Sociedad

#VENDIMIAPARARICOS

Noelia Barbeito: “Hay que terminar con esta fiesta de los ricos que empobrecen a los obreros vitivinícolas y llevan a la ruina a pequeños productores”

La referente del FIT en Mendoza se refirió a la crisis de la vitivinicultura en la provincia y explicó el proyecto presentado junto a Nicolas del Caño para otorgarle el beneficio negado de la jubilación anticipada a los obreros y obreras de viña

Martes 12 de marzo | 00:00

- Este fin de semana fue la Fiesta Nacional de la Vendimia. Según denunciaste hace poco en una entrevista, para vos los obreros de la vitivinicultura está invisibilizados en la provincia...

Si, la vendimia es el fruto del trabajo de miles de familias trabajadoras en toda la provincia que no solo no tienen acceso a la Fiesta Nacional sino que trabajan en condiciones ultra precarias. Detrás del marketing con que el gobierno habla de la vendimia, está el sudor y la vida de miles de trabajadores y trabajadoras de bodegas, de pequeños productores y cosechadores que son invisibilizados y son los verdaderos hacedores de la vendimia.

- ¿Cual es la situación de los trabajadores de viña en la provincia?

El trabajo en la vitivinucultura es muy precario. En toda la provincia se ven bodegas majestuosas y propagandas sobre el turismo alrededor de eso, pero nada se dice sobre en que condiciones trabajan quienes hacen funcionar esas bodegas. Mientras el gobierno provincial, con la ayuda del PJ, beneficia a los grandes grupos bodegueros que generaron la crisis de la que ellos mismos hablan, como denunció mi compañero Lautaro Jimenez en el senado provincial, los pequeños productores son arruinados y los trabajadores están cada vez peor.

Mendoza concentra el 56 % de los trabajadores de viña del país, estamos hablando de más de 50 mil trabajadores y trabajadoras que pasan su vida entera trabajando en viñas, muchas veces no registrados y en condiciones muy precarias

Hoy un trabajador de bodegas cobra $ 14.693, y un cosechador, trabajando de sol a sol, cobra aún menos,$14.025, mientras los grandes empresarios del vino exportaron $ 33.661.000.000 en 2018, de los cuales el 72% lo concentran las principales 20 bodegas. Es brutal la desigualdad que hay en la vitivinicultura.

- En 2016, junto a Nicolás del Caño, presentaste un proyecto de jubilación anticipada para los obreros de viña. ¿Por qué?

Porque parte de la desigualdad de la que te hablaba recién es la discriminación con respecto a este beneficio que sufren los trabajadores de viña. La ley 26.727 regula el trabajo agrario y establece un régimen previsional con la posibilidad de jubilarse a los 57 años de edad acreditando 25 años de aportes. Sin embargo, en función del artículo 3 de la misma, están excluidos del ámbito de aplicación los obreros de viña. Es decir que los trabajadores y trabajadoras que realizan las actividades comprendidas en el convenio colectivo no pueden acceder a este régimen jubilatorio. Los que trabajan la tierra de Mendoza tienen que gozar de este derecho mínimo.

Ya existen antecedentes de actividades laborales que acceden a regímenes jubilatorios especiales como las desarrolladas por los trabajadores Gráficos, los Radiólogos, los Petroleros, los Aeronavegantes, el Personal Embarcado o los trabajadores en la industria del Vidrio, entre otros. Estas actividades acceden a la excepción al régimen jubilatorio general de la Argentina debido a la insalubridad del trabajo. ¿Quién puede dudar de la insalubridad de la cosecha, con días enteros trabajando bajo el sol?

Nicolas del Caño, junto a Barbeito presentaron el proyecto en 2016 - Foto: Diario Uno
Nicolas del Caño, junto a Barbeito presentaron el proyecto en 2016 - Foto: Diario Uno

- ¿Qué significaría en concreto de aplicarse este proyecto?

Este régimen les permitiría, con 25 años de aporte, jubilarse a los 57 años para los trabajadores de las viñas, frutas secas y hortalizas. Mendoza concentra el 56 % de los trabajadores de viña del país, estamos hablando de más de 50 mil trabajadores y trabajadoras que pasan su vida entera trabajando en viñas, muchas veces no registrados y en condiciones muy precarias.

- En el ultimo mes se hablo mucho de la crisis de la vitivinicultura pero poco de los trabajadores del sector. ¿Cuál es la salida a la crisis para la izquierda?

Cornejo y el PJ armaron un nuevo negociado para las grandes bodegas. A través de varias maniobras especulativas, 20 grandes grupos bodegueros de Mendoza provocaron una crisis de sobre stock que hoy tiene en vilo a miles de familias obreras y pequeños productores que ven peligrar sus fuentes de ingreso, y esos mismos grupos bodegueros son los beneficiados por este plan. Mientras, los verdaderos hacedores de la vitivinicultura continúan invisibilizados.

La vendimia es el fruto del trabajo de miles de familias trabajadoras en toda la provincia que no solo no tienen acceso a la Fiesta Nacional sino que trabajan en condiciones ultra precarias

Nosotros queremos poner en discusión todo esto. Son ellos los que deben pagar la crisis. Hay que terminar con esta fiesta de los ricos que empobrecen cada vez más a los obreros vitivinícolas y llevan a la ruina a miles de pequeños productores, por eso exigimos, la apertura de los libros contables de las 20 grandes bodegas que han sido responsables de maniobras especulativas de los últimos años, que lejos de estar en “crisis” protagonizan una concentración nunca vista en la historia de la vitivinicultura de Argentina.

Tambien proponemos fijar un impuesto progresivo a estas grandes empresas que permita otorgar créditos de cosecha y acarreo a los contratistas y pequeños productores, y establecer un salario mínimo para obreros de viñas y bodegas igual a la canasta básica. Tenemos que terminar con este sistema donde los grandes empresarios se llenan los bolsillos a costa de miles de trabajadores y trabajadoras con salarios de miseria.







Temas relacionados

Vendimia   /    Mendoza   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO