Géneros y Sexualidades

CÓRDOBA / DERECHO AL ABORTO

Obispo de Río Cuarto dice que el debate por aborto legal es "para distraer"

El obispo Uriona pretende tapar el sol con las manos con afirmaciones que retrasan 200 años el debate por el aborto legal. El próximo 8 de marzo haremos temblar la tierra por nuestros derechos.

Domingo 4 de marzo | Edición del día

En el último mes, el debate en torno a la legalización del aborto copó los medios masivos de comunicación y las calles. El pasado 19 de febrero, en el marco de la jornada de lucha que impulsó la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, Legal, Seguro y Gratutio, miles de mujeres y una nueva generación de jóvenes se movilizaron en las plazas de todo el país exigiendo #AbortoLegalYa. Lo mismo volveremos a hacer este martes 6 de mayo con un nuevo “pañuelazo” convocado a nivel nacional para las 17 horas.

En este marco, el obispo de Río Cuarto Adolfo Uriona salió días pasados con una furiosa campaña en la prensa local a atacar a las mujeres, afirmando que mueren más mujeres por accidentes automovilísticos.

Una comparación nefasta en un país donde cada 18 horas una mujer muere producto de la violencia machista, y donde son más de 300 las jóvenes que mueren a causas de abortos clandestinos.

Textualmente Uriona dijo: “Es necesario que el tema se debata. Tenemos que buscar la verdad sobre el tema”. Y remató diciendo, “puede ser que se quiera distraer de otras problemáticas como la social”.

El obispo, entonces, plantea que el debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo es un intento de distracción social, ninguneando la lucha que el Movimiento de Mujeres viene llevando hace años.

En realidad, las únicas maniobras de distracción son las que emanan de su propia institución que, amparadas en principios religiosos y morales, pretende impedirnos a las mujeres el elemental derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo.

No podemos más que repudiar los dichos del obispo, para nada ingenuos, que pretenden minimizar la realidad que viven miles de mujeres, sobre todo pobres, empujadas a abortar en las peores condiciones.

Sus afirmaciones, completamente infundadas, son una provocación al conjunto de mujeres que nos organizamos por conquistar nuestros derechos y que venimos preparando una gran jornada de lucha para el próximo 8 de marzo en el marco del Paro Internación de Mujeres.

Un problema de salud pública

Hoy a pesar de la ilegalidad, el aborto es un fenómeno que atraviesa nuestra sociedad y a miles de mujeres. Pese a esta prohibición que pone en riesgo nuestras vidas, el aborto se sigue practicando en la clandestinidad y se cobra la vida de más de 300 mujeres por año, sobretodo jóvenes y pobres. Un problema de salud pública del cual las mujeres bien sabemos que podría solucionarse si realmente se aplicara educación sexual en las escuelas para poder decidir, anticonceptivos para no abortar, y la legalidad del aborto para o morir.

Por eso, desde hace muchísimo tiempo estamos exigiendo al Estado avanzar en este debate y la inmediata separación con la iglesia. Es inadmisible que de los impuestos que pagamos todos, el Estado siga subvencionando la educación religiosa y abonando los sueldos a la curia.

No pretendemos discutir las creencias religiosas de nadie, cada quien puede profesar la religión que le parezca, pero esto tiene que estar enmarcado en el ámbito privado.

El 8 de marzo haremos temblar la tierra

Ahora Macri dio luz verde al debate después de más de 12 años en el que los diferentes bloques mayoritarios se negaron a tratar en el Congreso el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Cuanto más avanza el debate, más oportuno recordar que no queremos cualquier proyecto, queremos que se apruebe el de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, producto de años de debate del movimiento de mujeres.

No queremos maniobras ni dilaciones de los partidos mayoritarios que juegan con las expectativas de quienes venimos peleando por este derecho. Y la experiencia de años de lucha nos recuerda que no podemos confiar sólo en la vía parlamentaria, que sólo lo podremos conquistar con la fuerza organizada de miles en las calles, por esos las mujeres que nos reunimos en la Asamblea Ni una Menos decidimos exigirle a las conducciones gremiales, incluidas las centrales sindicales, que convoquen al paro activo este 8 de Marzo, por todas nuestras demandas.

Este 8 de marzo seremos millones las que nos movilizaremos en el país y el mundo. Queremos invitar a todas las mujeres a que se sumen a marchar con nuestra agrupación Pan y Rosas, para conquistar en las calles, el conjunto de nuestros derechos.







Temas relacionados

#8M   /    Obispos   /    Aborto legal, seguro y gratuito   /    8 de Marzo   /    Río Cuarto   /    Iglesia Católica   /    Aborto   /    Córdoba   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO