Política Chile

ELECCIONES

Nuestro compromiso con Valparaíso es levantar una alternativa anticapitalista en la región

En la siguiente entrevista hablamos con tres dirigentes del PTR de Valparaíso para conocer sus opiniones y proyecciones en el marco de las elecciones y la campaña que como organización están levantando en la ciudad puerto.

Sábado 18 de noviembre | 21:14

LID: Chile se encuentra a solo días de elegir un nuevo presidente y de renovar en su mayoría el congreso. Ustedes como PTR hoy levantan candidaturas en Antofagasta y el distrito 10 de Santiago. En Valparaíso se han pronunciado a favor de la estatización del puerto. ¿Por qué creen que es necesario hacer campaña con estas ideas y no otras?

Antonio: Desde el PTR hemos llegado a la convicción de que es necesario hacer campaña con estas ideas y no otras a partir de la propia experiencia que hemos desarrollado durante años en los distintos conflictos de los que hemos podido ser parte. En el movimiento estudiantil fuimos parte de la revolución Pingüina del 2006 y la lucha por la gratuidad el 2011. Nuestra organización es parte activa en la articulación del movimiento secundario en la región, en donde hemos dado importantes peleas como fue la exigencia de reintegro de la estudiante secundaria Gladys Riveros el 2016 o la lucha por una des municipalización efectiva, en la unidad de secundarios, docentes y trabajadores contra la educación de mercado. También hemos sido parte de los procesos de organización y lucha del movimiento de los trabajadores, siendo parte de las paralizaciones del puerto de Valparaíso teniendo que enfrentar no solo el despotismo de los Von Appen sino que también el matonaje de los dirigentes sindicales pro empresa. Levantamos una campaña de apoyo activo con las y los trabajadores de correos de Chile en su histórica huelga durante el 2013, organizamos jornadas de solidaridad con los trabajadores bancarios que paralizaron ese mismo año. Fuimos parte de la huelga de Integra fortaleciendo los espacios de organización de las trabajadoras para el triunfo de sus exigencias. Tenemos compañeros y compañeras que viven cotidianamente el flagelo de la precarización laboral en los servicios, la comida rápida, el retail, callcenter y otros, en donde hemos levantado sindicatos como es el caso de Starbuck o cinemark. Desde la organización de mujeres Pan y Rosas hemos sido parte de la articulación del movimiento de mujeres en la región. Todas estas experiencias nos han llevado a la convicción que es imposible conquistar nuestros derechos si no es cuestionando directamente la propiedad de los capitalistas.

Alejandra: Además de estas experiencias, hemos sido testigos de cómo los políticos de los partidos al servicio de los empresarios propiciaron la privatización de los servicios básicos como la salud, educación, el agua, etc. Generando riqueza para unos pocos y pobreza para la mayoría de la población. A través de los años hemos visto como las condiciones materiales de la mayor parte de la población se han “mejorado” pero a costa del endeudamiento, lo cual no representa una mejora, sino simplemente un camuflaje de las precarias condiciones de vida.
Los estudiantes han sufrido el endeudamiento de sus familias debido al negocio en la educación, donde las familias pobres deben hipotecar su futuro para intentar alcanzar la promesa de la educación superior. Políticas nefastas como el CAE o el conjunto de condiciones que impone la gratuidad han terminado por golpear al movimiento estudiantil, pero no han logrado que se abandone el objetivo de que la educación sea un derecho y no un bien de consumo como dijo Piñera.

Pamela: Sumado a esto hemos visto cómo a nivel nacional las mujeres seguimos enfrentando un régimen económico que nos somete a una doble explotación y opresión. Aunque durante este último año movilizaciones como él ni una menos o la lucha por el derecho al aborto, han permitido visibilizar estas realidades, aún no hemos logrado enfrentar de conjunto, a través de la organización de un fuerte movimiento de mujeres.

Sumando lo que decían Antonio y Alejandra, como PTR hemos hecho un diagnóstico de que Valparaíso es una ciudad donde existen un sin número de precariedades. Mientras los ricos arman sus ciudades llenas de áreas verdes, las y los trabajadores vivimos en las quebradas siempre con el riesgo de que un incendio consuma lo poco y nada que tenemos. Esta realidad no es por simple azar, sino el producto de la miseria generada por este sistema capitalista que benéfica a unos pocos.
Debido a esto, hemos reafirmado nuestras convicciones de que el origen de todas las desigualdades es el capitalismo, por lo cual nuestra primera prioridad será combatirlo en todas sus aristas económicas, políticas y sociales.

LID: Pero concretamente, hoy están haciendo campaña por la estatización del puerto bajo gestión de sus trabajadores y el pueblo, ¿qué relación guarda esa campaña con la resolución de los problemas de los que hablan?

Al: Para nuestra organización problemas como la vivienda, educación, salud o pensiones necesitan soluciones concretas y para ello requerimos medidas radicales y de fondo. Actualmente Jorge Sharp, alcalde de Valparaíso, ha comenzado a revivir una vieja política de la transición. La denominada “Ley Valparaíso” busca aumentar la tasa de impuestos que pagan las empresas portuarias para que una parte de este impuesto quede en la ciudad y la región. Desde el PTR creemos que esta medida no resuelve el problema de fondo, y solo embellece un modelo económico que beneficia a familias como la Von Appen y naturaliza las lógicas del mercado, no cuestiona el modelo de concesiones, rasgo característico del modelo neoliberal que entregó los recursos naturales y sociales a los empresarios.

P: Pensamos que este tema, que es central para la calidad de vida de millones, no se puede andar con medias tintas y debemos cuestionar la base del problema. El eje de nuestra campaña está en arrebatar la concesión a la familia Von Appen (TPS) y estatizar, sin pago, los terminales de Valparaíso y el resto del país, pero no para que vuelvan a la administración del Estado, como hoy está CODELCO, sino que quede bajo la administración y gestión de sus propios trabajadores, demostrando que los empresarios no son necesarios para producir riqueza. Esta propuesta no es nueva, sigue la experiencia histórica de los cordones industriales de los 70 o las actuales experiencias de gestión obrera como Zanon y Madigraf en Argentina. Las y los trabajadores podemos gestionar nuestros lugares de trabajo y junto a al pueblo generar planes para satisfacer las principales necesidades y carencias que viven en el país. Los recursos están, pero para acceder a ellos, debemos cuestionar la propiedad.

An: Muchos nos han dicho que esto es una utopía, pero creemos que, por el contrario, utópico es creer que los empresarios van a soltar parte de sus ganancias sin chistar. Históricamente las clases poseedoras, nunca han hecho concesiones gratuitamente y aquí no estamos hablando de unos cuantos millones de pesos (como podría ser un impuesto), el puerto le ha significado a la familia Von Appen millones de dólares al año para sus bolsillos. Durante la campaña hemos hablado con mucha gente en la ciudad y los porteños han visto como se moderniza el puerto, cuestión que ha aumentado su carga, la instalación de grandes grúas y los cientos de camiones que entran y salen de la ciudad, mientras tanto Valparaíso ha seguido sumergida en la pobreza, con edificios que se caen a pedazos o colapsan por los incendios. Miles de familias han caído en el empleo informal, obligándose a trabajar en las calles vendiendo ropa, exponiéndose a multas y la absoluta falta de seguridad social.

Al: de esta manera como PTR nos proponer poner fin a la situación de precariedad que afecta la ciudad, la región y el país. Nuestro compromiso con Valparaíso es levantar una alternativa anticapitalista en la región que se pueda proyectar a nivel nacional y dar una salida obrera y socialista a la miseria que afecta a las y los trabajadores.

An: Por eso nuestra campaña ha estado enfocada en los trabajos y lugares de estudio, integrando un punto de vista de clase en el hacer política. A diferencia del Frente Amplio que mira hacia el “ciudadano” para que este tome conciencia y vote para tener una mayor cantidad de parlamentarios que aprueben leyes en favor de su programa, nosotros estamos convencidos que la política no se puede limitar a votar una vez cada cuatro años, tampoco podemos confiar en que será desde el parlamento desde donde salgan leyes como la expropiación del puerto. Creemos que para estatizar el puerto de Valparaíso debemos organizar a miles en los sindicatos, universidades y todos los espacios necesarios para que a través de la movilización arranquemos nuestros derechos. Para recuperar esta visión hemos intentado llevar adelante nuestra campaña en sindicatos, universidades y colegios, espacios donde los trabajadores, las mujeres y la juventud pueden organizarse para actual de forma colectiva y enfrentar tanto a los empresarios como los partidos políticos que legislan para ellos.

P: El neoliberalismo convenció a la gente de que organizarse es innecesario. Destruyó la organización, despolitizó al movimiento obrero, estudiantil y poblacional, mantiene bajo la bota policial al pueblo mapuche. Pero desde el 2011 que han venido en ascenso las movilizaciones por temas tan sentidos como el NO+ AFP, el Ni una menos, la protección del medio ambiente, la lucha por la gratuidad en la educación, movimientos que han obtenido victorias y derrotas parciales, pero que han permitido que las personas vuelvan a discutir política y salir a la calle a manifestarse. Nuestra organización se ha hecho parte de estos procesos, con una voz propia y un programa anticapitalista para resolverlos.

LID: ¿Qué diagnostico hacen del actual proceso eleccionario y que opinan de los principales candidatos que se presentan en la región? Ustedes no tienen candidatos en la región, ¿cuál es el llamado que hacen para este 19 de noviembre?

An: Como PTR vemos que el escenario electoral esta complejo, a la cabeza de las encuestas está Sebastián Piñera, quien seguramente pasará como primera mayoría a la segunda vuelta, mientras que en el espacio de la centro izquierda pensamos que seguramente será Guillier el candidato con más votos. Esto deja a la izquierda en una encrucijada que traerá más de una tensión en sectores que han intentado posicionarse como alternativa la Nueva Mayoría. Seguramente el Frente Amplio, o una parte de él, terminara llamando a la unidad tras Guillier para intentar evitar que Piñera salga electo, todo esto dentro de la lógica de votar por el “mal menor”. Pero más allá del resultado, lo que está claro es que tanto Piñera como Guillier no son una alternativa favorable para las y los trabajadores. Por eso en segunda vuelta llamaremos a votar nulo como forma de manifestar el descontento.

Al: Valparaíso, luego de la reforma al binominal, se transformó en un súper distrito, distrito donde los partidos pusieron a importantes referentes de sus organizaciones. Los partidos tradicionales han postulado o re postulado a personajes que han resultado fatales para los intereses de las clases trabajadoras. Isabel Allende (PS), Lagos Weber y Marco Antonio Nuñez (PPD), Ignacio Walker y Aldo Cornejo (DC), Francisco Chahuan (RN), Lili Perez (Amplitud) o Andrea Molina (UDI). Todos ellos han sido cómplices en reformas tan nefastas como la reforma laboral, la ley de Nueva Educación Pública o la carrera docente. Más allá de sus matices todos ellos han representado en el parlamento los intereses de las familias Lucksic, Von Appen y tantas otras.

P: Para nuestra organización las elecciones han representado una oportunidad para hablarle a miles sobre nuestras ideas. La intención de nuestra campaña no es simplemente aprovechar este proceso para poder repartir unos cuantos miles de volantes y esperar hasta cuatro años más. Muchos nos preguntan en las ferias, liceos o lugares de trabajo por quien votar, nosotros preferimos explicar que hace falta una alternativa anticapitalista y socialista que se debe construir desde ya, que los esfuerzos que estamos haciendo van en la dirección de construir un partido de trabajadores revolucionaros, que se proponga organizar a los trabajadores, las mujeres y la juventud para los ataques que se vienen, que retome lo mejor de las experiencias de lucha naciones e internacionales y se proponga poner fin a esta sociedad capitalista y comenzar a construir de una donde podamos ser socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.

LID: Por último, ustedes han hecho referencia a la necesidad de que los trabajadores presenten una voz propia frente a los candidatos de los partidos tradicionales, en Valparaíso hay una candidata del Frente Amplio, Mabel Zúñiga, que cumple con algunos de esos criterios, ¿Por qué decidieron no apoyarla en esta vuelta?

An: En estricto rigor el único requisito que cumple es que es dirigente sindical y eso en sí mismo no es garantía de nada. René Alinco (PPD) también lo era y veamos en que terminó. Lo que define nuestro apoyo a una candidatura pasa por otras cosas. Y en el caso de Mabel creemos que el Frente Amplio no representa una alternativa para los trabajadores.

Al: cuando leímos el programa tanto de Mabel como del Frente Amplio, acordamos que es un programa limitado en los marcos del neoliberalismo, de hecho, consideramos que el programa de Mabel Zúñiga es similar al programa que en su momento presentaron los candidatos del Juntos Podemos Más durante los 90. Si bien nos parece importante destacar que trabajadores y trabajadoras hagan política, nuestro énfasis es responder bajo que ideas y propuestas.

P: No se presentó un programa que sirviera para organizar a los trabajadores de Valparaíso contra los empresarios que nos explotan. Su programa menciona la cesantía, pero no propone por ejemplo reducir la jornada laboral sin rebaja de sueldo para repartir las horas entre ocupados y desocupados, da cuenta de la tremenda falta de viviendas sociales, pero presenta una salida desde los propios trabajadores y las comunidades de los cerros para la edificación de viviendas sociales gestionada por ellos mismos.

An: en sus seis puntos programáticos ni siquiera habla del derecho a huelga, libertades sindicales o garantía de derechos laborales y sociales para los cientos de inmigrantes hoy están llegando al puerto. Se limita a algunas propuestas de gestión comunitaria, denunciar la corrupta ley de pesca y fomentar leyes proPYMES siempre y cuando respeten las normas laborales.

Entonces si bien no desconocemos la enorme tradición que representa Mabel como figura sindical, creemos que su candidatura electoral se mantuvo en los límites de lo que el sector más conservador del FA propuso.






Temas relacionados

Política Chile   /   Valparaíso   /   Elecciones

Comentarios

DEJAR COMENTARIO