CTA PERÓN

Nueva fractura de la CTA: surge una tercera conducción de la central

A partir de una división de un sector que responde a De Gennaro, surge la "CTA Perón", desprendiéndose de Pablo Micheli y diferenciándose con Hugo Yasky.

Patricio Abalos Testoni

Delegado de Promoción Social - GCBA

Miércoles 4 de enero | 11:30

En estos días se hizo público lo que se rumoreaba desde hace muchos meses en los gremios agrupados en la CTA: el desprendimiento de una nueva CTA que responde a Víctor de Gennaro y a Hugo "Cachorro" Godoy, secretario general de ATE Nacional. Este tercer sector es hasta ahora conocido como CTA Perón, porque la sede se encuentra en la calle con dicho nombre.

En consecuencia, en la actualidad la CTA se encuentra dividida en la "CTA de los trabajadores" de Hugo Yasky, la "autónoma" de Pablo Micheli y está nueva.
La división ya era más que evidente desde las últimas elecciones en ATE y durante todo el 2016 se vio en las dinámicas que tuvieron cada uno de estos sectores. Hay que destacar que ATE es el sindicato que más aporta, tanto en cantidad de afiliados como por ende en caja de recaudación a la CTA. Por ende, la derrota del “michelismo” en las elecciones de ATE Capital, que cayó en manos de Daniel Catalano (kirchnerismo), por un lado, y el triunfo de Godoy en ATE Nacional, por el otro, dejaron a Michelli en una posición muy débil, casi sin sectores reales que lo apoyaran. Esta pérdida hizo que, al poco tiempo de asumir Macri, más por una necesidad propia se acercara nuevamente a Yasky y se hablara de una unificación de las CTA.

A su vez, desde esta CTA “Perón” se jugó abiertamente por el proyecto político electoral de Víctor de Gennaro en el 2015, que finalmente no pudo superar las PASO, quedando afuera de las elecciones presidenciales. Esto en verdad fue el principal motivo de ruptura entre el michelismo y éste sector y que a su vez aprovechó el Kirchnerismo sobre todo en ATE Capital y en otras provincias.

Nos encontramos en un contexto que se hace más necesario que nunca la unidad de los trabajadores para enfrentar el plan de ajuste del gobierno de Macri en las filas obreras, sobre todo en los sectores estatales, que están sufriendo ataques directos como vimos en el CONICET y hoy se ve en el Ministerio de Educación. Queda en evidencia que cada sector de la conducción de la CTA entran en disputas por proyectos políticos propios y por el manejo del ingreso de dinero a los sindicatos. En la práctica, los trabajadores de los sindicatos ya venimos sufriendo esta división: los tres sectores fueron responsables de que haya dos paros o acciones de lucha en una misma semana, sin coordinación alguna, llegando al colmo de realizarse plenarios paralelos y simultáneos, con vaciamiento de luchas si no dirigía su sector, etcétera.

En definitiva, lejos de favorecer la lucha, estas rupturas entre cuatro paredes, nada tienen que ver con los intereses de los trabajadores y le hacen un gran favor al Gobierno ajustador de Macri.

Los trabajadores debemos salir de estas divisiones que nos quieren imponer desde arriba y debemos construir la unidad necesaria en este contexto de ajuste. Con asambleas de sector que participen afiliados a distintos gremios y no afiliados, y con plenarios abiertos a todos los trabajadores que quieran participar con mandatos de base, votadas en éstas asambleas.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO