Política

“LA PATRIA ESTÁ EN PELIGRO”

Obelisco: lo que dejó el acto contra Macri del kirchnerismo y sindicatos opositores

El protagonismo de los gremios fue menor al que se esperaba. Un documento criticó el acuerdo con el FMI y otras políticas del Gobierno y llamó a la unidad “en las calles y las urnas”.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Sábado 26 de mayo | Edición del día

Foto: Enfoque Rojo

Con el lema “La patria está en peligro” en la tarde de este viernes se realizó el acto convocado por organizaciones sindicales, sociales y políticas.

Desde el mediodía fueron llegando las columnas de los “movimientos sociales”, algunos sindicatos y agrupaciones kirchneristas. Pero también aquellos que se acercaban por fuera de cualquier organización, en grupos o familias. Además de las banderas que identificaban a los convocantes, los lemas más repetidos eran contra el FMI y contra el presidente Macri. Desde pancartas “en serie” hasta otras más improvisadas.

Resulta evidente que si un día feriado muchas familias trabajadoras se movilizaron al Obelisco es porque son muchos los que tienen bronca y predisposición para salir a las calles a manifestarse contra el ajuste, el pacto con el FMI y la cada vez mayor carestía de la vida.

Entre las columnas más importantes estaban las de La Cámpora y Nuevo Encuentro, acompañadas por otras del espacio kirchnerista. Entre ellos estaban figuras como Máximo Kirchner, Daniel Filmus y Carlos Tomada, así como otras del peronismo como Alberto Fernández, Fernado Espinoza y Verónica Magario.

Las columnas sindicales y de los movimientos sociales, en cambio, sorprendieron a muchos de los que venían siguiendo la convocatoria. Camioneros parece que movilizó “con pocas ganas”, pero aun así más que los gremios de la Corriente Federal. Tampoco se destacaron las columnas de los gremios de la CTA ni el bloque que forman la CTEP, Barrios de Pie y la CCC (cerca del cual sorprendió la presencia del MST, que integra un frente político con el Nuevo MAS).

El hecho no es menor porque permite acercarse a dos datos importantes de la jornada.

Por un lado, en una manifestación que aparecía convocada por la Multisectorial del 21F, el protagonismo gremial quedó en un absoluto segundo plano. Ni siquiera se pudo ver a los dirigentes sindicales sobre el escenario, donde actores leyeron el documento entre una serie de números musicales.

Por otro, se pudo notar en la cantidad de gente que se acercó a la 9 de Julio. Si se tiene en cuenta el número que se dijo desde el escenario (“un millón y medio de personas”), evidentemente fue menor del que esperaban los convocantes. Tomando como base la superficie que une el escenario y la calle Hipólito Yrigoyen, el número no puede superar las sesenta o setenta mil personas.

La proclama política del 25

Pasadas las 15 horas subieron al escenario algunos de los convocantes, acompañados por referentes de derechos humanos. Entre ellas varias Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, las más aplaudidas.

Con ese telón de fondo el actor Osmar Nuñez y la actriz Paola Barrientos leyeron la “Proclama Popular del 25 de Mayo. La Patria está en peligro”. Allí se reivindicó la gesta del 25 de Mayo de 1810. “Pero, 208 años después, una vez más, la Patria está en peligro”, agregaron.

A partir de allí se enumeró una serie de críticas al Gobierno junto a distintos reclamos. El primer punto - y quizá uno de los más importantes en este momento - fue el rechazo “a los acuerdos de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional, su modelo de dependencia política y económica con las grandes potencias extranjeras” y “el endeudamiento externo que significa una cadena de dependencia sobre nuestro pueblo”.

Pero no se planteó cómo terminar con esa dependencia ni mucho menos la necesidad de dejar de pagar la deuda para evadir ese “destino de miseria planificada”.

Aunque en el espíritu de miles que escuchaban estaban el rechazo a los organismos financieros y esa deuda fraudulenta, la proclama no planteaba ninguna solución de fondo a ese saqueo histórico. Y el antecedente del kirchnerismo que ofrendó U$S 200 mil millones al “endeudamiento externo”, no alienta ninguna expectativa.

Luego se denunció “el salvaje tarifazo” (uno de los momentos más aplaudidos junto al reclamo por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel), la reforma laboral y la previsional, “el ajuste al salario real”, “la radicalización de la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad” (quizá un inconsciente reconocimiento de que no han dejado de ejercerla durante ningún gobierno, por más “progresista” que se reclame), “el ataque a nuestras comunidades originarias” y otros reclamos de distintos sectores sociales.

Vale dedicarle un párrafo a los derechos de las mujeres. La proclama reivindicó “el grito de Ni Una Menos”, pero evitó cualquier mención al derecho al aborto que hoy discute toda la sociedad. Sin embargo, cuando la cantante Malena Dalessio recordó esa pelea, cientos de mujeres levantaron sus pañuelos verdes y muchos hombres aplaudieron con ellas.

Además se reafirmó “la necesidad de defender la producción y el desarrollo industrial de nuestra Nación, protegiendo el desarrollo de las economías regionales”, en un párrafo dedicado a los empresarios nacionales y los gobernadores.

La proclama terminó con un claro mensaje político: “nos enfrentamos al gobierno de Mauricio Macri, por el camino de la democracia, en las calles y los haremos también en las urnas. En ese camino (…) nos disponemos a forjar la unidad necesaria para construir definitivamente la Patria que soñamos”.

Ante la referencia a las urnas, el canto de “vamos a volver” que se había escuchado en algunos pasajes de la jornada, volvió a ser coreado desde distintos sectores de la 9 de Julio.

En la calle, pero pensando en las urnas

Tras la lectura del documento una de las locutoras tomó el micrófono para decir que “las organizaciones sindicales que están aquí convocan al paro general”. La frase despertó el aplauso de miles que seguían el acto, que cantaron “paro, paro, paro, paro general”.

Sin embargo no quedó claro si se trataba una expresión personal o una propuesta que están discutiendo los sindicatos opositores que convocaron originalmente a la jornada, ya que no estuvo presente ni en las consignas convocantes ni en la proclama leída. Desde el sindicalismo de izquierda se les viene planteando la necesidad de convocar a un paro nacional activo y un plan de lucha unitario contra el ajuste, que incluya un programa para terminar con el saqueo de las privatizadas y la deuda externa.

Ese debate estuvo ausente en el acto. ¿Con qué medidas y qué programa se puede frenar realmente, y sin que sea tarde, los planes de Macri y el FMI?

Es lógico. Como habían adelantado los convocantes, era un acto “eminentemente político”. Y el objetivo es lograr la “unidad necesaria” para que el peronismo capitalice la crisis del gobierno en las urnas. O sea, en 2019.

Si la patria está en peligro, no parece una propuesta a la altura de semejante problema.






Temas relacionados

21F   /    Verónica Magario   /    Fernando Espinoza   /    Nuevo Encuentro    /    Mauricio Macri   /    CGT   /    La Cámpora   /    Hugo Moyano   /    Kirchnerismo   /    CTA   /    FMI   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día