor parte de las discusiones sobre los temas a tratar. Sin embargo, desde la derrota de Sanders en el Super Martes y la crisis económica causada por el coronavirus, el ala "Joe Biden" ha recuperado el control y se pinta a sí misma como el "partido de la estabilidad". Ahora, Sanders y AOC solo están para repetir la línea oficial del partido. Ambos apoyan a un hombre que se opone a ellos en todos los asuntos importantes. Como vimos con George McGovern, Jesse Jackson y muchos otros, el establishment del Partido Demócrata siempre ganará y liquidará a su ala izquierda cuando las condiciones lo permitan. Es una estrategia que ha sido desastrosa para la izquierda durante décadas y de la que hay que sacar conclusiones.

"Más duro" en política exterior

El hecho de que AOC fuera relegada a un discurso de nominación formal de 90 segundos después de todo el trabajo que ha hecho para restaurar la reputación del Partido Demócrata, es la metáfora perfecta de la inutilidad de la estrategia de "empujar a los demócratas hacia la izquierda". Incluso los criminales de guerra tuvieron más tiempo para hablar en la convención que AOC. Los exsecretarios de Estado Colin Powell y John Kerry hablaron como parte de una sección sobre la política exterior de Biden. La línea que se buscó dejar clara fue que Biden en realidad sería "más duro" con otros países de lo que ha sido Trump. “Más duro” es, y siempre ha sido, un eufemismo para la dominación imperialista. De hecho, una serie de videos que se mostraron hicieron referencia específicamente a cómo Biden intentó mantener a las tropas en el terreno en Siria mientras Trump las sacó. Esto va de la mano con la retórica nacionalista de Biden, como la publicidad de campaña que ataca a Trump por ser "débil con China".

En un momento en el que aumentan las tensiones con China y parece probable que la crisis económica pueda hacer que la situación internacional cambie, es todo una declaración de intenciones que los demócratas encuadren a Biden como alguien que será "duro" con la política exterior. El objetivo de esta política es apelar a la base de los republicanos para alejarlos de Trump. Hasta ahora, casi todo los discursos de la DNC han estado dirigidos a seducir a los votantes republicanos de Bush / McCain / Romney. En este sentido, Biden se presenta a sí mismo como un hilo de continuidad desde la era Bush (como indica la presencia de Powell, que fue secretario de Estado del expresidente republicano) hasta la era Obama. Una larga época en la que se vieron innumerables muertes y una gran destrucción para quienes vivían en países sometidos al imperialismo estadounidense.

El negocio del sistema de salud

Después del panel de "justicia racial" de la primera noche, Biden organizó un panel sobre atención médica en la segunda noche. Este panel presentó testimonios de personas que han sufrido grandes tragedias debido a la mala calidad de la atención médica estadounidense. La respuesta de Biden a esto, en términos de política, es sacudir la cabeza y hablar sobre cómo debemos hacer que la atención médica sea "asequible". Esta fue una de las grandes líneas de la noche: Biden se asegurará de que todos "puedan pagar un seguro médico", que es solo otra forma de decir que, como presidente, continuará oponiéndose a la atención médica gratuita y universal. Esto no es sorprendente: Biden ha llegado a decir que vetará cualquier proyecto de Medicare for all (salud pública para todos) si se aprueba durante su mandato.

En medio de la peor pandemia en cien años, Biden y los demócratas todavía se arrastran ante las compañías farmacéuticas y de seguros, lo que, de hecho, pone a millones de personas en riesgo de infección, empobrecimiento y muerte. Y están haciendo todo esto justo después de que un candidato increíblemente popular como Sanders, ganó varios estados con una plataforma basada en Medicare for all.
Aún con las "presiones por izquierda" de Sanders y los progresistas, con la pandemia y con la crisis económica, Biden y el establishment demócrata se han mantenido firmes en contra de que la clase trabajadora tenga atención médica.

Al ver la Convención Nacional Demócrata, me viene a la mente la famosa cita de Maya Angelou: "Cuando alguien te muestre quiénes son, créale". El Partido Demócrata nos mostró quiénes eran en la primera noche de su convención cuando Biden dijo que "la mayoría de los policías son buenos". Nos mostraron quiénes eran la segunda noche cuando pusieron a hablar al aliado de Bush, Colin Powell, y al acusado de violación Bill Clinton. Nos mostraron quiénes eran cuando no se opusieron a la austeridad de Trump. Nos mostraron quiénes eran cuando estaban en el poder y escalaron masivamente la guerra de drones y deportaron a más personas que cualquier otro presidente. Nos mostraron quiénes eran cuando redactaron, aprobaron y firmaron el Proyecto de Ley contra el Crimen. Nos han mostrado quiénes son constantemente, desde que han existido. Ya es hora de que les creamos.







Temas relacionados

Alexandria Ocasio-Cortez    /    Bernie Sanders   /    Joe Biden   /    Demócratas   /    Partido Demócrata   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO