Internacional

BOLIVIA TRAS EL DESTAPE DEL CASO ZAPATA

Nuevas detenciones y acusaciones entre mandos medios ponen en jaque al gobierno de Evo Morales

El domingo 28 de febrero se dispuso la detención preventiva de Gabriela Zapata Montaño, ex ejecutiva de la empresa china CAMC, quien es acusada de legitimación de ganancias ilícitas, enriquecimiento de particulares con afectación al Estado y uso indebido de influencias en grado de complicidad.

Nostariel Kalajsic

Militante de Pan y Rosas y estudiante de Literatura de la UMSA

Martes 1ro de marzo de 2016 | 17:24

Fotografía: EFE- Stringer

Tras 48 horas de larga espera se dio conocimiento de la situación legal de la ex funcionaria de la empresa china CAMC. “La jueza ha dispuesto la detención preventiva en (el penal de mujeres) Obrajes”, informó el fiscal Edwin Blanco al salir de la audiencia y al excusarse de dar detalles. El abogado de Zapata, Wálter Zuleta, examinó la decisión judicial como una “resolución sesgada”, denunció presiones del Ejecutivo al Órgano Judicial y aseveró que le llamó la atención que la jueza pidiera desvirtuar elementos de prueba presentados en la audiencia, comentando que la fiscalía basó sus acusaciones por una reunión que data de hace dos años con funcionarios del Ministerio de la Presidencia. “Dicen que se reunía ahí con ejecutivos bien vestidos que parecían extranjeros. Aparentemente por tener esa pinta no les pedían sus carnets. Son unos fantasmas bien vestidos que han dado la certidumbre al Ministerio Público de que se ha cometido el uso indebido del Estado”, declaró.

El lunes por la mañana el vicepresidente Álvaro García Linera señaló que “Lo que está detrás de la señora Zapata es una cosa grande, no es poca cosa” (...) “Al interior de una de las unidades, Gestión Social, se había armado una estructura que estaba utilizando bienes del Estado para favorecer a una persona que no trabaja para el Estado, la señora Zapata no trabaja en el Estado… pero utilizó un grupo, una red de amigos, que sí trabaja en el Estado y que utilizaron medios del Estado para favorecer intereses privados”. Finalmente expresó que “está completamente descartada la sospecha de que en este tráfico esté involucrado el Primer Mandatario”. Luego de estas declaraciones en horas de la tarde la directora de Gestión Social del Ministerio de la Presidencia, Cristina Choque, fue aprehendida y traslada a las celdas de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC) acusada al igual que Zapata por uso indebido de bienes del Estado.

Nuevos personajes fueron saliendo a la luz, tal es el caso de la tía de Zapata quien declaró que el hijo de Gabriela con el presidente Evo Morales (presuntamente muerto) está vivo y goza de salud, a lo que la abogada de la acusada dijo que la información es verdadera pero que las pruebas saldrán en el momento que Zapata lo vea oportuno. Tras un silencio que se prolongó por varias horas, el Gobierno eligió como vocera a la ministra de Transparencia, Lenny Valdivia, quien emitió una declaración de prensa (no fue conferencia porque no admitió preguntas) para establecer que el mandatario no faltó a la verdad, y que Zapata, o le ocultó que el menor vive, o que miente ahora por su situación legal.

Ante estas declaraciones, el Presidente mediante una conferencia de prensa dijo "Le pido a la familia de Gabriela Zapata que me lo traiga, estoy esperando, tengo derecho de verlo y cuidarlo... Esperamos en horas próximas que me lo traigan y asuma mi responsabilidad con el niño, yo he tenido mucha responsabilidad en el 2007, y me informaron que el bebé estaba enfermo, sin embargo exigí ver por qué seguía enfermo y después me dijo que había muerto. Qué intereses hay detrás del niño. No tengo ningún problema, si la familia me lo permite quiero recoger al niño, es una alegría... Esperamos en horas próximas que me lo traigan y asuma mi responsabilidad con el niño", insistió.

Mientras salen más declaraciones y nuevas contradicciones en los hechos lo cierto es que en las distintas etapas de este caso se ve claramente la instrumentalización de una mujer a quien este gobierno machista y opresor está utilizando para limpiar su imagen. Zapata pasó de ser una aliada, a una persona peligrosa que sabe demasiado.

Al rechazo de gran parte de la población sobre lo que iniciaba como un caso de tráfico de influencias que involucra directamente al primer mandatario hoy se suman nuevos cuestionamientos y mayores expresiones de repudio sobre la calidad humana de los representantes del Estado boliviano. No faltaron las voces de la oposición de derecha como la del ex presidente Jorge Quiroga quien expresó que los sucesos que rodean al escándalo Zapata muestran “una faceta inhumana” del presidente Morales.

Luego de un referéndum en el que se puso a consideración la continuación de la figura de Evo Morales que era considerado “guía espiritual de los pueblos”, líder de una “revolución democrático cultural” hoy vemos que las palabras y los fervientes discursos de cambio se los llevó el viento. Se caen las máscaras, cada vez de manera más evidente; el rechazo de la población expresa el cansancio de ser testigos de cómo viejos derechistas y los representantes del oficialismo disputan el poder. Esto no representa ninguna señal de cambio ni de mejoras para el pueblo boliviano pues es ésta la expresión de un Estado putrefacto que preserva intactos los cimientos del sistema capitalista, solamente podrán haber cambios desde la acción de los trabajadores, sus organizaciones con absoluta independencia política y de clase.







Temas relacionados

Caso Zapata   /    Bolivia   /    Evo Morales   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO