Mundo Obrero

PETROLEROS

Nuevo revés para Shell y sus "prácticas desleales”

El 15 de mayo, la justicia dictó sentencia definitiva a favor de la reinstalación de Fernando Luna, operario y activista, quien fuera despedido cuando Aranguren era Ceo de la multinacional.

Fernando Luna

Trabajador de Shell, refinería de Dock Sud / Agrupación Nacional Naranja Petrolera en el MAC

Sábado 19 de mayo | 09:58

El 15 de mayo, el Juzgado Nacional de Primera Instancia del Trabajo N°39, dictó la sentencia definitiva a favor de mi reinstalación en la multinacional Shell en Dock Sud. En una de las partes, del fallo, dice: “1°) Hacer lugar a la demanda interpuesta por Fernando Daniel Luna contra Shell Compañía Argentina de Petróleo Sociedad Anónima y, en su consecuencia, declarar la nulidad del despido dispuesto el 29 de abril de 2014 y convertir en definitiva la reincorporación al empleo oportunamente dispuesta a título cautelar”.

Recordemos...

En el año 2012, Shell bajo el mando local de Juan José Aranguren, avaló un primer acto del fraude sindical en la refinería de Dock Sud junto al entonces secretario general de la Federación Petrolera, el diputado Alberto Roberti, proscribiendo a la lista Naranja, opositora a la conducción, integrada por trabajadores que se reivindicaban clasistas y antiburocráticos. Con este accionar, comenzó una persecución política que terminaría en una serie de despidos que afectó a una parte del activismo de la planta del sur del conurbano bonaerense, dos años después. Esto vino acompañado por un nuevo fraude sindical que involucró aprietes, y el ingreso a la empresa de una patota del sindicato.

Todo este esfuerzo de la empresa y la burocracia sindical petrolera, se dio en el marco de una nueva etapa de organización que los trabajadores habíamos comenzado a la par que se incrementaban las denuncias sobre las condiciones labores, particularmente problemas de insalubridad. En ese momento, Aranguren sumó a las denuncias en su contra, una suba del dólar debido a una operación de liquidación de dividendos al exterior. También,comenzaron a despuntar denuncias sobre Alberto Roberti, por la manipulación de la obra social que terminaron acorralándolo legalmente.

Esta persecución la llevaron adelante sobre la base de la clásica alianza burocracia-empresa, por este motivo, la justicia dio lugar a la figura de prácticas desleales: “…Tal como surge del análisis efectuado precedentemente, el despido del actor constituyó una represalia por su actividad sindical, tuvo en miras impedir el ejercicio de los derechos tutelados por la ley 23551 y concretó una práctica discriminatoria en razón de su ejercicio…”

A lo largo de estos años, fuimos reinstalados Analía Portillo, Gustavo Michel y yo. Pero estas reinstalaciones, no fueron un producto meramente legal. Desde el primer día en que se dieron los despidos, llevamos adelante una enorme pelea en distintos ámbitos. Primero desde la puerta de la refinería, luego estuvimos con los compañeros de la autopartista Lear en los cortes de la Panamericana, pasando por la coordinación con otras fábricas que llevó a dos cortes del puente Pueyrredón. Logramos un repudio expreso en la Cámara de Diputados encabezado por Nicolás del Caño y Christian Castillo, en ese entonces, diputados por el PTS-FIT, mientras que los abogados del Ceprodh, Gabriela Camps y Matías Aufieri, con la legisladora Myriam Bregman a la cabeza, armaban las causas, que plasmaron justamente toda esta lucha política dentro y fuera de la refinería.

En Vaca Muerta junto a Rául Godoy de Zanon

Todos los que militamos en la agrupación Naranja Petrolera y formamos parte del Movimiento de Agrupaciones Clasistas, (MAC), sabemos que se puede enfrentar a las multinacionales y al gobierno, que podemos romper la losa de la burocracia sindical y que la clase obrera se organice políticamente.

Esto explica por qué logramos reinstalaciones y recuperaciones de fábricas en climas de persecución, despidos y como también con la movilización, frenar el avance de la Reforma Laboral. En todos los gobiernos, porque no fue sólo durante el macrismo, sino que también con el kirchnerismo.

Nuestros despidos, se dieron durante el gobierno de Cristina Fernández, al mismo tiempo que avanzaban sobre los trabajadores de las automotrices. Esta persecución, se agudizó en el transcurso del actual gobierno de Cambiemos. A pesar de los duros golpes a los trabajadores, hemos logrado reinstalar compañeros en Coca Cola, aeronáuticos y ferroviarios, seguimos impulsando la coordinación como hicimos con el hospital Posadas y los mineros de Río Turbio, que también han conseguido la reinstalación de todos sus compañeros .

Con Gustavo Michel, también reinstalado, repudiando el convenio flexibizador de Vaca Muerta

Pero esto, es una parte porque el gobierno está alineando fuerzas con las burocracias a la vez que descarga la crisis sobre todo el pueblo trabajador. Los tarifazos a cargo de Aranguren, que bien sabe cuidar los intereses de las empresas y los propios con sus cuentas offshore, ahora lo hace desde su posición de ministro. Cuando el barril de petróleo esta aún bajo y comenzaba la quita de subsidios que iniciaba la suba de las tarifas. Aranguren gestionó un subsidio al barril para mantener el megamargen de ganancias de las petroleras, mientras el convenio petrolero y las paritarias se negociaban a la baja.

Estos triunfos no son individuales, son producto de una política de conjunto, de tener un norte clasista, una muestra de que se puede enfrentar a las empresas nacionales o extranjeras, con sus gobiernos de turno.

Esto tiene que ser capital de cada lucha, y de cada organización política de los trabajadores.

La muerte de Roberti

Cuando personajes nefastos como estos mueren, los trabajadores tenemos unos sinsabores, ya que nunca llegan a ser juzgados. Recordemos que una de las causas que lo llevó a su renuncia en la Federación Petrolera, fue la manipulación de fondos de la obra sociales, que dejó varios meses sin cobertura a todos los petroleros del norte del país, nunca dio lugar a la pelea por la insalubridad de la industria, mientras vemos como los compañeros van muriendo por cáncer o enfermedades relacionadas al trabajo.

Solo pienso en los trabajadores que hoy no están.







Temas relacionados

Agrupación Naranja Petrolera   /    Petroleros   /    Juan José Aranguren   /    Alberto Roberti   /    Shell   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO