Política

NOTA DE TAPA

#ObamaGoHome

Llegó Obama bajo un fuerte operativo de seguridad y con la bandera estadounidense flameando en Plaza de Mayo. El macrismo en la búsqueda de inversiones. Una provocadora visita hacia el 24 de Marzo.

Fernando Scolnik

@FernandoScolnik

Miércoles 23 de marzo de 2016 | Edición del día

Después de 10 años, un presidente estadounidense llegó a la Argentina. Tras su histórico viaje a Cuba, Obama arribó al país en el marco de un nuevo gobierno y un contexto de fuertes crisis en países de la región como Brasil y Venezuela. Cuba y Argentina son dos escalas diferentes de un mismo viaje, con un solo objetivo: pujar, en una situación dinámica, por la primacía de los intereses estadounidenses en la región.

El arribo de Obama a la Argentina es acompañado desde ayer por una imagen plagada de simbolismo: las banderas de la principal potencia mundial flamean sobre la Plaza de Mayo.

Sin embargo, no son sólo banderas. Sobre el territorio nacional vuelan también aeronaves Boeing C40C, C-17, Globemaster III, cazas F-116 y helicópteros Black Hawk, para custodiar la visita de Obama. Circula también la información de que llegaron al país 300 agentes del Servicio Secreto norteamericano para diseñar el esquema de seguridad. Los atentados de ayer en Bruselas han sido utilizados para redoblar la militarización, aunque, por supuesto, sin hacer referencia alguna a la responsabilidad de Estados Unidos por las intervenciones en Irak, Afganistán, Libia o Siria, que sembraron el terreno para el surgimiento del Estado Islámico, organización que reivindicó los brutales atentados de ayer.

Junto a este operativo, llegaron también con Obama CEO de grandes empresas que buscan negocios en el país. El macrismo los espera ansioso, ilusionado con la llegada de inversiones que (dudosamente) reactiven la economía nacional. Para atraerlas se esfuerza llevando adelante las tareas que pide el mercado, cuya consecuencia para los trabajadores es el ajuste en marcha.

Un rol importante en estos días lo tendrá entonces la Cámara de Comercio Argentino-Estadounidense (Amcham), que nuclea a 614 compañías de ese país que operan en Argentina. Los obreros de fábricas como Lear o Donnelley saben bien de qué se trata: han marchado en numerosas ocasiones a la Amcham contra la explotación laboral y las prácticas antisindicales de estas empresas multinacionales.

Hoy la llamada "vuelta a los mercados internacionales" es la propuesta de las clases dominantes para salir del estancamiento económico, demostrando que en nada se ha superado la dependencia del país. Como agasajo para recibir a Barack Obama, ayer se votó dictamen favorable en el Senado para el pago a los fondos buitre. Una nueva entrega nacional está en marcha, y será con votos en el Congreso Nacional de Cambiemos, pero también del Frente para la Victoria, del Frente Renovador y otros bloques.

“Terminamos con el aislamiento”, es como el presidente Mauricio Macri llama a esta relación con las potencias imperialistas, y es lo que él mismo considera el principal logro de sus primeros 100 días de gestión. La llegada de Obama al país es el mayor símbolo de esta política, que debe ser enfrentada para evitar un mayor sometimiento que sólo pagarán los trabajadores y el pueblo.

24 de Marzo: un homenaje cínico

El presidente estadounidense tendrá hoy un agenda apretada: se reunirá con Macri, brindarán juntos una conferencia de prensa, visitará la Catedral metropolitana, irá a la Usina del Arte para ser nombrado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, participará de un seminario empresarial en la Sociedad Rural y de una cena de gala en el Centro Cultural Néstor Kirchner con dirigentes del oficialismo, pero también de la oposición, como Miguel Angel Pichetto y José Luis Gioja del Frente para la Victoria.

Sin embargo, uno de los momentos más polémicos de la visita de Obama será el jueves a las 10 horas cuando irá junto a Macri al Parque de la Memoria, en el 40º aniversario del golpe militar, para realizar un homenaje a las víctimas de la dictadura.

De esta manera, Mauricio Macri, miembro de una familia cuyo grupo empresarial se enriqueció y creció durante la dictadura, homenajeará a los desaparecidos junto al Premio Nobel de la Paz Barack Obama que dirige las intervenciones militares de su país, comanda miles de asesinatos con drones, mantiene abierto el centro de torturas de Guantánamo y deja correr el gatillo fácil contra los negros y otras minorías en su país. Los hipócritas sean unidos.

Ayer familiares de desaparecidos publicaron una carta donde pidieron que “no nos utilicen para que el imperialismo se lave la cara”, y consideraron que “es un insulto a la memoria de nuestros 30.000 compañeros detenidos desaparecidos recibir al presidente del país que fomentó y apoyó el golpe militar más sangriento que vivió Argentina, al igual que en el resto de los países de la región”.

También Nora Cortiñas, referente de Madres de Plaza de Mayo–Línea fundadora, afirmó que "el Gobierno de Estados Unidos mata, persigue y está haciendo desastres en muchos países del mundo. ¿Cómo quedaríamos a los ojos de las miles y miles de víctimas que en la Argentina le rindiéramos un homenaje (a Obama), que estuviéramos agarrándole las manos diciéndole ’gracias, gracias’. ¿De qué gracias?, por favor".

Cortiñas también puso en duda la seriedad del anuncio de Estados Unidos respecto de la desclasificación de archivos sobre la dictadura argentina. Evocó que años atrás desde la Casa Blanca "mandaron algo de archivo, pero tenían hojas con nombres tachados. Ahora va a pasar lo mismo, seguramente. Van a venir con tachaduras como ya pasó", denunció.

Desde el Frente de Izquierda, la diputada nacional Myriam Bregman, abogada querellante en causas de lesa humanidad, informó que presentará en la Cámara Baja un proyecto de ley “para que sean abiertos los archivos de la represión, que continúan en poder del Estado” y cuestionó que “Estados Unidos nos dice que abrirá los archivos sobre la dictadura argentina cuarenta años después como si fuese una historia cerrada, pero no lo es, porque gran parte de los genocidas continúan libres, cuatrocientos niños apropiados no han recuperado su identidad y las empresas yanquis que tuvieron centros clandestinos en sus plantas, como la Ford, siguen haciendo negocios impunemente en el país. ¿Acaso vamos a poder juzgar a los funcionarios de EE.UU. responsables de impulsar el Plan Cóndor en la región?”.

24 de Marzo: el homenaje de los luchadores

Este 24 de Marzo el Frente de Izquierda le da la espalda a Obama y marcha junto al Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, y decenas de organizaciones políticas, sindicales y estudiantiles. Por los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos. Por cárcel a todos los genocidas. Contra el imperialismo, la impunidad y la entrega del país. Contra el ajuste y la represión. Seamos miles en las calles con estas banderas.







Temas relacionados

Frente de Izquierda   /    Mauricio Macri   /    Myriam Bregman   /    Barack Obama   /    Internacional   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO