Sociedad

IGLESIA Y ABUSOS

Obispo Buenanueva reconoce que la Iglesia protege a curas abusadores

El Monseñor dijo además que a partir del caso Provolo, los sacerdotes presentan certificados de buena conducta cuando llegan a una diócesis, aunque no es obligación.

Sábado 13 de mayo | 00:00

El Obispo de San Francisco y presidente de la comisión de Ministerios de la Conferencia Episcopal Argentina, Sergio Osvaldo Buenanueva, realizó declaraciones a Télam, a raíz de las innumerables denuncias de abusos que vienen saliendo a la luz, contra la Iglesia Católica.

"La Iglesia no debe proteger al cura abusador, ese fue uno de nuestros grandes errores. Lo peor que nos pasó como institución es que perdimos la sensibilidad por tutelar el buen nombre o la reputación de la Iglesia", confesó el Obispo.

Este testimonio confirma lo que abogados y familiares de las víctimas de abusos por parte de sacerdotes y monjas, vienen denunciando con insistencia: la protección de la Iglesia Católica a los curas abusadores.

Además, el Obispo de San Francisco detalló cuáles son los mecanismos internos de la justicia eclesiástica, que la Iglesia Católica tiene para abordar los casos de abuso.

"Cuando hay una denuncia de abuso sexual de menores o adultos vulnerables por parte de clérigos, diáconos o sacerdotes -porque si los acusados son obispos los juzga directamente la Santa Sede-, los obispos tenemos la obligación de hacer una investigación previa para establecer su verosimilitud. En la justicia penal esos delitos son de instancia privada, por lo que la víctima, su familia o abogados son quienes pueden denunciar (...) Al obispo sólo le cabe esa investigación preliminar, que establece si la denuncia es verosímil. En ese caso, el obispo normalmente toma una medida cautelar que consiste en apartar al sacerdote del oficio mientras se hace la investigación, de manera prudencial. Una vez finalizada, si se prueba la verosimilitud, termina nuestro rol y enviamos todo a Roma para que el Papa se lo encargue a la Congregación de la Fe, que se ocupa de esos casos", relató el presidente de la comisión de Ministerios de la Conferencia Episcopal Argentina.

El después del Provolo

Entre sus declaraciones, Monseñor Buenanueva mencionó que "todo sacerdote que llegue a una diócesis debe presentar un aval o certificado de buena conducta", y aclaró que se trata de una "sugerencia" que lanzó la Iglesia luego de conocerse los aberrantes hechos en el Provolo. "Es una medida que se tomó "post factum", pero es porque vamos aprendiendo de nuestros errores", volvió a confesar el Obispo.

En el caso de los sacerdotes acusados de abusos sexuales que son ancianos, como Nicola Corradi, uno de los curas del Provolo de Mendoza denunciado por decenas de menores sordos, y que además llegó cuestionado también por abusos desde Italia, el Obispo de San Francisco reconoció que la Iglesia prefiere no aplicar sanciones graves.

"Sé que lo que voy a decir es polémico, pero si el culpable es un sacerdote muy grande, de más de 80 años, la Iglesia no suele aplicar la sanción más grave. Sabe que tiene que imponer una sanción pero no lo puede ’soltar’, porque esa persona puede seguir haciendo mucho daño, así que por lo general se lo envía a un hogar o convento a dedicarse a la oración y penitencia", afirmó Buenanueva.

El obispo finalizó diciendo que "la guerra de la iglesia católica contra los abusos está en curso. Tenemos algunas batallas ganadas y muchas perdidas. Espero que todo esto resulte en una superación del problema, pero la transformación de la mentalidad no es tan fácil, y mucho menos en una institución como la Iglesia".

Otra declaración que viene a confirmar que las decenas de denuncias de abusos sexuales contra la Iglesia Católica, no son casos aislados sino una práctica que la institución ha resguardado internamente con sus métodos y protección a los abusadores, pero que cada vez es más difícil de ocultar.

También podes leer: Provolo: denuncian que el Arzobispado accedió irregularmente a la causa








Temas relacionados

Instituto Antonio Provolo   /    Abusos sexuales   /    Iglesia Católica   /    Mendoza   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO